Televisa-Univisión inician confrontación

Perenchio dijo que no notificó a Televisa de medidas perjudiciales para el conglomerado mexicano; el ex presidente ejecutivo de Univisión creyó que uno de sus altos ejecutivos lo había hecho.
LOS ANGELES (AP) -

Andrew Jerrold Perenchio, ex presidente ejecutivo de Univisión Communications Inc., dijo este miércoles que no notificó a Grupo Televisa SA de medidas financieras perjudiciales para el conglomerado mexicano pues creyó que uno de sus altos ejecutivos lo había hecho.

"Creía que (Andrew) Hobson había hecho esa llamada", dijo Perenchio cuando se le preguntó por qué no había notificado a Televisa sobre una medida tomada por el gigante de medios en español en Estados Unidos en detrimento financiero de la empresa mexicana.

En la corte federal Edward Roybal sólo se mostraron dos preguntas hechas a Perenchio, quien raramente da declaraciones públicas, en un interrogatorio grabado en video el 17 de agosto del año pasado.

Ante la pregunta de cómo creía que Televisa se sentiría de no ser notificado, Perenchio respondió: "Pensé que ellos estarían muy enojados".

Televisa se enojó tanto que demandó a su socio Univisión en mayo del 2005, inicialmente por daños y perjuicios por presunta falta de pago de regalías, pero después agregó el alegato de incumplimiento material de contrato, lo que le permitiría cancelar completamente el acuerdo.

En el primer día de testimonios en el multimillonario juicio, Hobson, gerente general financiero de Univisión, indicó que no creía que esta empresa necesitaba los programas que Televisa le provee, contrario a lo dicho por Perenchio, resaltó el abogado del conglomerado mexicano, Marshall Grossman, durante el interrogatorio.

Grossman intentó demostrar que la empresa estadounidense con sede en Nueva York no notificó a su socio Televisa de medidas de publicidad y costo de anuncios que supuestamente tomó arbitrariamente.

El gigante mexicano de los medios intenta probar que Univisión incumplió de mala fe el contrato de licencias de programación entre ambos, al presuntamente excluir inapropiadamente ciertos programas del acuerdo que pide que la empresa estadounidense de medios en español comparta sus ganancias de publicidad con Televisa, por lo que el acuerdo debe ser anulado.

Hobson, quien trabaja para Univisión desde 1993, dijo que nunca informó verbalmente a Televisa de tales medidas, pero dijo que no cree que la empresa estadounidense le deba dinero a su socio mexicano.

"¿Cree que los alegatos de Televisa tienen fundamento?''', preguntó Grossman.

"No", replicó el contador.

La demanda

Televisa, con sede en la Ciudad de México, presentó su demanda más o menos al mismo tiempo que Univisión declaró que estaba a la venta en febrero del 2006. Por ese entonces, Televisa era dueña del 11% de Univisión y estaba tratando de comprarla.

El abogado principal de Univisión, John Keker, alega que Televisa la demandó por incumplimiento contractual para ahuyentar a las empresas interesadas en comprarla para así poder adquirirla.

Un consorcio integrado por Saban y firmas privadas de valores compró Univisión por 12.300 millones de dólares en junio del 2006.

Televisa quiere romper sus lazos con Univisión porque cree que puede vender sus programas a otros postores por más precio, sostiene la defensa. Actualmente, Televisa recibe cerca de 140 millones de dólares al año de Univisión, o alrededor de 12% de la venta total de anuncios de esta empresa.

Un veredicto favorable a Televisa afectaría gravemente a Univisión, que tiene una deuda de 10.800 millones de dólares, la mayoría contraída en la venta de la empresa en el 2006, ahora que incluso la publicidad para el creciente mercado hispano está a la baja.

El conglomerado mexicano alega que Univisión le debe 118 millones de dólares, de los cuales la empresa estadounidense alega haber pagado 21 millones condicionalmente sin admitir nada, y que Televisa tendría que devolver si es que pierde el caso.

Cerca de 80 millones de los daños y perjuicios que pide Televisa son por comerciales no vendidos que fueron usados por subsidiarias de Univisión, y que ésta argumenta que no forman parte del acuerdo.

El abogado principal de Univisión ha dicho que basará su defensa en el contenido del contrato en cuestión enmendado en el 2001 y que expira el 2017.

La lista de testimonios incluye al presidente de Televisa Emilio Azcárraga Jean y a otros altos ejecutivos de Univisión.

Ahora ve
No te pierdas