Caso Madoff: otro golpe para los bancos

El fraude de la firma de corretaje es un ejemplo más del pésimo estado de la industria financie las víctimas han perdido miles de millones de dólares a causa la estafa de Bernard Madoff.
El fundador de Bernard L. Madoff Investment Securities fue a
Colin Barr
NUEVA YORK -

Aún no terminan de contabilizarse las pérdidas del desastre Madoff, pero la reputación de las firmas financieras estadounidenses no saldrá bien parada del episodio.

La firma de corretaje Bernard L. Madoff Investment Securities colapsó hace pocos días, cuando su fundador fue arrestado bajo cargos de fraude a inversionistas por 50,000 millones de dólares (mdd). Este fiasco podría evaporar los ahorros de toda una vida de miles de inversionistas.

Hasta hoy, ninguno de los mayores bancos comerciales y de inversión de EU está entre los principales afectados.

Bank of America y Citigroup no han hecho declaraciones sobre su posible exposición a Madoff.

Goldman Sachs tampoco reveló ninguna pérdida relacionada a la firma cuando reportó sus resultados trimestrales (pérdidas por 2,100 mdd). Mientras tanto, los inversionistas de Morgan Stanley siguen a la espera de que el banco declare algo sobre alguna exposición relacionada a Madoff.  

Por otro lado, el impacto ocasionó en parte que las acciones de éstos y otros bancos cayeran el lunes. JP Morgan retrocedió casi un 8% luego de que Merrill Lynch rebajara la calificación del banco a "por debajo del desempeño promedio del mercado."

Descubrir un fraude masivo en el peor año que los inversionistas han tenido en décadas no le trae alegría a nadie. El economista de Merrill Lynch, David Rosenberg, destacó en su memo “el golpe a la confianza del inversor dado por el asunto Madoff.”

Las peores pérdidas que se conocen hoy las han sufrido firmas de fondos hedge que gestionaban grandes cantidades de dólares y algunos bancos del extranjero.

HSBC, con base en Londres, dijo este domingo que podría perder “1,000 millones de dólares en la región” debido al financiamiento que proveyó a clientes de la institución que invirtieron sus fondos en Madoff. Otros bancos extranjeros que podrían reportar pérdidas son el francés BNP Paribas y el escocés Royal Bank.

Pero la lista no termina allí, el colapso del imperio Madoff también salpicó al español Banco Santander (la mayor institución financiera en la zona euro), que afirmó haber invertido 3,000 mdd de sus clientes en Madoff a través de su unidad Optimal Investment Services.

Es cierto que estas cifras no son suficientes para amenazar a instituciones con hojas de balance poco equilibradas, pero fortalecen la sospecha de que la industria financiera ha fallado de forma espectacular en su obligación de mantener alejados a sus clientes de inversiones problemáticas.  

Inversionistas expuestos

De acuerdo a Mark Sunshine, presidente de la firma First Capital, el escándalo del fraude Madoff no es tan diferente a otros que se descubrieron este otoño: el fraude federal que cometió Tom Petters, el empresario de Minneapolis arrestado este mes bajo cargos de haber defraudado a inversionistas por 3,000 mdd.

Madoff reportó inusuales ganancias estables durante muchos años, lo que hoy se interpreta como señales de que los retornos de inversión eran demasiado buenos para ser ciertos. Pero el caso Petters es aún más difícil de creer.

Un informante dijo a las autoridades federales que Petters, en cierta ocasión, había persuadido a los inversionistas con la promesa de enormes ganancias si compraban una marca de dispositivos electrónicos que luego se venderían a grandes minoristas. Esta sola propuesta debió hacer saltar la alarma a los inversionistas, pues un plan de esas características “hubiera necesitado una bodega del tamaño de Nueva Jersey” explica Sunshine y añade “Todo el asunto era absurdo”.

Sin embargo, Petters se las ingenió para mantener esa táctica durante 13 años, durante los cuales también adquirió participaciones accionarias en compañías reconocidas, como Polaroid y Fingerhut.

Finalmente este octubre las empresas de Petters se acogieron al capítulo 11 de bancarrota. Y han sido demandadas por numerosos inversionistas, incluyendo a Ritchie Capital Management, que dice haber pérdido 220 mdd en el caso Petters.

Las pérdidas en ambos casos, Madoff y Petters, muestran que cuando se agitan las olas del mercado (los índices bursátiles del mundo han perdido entre el 40 y el 50% de su valor este año) incluso los inversores más astutos terminan expuestos.

Tampoco ayuda mucho saber que los reguladores han fracasado una vez más en su trabajo de vigilar a los mercados, afectando la confianza de los inversionistas. Y eso no cambiará hasta que Washington se decida a reforzar enérgicamente las leyes vigentes, ya no digamos aplicar nuevas.

“Los inversionistas por sí solos ya cometen errores estúpidos… no necesitan que los reguladores les ayuden al no realizar bien su trabajo” apunta Sunshine.

Ahora ve
No te pierdas