Internet, la pesadilla de Microsoft

El gigante del software registra grandes ganancias, pero no en el mundo online; en este sector, Google sigue siendo el rey.
Microsoft registra más pérdidas que ganancias en la división
Adam Lashinsky

Microsoft en apuros ¿no suena raro?...desde luego, pero resulta que la empresa de Bill Gates, una de las más agresivas, talentosas y tecnológicamente superiores no consigue hacer dinero en Internet.

La Red da dinero. Todos saben que a Google –que domina el mundo de la publicidad online- la Web le generó ganancias operacionales por 1,700 millones de dólares (mdd) en el último trimestre. Incluso sus pequeños rivales consiguen ser rentables: Yahoo con ganancias operacionales por 70 mdd en el más reciente trimestre; y AOL con ingresos por 268 mdd en el  mismo periodo.

Microsoft en cambio, a pesar de que lleva 10 años en el negocio online, registra más pérdidas que ganancias sin llegar a apuntalar la división en cuestión, Online Services Business –que incluye el portal MSN, el buscador Live Search  y la agencia publicitaria aQuantive, comprada el año pasado por 6,000 mdd. 

En el trimestre que finalizó el 30 de septiembre, las ganancias de los servicios online de Microsoft ascendieron a 770 mdd, pero la unidad también registró pérdidas por 480 mdd, una pérdida 80% mayor a los números rojos que arrojó en el mismo periodo del año anterior.

En cierto sentido, la explicación de estos tropiezos es sencilla: Microsoft ha estado tan desesperada por alcanzar a Google que ha gastado mucho dinero en centros de datos, personal y marketing. Pero su audiencia online es relativamente pequeña (mucho menor que la de Google) y esos costos superan con creces las ventas.

El punto es que Microsoft apenas se dio cuenta hace cuatro años de la importancia de competir en el sector de las búsquedas –que hoy concentra una cantidad desproporcionada de las ganancias online-. Así que es una recién llegada a un mundo que Google domina.

Desde luego, el tema es espinoso para la compañía, consciente de que tiene enfrente un problema. En mayo Kevin Johnson, quien fuera jefe de la división online, circuló un memo entre los empleados que decía “El hecho es que en este negocio no estamos donde queremos estar, y hemos estado en esa situación más tiempo del que nos gustaría.”

Y al día siguiente, el CEO Steve Ballmer utilizó la siguiente analogía para explicar el tema: “Nuestros músculos PC están bien desarrollados, así como los de nuestro servidor. Pero nuestros músculos de Internet no están igual de desarrollados, queremos ponernos a ello con la misma energía.”

Quizá ese sea el problema, que Microsoft invierte demasiada energía para hacerse de una posición en Internet, o ataca desde múltiples direcciones en lugar de buscar un aspecto de la Web donde realmente pueda destacar. Por ejemplo, su Live Search compite contra Google; MSN y Hotmail rivalizan sin mucho éxito con el correo de Yahoo y con Gmail; y su producto Windows Live intenta imitar a Facebook.

Por lo tanto, sus intenciones en la Internet no son tan claras como la vieja misión que impulsó sus inicios: “Una computadora en todos los escritorios y todos los hogares, funcionando con nuestro software.”

Esa opacidad en los objetivos online de Microsoft se debe, en parte, a que está demasiado ocupada combatiendo contra Google. Aunque eso tampoco le sale muy bien, pues a pesar de todos sus esfuerzos Microsoft continúa perdiendo participación de mercado. Para septiembre, su participación en el mercado de las búsquedas en EU era de 8.5%, comparado con el 10.4% que tenía en enero, según informa comScore. Durante el mismo periodo, por otro lado, la participación de Google creció de 53% a 63%. Asimismo, sitios como Facebook, MySpace, YouTube y similares han reducido la popularidad de MSN.

Otro aspecto que refleja la indefinición de Microsoft es que no hay voz inidentificable que exprese su postura sobre Internet, la compañía tiene cinco ejecutivos al mando de su negocio online: Bill Veghte y Steven Sinofsky para Windows, Satya Nadella para las búsquedas, Yusuf Mehdi para web-marketing y Brian McAndrews para aQuantive. De ese puñado de líderes, todos (salvo McAndrews) se formaron en el negocio del software, no en la Red.

Claro que en Microsoft también hay buenas noticias, especialmente su hoja de balance. Con 21,000 mdd en efectivo, la empresa puede darse el lujo de gastar en sus operaciones online todo lo que quiera. Sus ingresos totales aumentaron a 9,000 mdd el año pasado gracias a sus buques insignia como Windows y Office. Y se le conoce además por nunca rendirse, de hecho recién firmó un acuerdo para que su motor de búsqueda sea instalado como barra de herramientas en el software Sun Microsystems, algo parecido a lo que negoció Google con Dell y el buscador Firefox de Mozilla.

También está su ingreso a la denominada “cloud computing” (aplicaciones remotas) mediante un nuevo servicio llamado Windows Azure, un proyecto encabezado por Ray Ozzie, el principal arquitecto de software de la empresa.

Microsoft nunca se ha sentido bien en la mediocridad, por esa razón Steve Ballmer buscó a Yahoo. El portal tiene sus problemas, claro, pero su inmenso tráfico podría ser justo lo que Ballmer necesita para encontrar el tesoro al final del arco iris: las ganancias online. 

Ahora ve
No te pierdas