GM: La bancarrota no es la opción

General Motors contrató asesores externos para considerar la posibilidad de declararse en quieb sin embargo, mantiene la esperanza de obtener una parte del rescate automotriz de 14,000 mdd.
La automotriz en serios problemas, al caer un 24% a sus míni  (Foto: )
DETROIT, EU (CNN) -

General Motors Corp contrató asesores externos para considerar la posibilidad de una bancarrota, pero la junta determinó que presentar una protección de este tipo no era una opción para la agobiada automotriz, dijo el jueves un portavoz de GM.

"Dijimos todo el tiempo que la junta había considerado una bancarrota y que concluyó que no era una opción viable", dijo el portavoz de GM Tony Cervone.

"La junta continúa reuniéndose frecuentemente para considerar todas las opciones y ha contratado asesores apropiados para todas las contingencias", agregó Cervone.

GM está esperando obtener una parte del rescate automotriz de 14,000 millones de dólares, actualmente estancado en el Congreso, y advirtió que podría padecer una asfixiante carencia de efectivo para fines de mes si no recibe un préstamo federal de emergencia.

El presidente ejecutivo de GM, Rick Wagoner -quien también preside la junta de la automotriz-, ha dicho repetidamente que una bancarrota no es una opción para la automotriz debido al riesgo de que sea incapaz de reorganizarse bajo la protección de una corte, por lo que se vería obligada a la liquidación.

La contratación de asesores externos legales y de reestructuración por parte de GM fue reportada por primera vez por el Wall Street Journal.

El diario dijo que GM había contratado a Harvey Miller, un especialista en bancarrotas de la firma legal de Nueva York Weil Gotshal & Manges LP.

El diario también reportó que GM contrató asesores de reestructuración, incluyendo a William Repko de Evercore Partners, Arthur Newman de Blackstone Group y Jay Alix.

El portavoz de GM declinó nombrar las firmas contratadas por la junta de la compañía.

Hace unos días la rival Chrysler LLC confirmó que contrató a la firma legal Jones Day como consejera de bancarrotas y que había contactado a otros asesores para obtener un análisis completo de sus opciones.

Chrysler informó que había contratado a Jones Day en respuesta a las audiencias que el Congreso llevó a cabo en noviembre, en las que se pidió a las automotrices nacionales que estudiaran si la bancarrota no era una mejor alternativa para reestructurarse en lugar de los préstamos solicitados al Gobierno.

La revisión determinó que el impacto de una bancarrota de Chrysler devastaría a la industria automotriz local, señaló la compañía.

La crisis de efectivo es más aguda en GM y Chrysler. Su rival Ford Motor Co, que tiene una posición de efectivo más sólida, pidió a los legisladores estadounidenses una línea de crédito de emergencia para protegerla de las empeoradas condiciones del mercado automotriz local o ante el colapso de GM o Chrysler.

Ahora ve
No te pierdas