EU da crédito automotriz de 17,400 mdd

Unos 13,400 millones de dólares serán puestos a disposición de las empresas en diciembre y ener los préstamos serán desactivados si las firmas no demuestran que son viables antes del 31 de ma
Las ventas de autos de abril no compensaron por completo la  (Foto: )
WASHINGTON (CNN) -

Estados Unidos anunció el viernes que dará préstamos de emergencia por 17,400 millones de dólares a las golpeadas automotrices del país, una medida dramática que evitará el colapso de la industria y salvará miles de empleos.

El presidente George W. Bush, que quiere mejorar su legado y se enfrentó con esta medida a algunos republicanos que querían que la industria se arreglara por sí sola, dijo que sería irresponsable en una época de crisis económica dejar que caigan las automotrices.

El gobierno ofrecerá hasta 17,400 millones de dólares en préstamos a las tres mayores compañías del país -Ford, General Motors y Chrysler LLC- y espera que las dos últimas accedan al dinero en forma inmediata, dijo un funcionario.

"Si ahora dejáramos que el libre mercado siguiera su curso, casi con seguridad llevaría a una bancarrota y liquidación desordenada de las automotrices", dijo Bush, que advirtió que si no se hacía nada se prolongaría y profundizaría la recesión que sufre el país desde hace un año.

Los índices S&P 500 y Nasdaq cerraron en alza tras el anuncio del rescate.

Unos 13,400 millones de dólares del total serán puestos a disposición de las firmas en diciembre y enero y provendrán de un fondo de 700,000 millones de dólares diseñado originalmente para rescatar a instituciones financieras en problemas.

La Casa Blanca actuó por sí misma luego de que el Congreso no llegara a un acuerdo tras semanas de negociaciones para aprobar una ayuda específica al sector.

Sin embargo, Bush adjuntó algunas condiciones.

Los préstamos serán desactivados si las automotrices no pueden demostrar que son viables antes del 31 de marzo, indicó un funcionario.

Los préstamos a tres años también exigirán que se limite las compensaciones a ejecutivos.

Además, las compañías tendrán que saldar toda la deuda con el gobierno y demostrar que pueden dar ganancias y lograr un valor neto positivo.

También las automotrices tendrán que darle al Gobierno garantías para títulos sin derecho a voto.

"Esta reestructuración requerirá concesiones significativas de todos los involucrados en la industria automotriz -- gerentes, sindicatos, acreedores, accionistas, agentes de venta y proveedores", sostuvo Bush.

Las empresas reaccionaron positivamente a los anuncios y se comprometieron a acelerar su reestructuración.

Problemático legado

El presidente electo Barack Obama, un demócrata que asumirá el cargo de manos de Bush el 20 de enero, recibió con satisfacción la medida a la que consideró un paso necesario. Pero afirmó que quería asegurarse de que los trabajadores sean los que carguen con el peso de la reestructuración.

"Mi prioridad principal en este gobierno es crear 2.5 millones de nuevos puestos de trabajo y quiero que algunos de esos cargos sean en la industria automotriz", dijo Obama en una conferencia de prensa.

Bush anunció el programa de préstamos sólo semanas antes de dejar su cargo con bajos niveles de popularidad, una economía en recesión y con el país en dos guerras.

El colapso de la industria automotriz y su impacto en la economía hubiera sido otra bomba para el problemático legado que dejará a Obama.

Tanto GM como Chrysler han dicho que una quiebra no es una opción que elegirían por el riesgo a que alejaría a los consumidores de sus marcas.

Ambas firmas han sido forzadas a suspender plantas y despedir miles de trabajadores en toda Norteamérica.

Chrysler anunció nuevas medidas de recorte de costos en medio de la noticia del programa de préstamos del gobierno.

Los fabricantes de autos de Detroit han advertido que la bancarrota de una podría afectar a los proveedores y poner en peligro a las otras dos automotrices, debido a que comparten la cadena de producción.

Ford Motor Co no busca préstamos de emergencia, pero ha pedido al gobierno que considere créditos contingentes para el caso en que su propia situación empeorara más de lo previsto en el 2009 o si Chrysler o GM colapsaran.

El Tesoro dijo que la movida para ayudar a las automotrices había agotado efectivamente los 350,000 millones de dólares iniciales del fondo de rescate de Wall Street que aprobó el Congreso y que ahora necesita acceso a la segunda mitad de los 700,000 millones de dólares.

Ahora ve
No te pierdas