Automotriz coreana para producción

Ssangyong interrumpió labores en sus dos plantas, una medida que afectaría a sus proveedores; la firma dijo que la razón era la falta de partes y que aún no sabe cuando reiniciará sus trabajos.
SEÚL (CNN) -

La automotriz surcoreana Ssangyong decidió el martes suspender la producción en sus dos plantas, lo que pone en peligro a sus proveedores y da un nuevo golpe a la ya debilitada cuarta economía de Asia.

Ssangyong, que la semana pasada pidió protección judicial por bancarrota, anunció que frenaría la producción a partir del martes por falta de partes y advirtió que aún no decidió cuándo reiniciará la fabricación.

Los analistas creen que la firma, una división de la china SAIC Motor Corp, no reiniciará pronto sus operaciones ante la caída en las ventas y sus limitaciones financieras.

"Yo me pregunto si Ssangyong tiene dinero suficiente para operar fábricas y quién inyectará dinero, ya que la industria global ha está sufriendo", señaló Yang Hee-joon, analista del sector para Mirae Asset Securities.

Algunos proveedores dejaron de abastecer a la firma ya que temían que no les pagara, según un ejecutivo de Ssangyong que pidió no ser nombrado.

El fabricante del auto Rexton, que emplea a 7,100 personas, tiene más de 200 proveedores directos, según la Asociación Cooperativa de Industrias Automotrices de Corea, que reúne a los fabricantes locales de partes.

Esos proveedores cuentan con unos 90,000 empleados y alrededor de la mitad de las firmas son afectadas por la decisión de una corte de congelar los activos y pasivos de Ssangyong.

"Esto será un golpe duro para los fabricantes locales de componentes y algunos, que dependen fuertemente de Ssangyong, irán a la quiebra", sostuvo Yang Hee-joon.

Economía en peligro

Kia Motors Corp, la segunda mayor automotriz surcoreana, dijo este mes que recortará un 25% de su producción entre enero y marzo.

En tanto, Hyundai Motor Co, líder del mercado, había dicho el viernes que disminuiría su producción local entre un 25 y un 30%, debido al derrumbe de la demanda.

Los datos laborales de Corea del Sur mostraron que en noviembre se sumaron 78,000 puestos de trabajo respecto al mismo mes del año anterior, pero fue el menor aumento en cinco años.

Lim Ji-won, economista de JPMorgan Chase, dijo que era una preocupación real que el colapso de una automotriz pudiera impactar sobre los proveedores y todo el mercado laboral.

Hasta la fecha, Corea del Sur ha mostrado poco interés en salir a apoyar a Ssangyong o sus proveedores de partes y prefirió presionar a la matriz SAIC para que resucite a su filial.

Los trabajadores sindicalizados de Ssangyong, quienes junto a lo proveedores de autopartes han pedido al Gobierno que inyecte dinero en Ssangyong, han lanzado una huelga argumentando que SAIC no brindó el respaldo financiero suficiente para su filial en medio de sus problemas de ventas y liquidez.

 

Ahora ve
No te pierdas