Más golpes a inversionistas de Madoff

Los inversores que retiraron su dinero antes de que todo se fuera a pique serán penalizados; los especialistas auguran que el caso Madoff será un largo y doloroso litigio.
madoff  (Foto: CNN, )
Nicholas Varchaver

El caso Madoff tiene muchos aspectos deprimentes, uno de ellos es éste: los inversionistas que fueron lo suficientemente listos y retiraron su dinero de Bernard Madoff Investment Securities antes de que todo se fuera a pique…serán penalizados.

De entrada, tratar de descifrar los activos y pasivos de la firma de Madoff será una tarea hercúlea. “No pienso que el volumen de las pérdidas se conozca pronto. Esto es de una magnitud completamente diferente a todo lo que conocíamos en términos de quiebras de firmas de corretaje o cualquier otro tipo de fraude financiero. Se trata de algo gigantesco”, apunta Stephen Harbeck, CEO de Securities Investor Protection Corporation.

Se vea por donde se vea, las únicas certezas en el caso Madoff es que será un largo y doloroso litigio. “Es difícil aplicar aquí una regla general. Pero mientras más tiempo funcionara el esquema Ponzi, menos dinero estará disponible. Porque la única manera en que el esquema Ponzi puede durar es pagándoles a los primeros inversionistas con el dinero de los segundos” explica Robb Evans de Robb Evans & Associates, la persona asignada por el gobierno estadounidense para supervisar varias instituciones que han colapsado por las mismas razones: fraude al estilo Ponzi o la estafa de la pirámide.

El caso es que los inversionistas inocentes que pusieron inicialmente dinero y luego lo retiraron, tendrán que devolverlo. Se trata del término legal conocido como “operación fraudulenta”, un concepto cuya interpretación les ha costado mucho a los inversionistas.

Según explica el abogado Philip Bentley “es un término antiguo que se usaba en la época isabelina; el primer caso registrado involucraba a un hombre que había traspasado todo su ganado a nombre su esposa para que no pudieran reclamarlo las personas que entablaron una demanda contra él. Actualmente, el caso clásico de una transferencia fraudulenta es la de un hombre que enfrenta una demanda y pone su casa o sus activos a nombre de su esposa.”

Bajo ese prisma, algunos inversionistas tienen que devolver una parte o la totalidad de las ganancias que reportaron sus inversiones. Pero debido a una sentencia que la Corte emitió en el 2007 en el caso de los fondos hedge Bayou, ahora algunos inversionistas quizá tengan que devolver también parte del monto invertido (ya  no solamente el retorno de inversión).

Hay cierta lógica en ello. Esta es la forma como lo explica Bentley –cuya firma de abogados representa a 70 clientes Madoff que invirtieron y luego se retiraron-: “La corte entonces dictaminó (la devolución) porque se trataba de un fraude claro cometido por Bayou, y porque el pago a los inversionistas aumentaba el fraude fomentando la ilusión de rentabilidad, y los inversionistas que sacaron su dinero y las ganancias correspondientes eran responsables, supieran del fraude o no.”

Y añade “Lo primero no puede objetarse –el que tuvieran que devolver el dinero si estaban al tanto de la estafa-, pero lo que sí es problemático sobre ese dictamen es que responsabiliza a los inversionistas que no sabían de la estafa pero debían haberlo sabido, es decir, si vieron señales de alerta que debieron investigar.”

Bien, pues ese fallo en el caso Bayou ha traído las siguientes consecuencias: a un inversionista que invirtió en los fondos hedge y luego se retiró con un 40% de ganancias antes de que se descubriera el fraude, posteriormente se le interpuso una demanda. El inversionista finalmente tuvo que devolver todas las ganancias y la mitad del monto invertido, pues temía que se le culpara de no haber detectado los problemas de Bayou (aún sin tener conocimiento de información interna).

Otros inversores han tenido que devolver más o menos dinero, dependiendo de su nivel de conocimiento y de cuándo sacaron su dinero del fondo. En el caso Madoff se ha determinado que el plazo sea de 6 años, lo que significa que cualquier dinero que se haya retirado en una fecha anterior a los 6 años no estará sujeto a reclamo.

El problema es que castigar a las personas porque “debieron haber sabido” del fraude es un proceso donde puede confundirse a un cómplice culpable con una persona honorable e inteligente que sencillamente protegió sus intereses.

“El tema será muy polémico políticamente. Penalizarás a inversionistas que fueron lo suficientemente astutos para ver las señales de advertencia que otros ignoraron… y la pregunta que emerge precisamente ahora es: cuando hay una crisis financiera provocada por personas ciegas al riesgo, ¿realmente quieres penalizar a inversionistas que se condujeron con inteligencia y actuaron?” interroga Bentley.

Ahora ve
No te pierdas