El Senado de EU alista debate automotriz

Los legisladores se reúnen este lunes para analizar la inyección de recursos a GM, Ford y Chrys si el proyecto es aprobado por el Senado, iría a la Cámara de Representantes para su análisis.
El rescate a las empresas automotrices de EU podría definirs  (Foto: )
WASHINGTON (CNN) -

El Senado de Estados Unidos tiene previsto reunirse este lunes para discutir un plan de ayuda a la industria automotriz, que intentan llevar adelante la Casa Blanca y los legisladores demócratas, de modo de poner algo de freno a la recesión que vive la mayor economía del mundo.

Pero aunque llegaran a acuerdo en otorgar préstamos de corto plazo por 15,000 millones de dólares, hay dudas de que eso se convierta en ley. Los demócratas son mayoría en el Senado de 100 miembros, que podría revisar el proyecto en los próximos días, pero los republicanos podrían bloquearlo.

Los mediadores demócratas cambiaron el proyecto de ley el domingo, según un asistente, y planeaban presentarlo a la Casa Blanca para que el Gobierno lo analizara.

El plan incluye la reorganización de las empresas, protección de la inversión pública, crear un "zar" gubernamental que supervise el rescate y las posibles concesiones del sindicato Trabajadores Automotores Unidos y de los gerentes corporativos.

Este "zar" lideraría una mesa directiva de control conformada por cinco secretarios del gabinete y el jefe de la Agencia de Protección Ambiental, informó el diario The New York Times.

Los negociadores están tratando de conseguir préstamos de corto plazo por hasta 15,000 millones de dólares, pero, según los analistas, la industria necesita cerca de 125,000 millones para sobrevivir. General Motors, Chrysler y Ford Motor pidieron unos 34,000 millones al Congreso.

Muchos republicanos se resisten a aprobar otro rescate, que se sume al de 700,000 millones de dólares para el sistema financiero, debido a que temen que los afecte en las próximas elecciones parlamentarias del 4 de noviembre próximo.

Si el proyecto es aprobado por el Senado, iría a la Cámara de Representantes para su segundo trámite constitucional.

"He dicho repetidamente que permitir que la industria automotriz colapse, justo cuando vemos un récord de desempleo, es inaceptable", sostuvo el domingo Barack Obama, presidente electo de Estados Unidos, que asumirá en enero.

Obama dijo que los jefes de las automotrices "deberían irse" si no quieren hacer los cambios necesarios para producir autos que ahorren más combustible. Además, celebró las mayores exigencias que impuso el Congreso para los préstamos.

Los críticos afirman que el rescate será un gasto sin sentido si las firmas no recortan costos y son más competitivas frente a los vehículos extranjeros más eficientes en combustible.

El Gobierno de George W. Bush y los legisladores demócratas acordaron el viernes que el dinero del rescate saldrá de un programa aprobado en septiembre para ayudar a las automotrices a hacer vehículos que ahorren combustible.

El mismo día, el gobierno informó que en noviembre se sufrió la mayor pérdida de empleos en 34 años.

Ahora ve
No te pierdas