Univisión, ´drama´ por las telenovelas

Ejecutivo dice a la corte que sería devastador para la empresa perder las telenovelas de Televisa; Univisión y la empresa mexicana cumplen ocho días de juicio por presunto incumplimiento contractual.
univision-ap
LOS ANGELES (AP) -

Sería "devastador" que Univisión perdiera las telenovelas que le provee Grupo Televisa SA pues bajarían "substancialmente" sus índices de audiencia, indicó el viernes un alto funcionario de la empresa de medios en español más grande de Estados Unidos.

En declaraciones ante la corte federal Edward Roybal, en el octavo día del juicio Televisa vs. Univisión por presunto incumplimiento contractual, el presidente y gerente general de operaciones de Univision Communications Inc., Rey Rodríguez, agregó que los programas hechos por el gigante estadounidense no podrían llenar el vacío que dejarían las telenovelas mexicanas.

"Los programas no son exitosos", dijo Rodríguez en referencia a los producidos por Univisión, en su segundo día de testimonio. "No serían buenos en espacios de horario estelar".

El conglomerado mexicano alega en su demanda presentada el 2005 que Univisión cometió incumplimiento material del contrato de licencia de programación que firmaron en el 2001, mediante el cual Televisa debe suplir a la empresa estadounidense con telenovelas hasta el 2017 a cambio de regalías.

Un fallo en favor de Televisa permitiría que la empresa mexicana cancelara completamente el acuerdo y venda sus telenovelas a otros medios.

"Para nosotros sería devastador perder la licencia de programación", testificó Rodríguez ante el juez Philip S. Gutiérrez. "Los índices de audiencia bajarían y las ganancias bajarían".

Univisión, con sede en Nueva York, tiene una deuda de 10,800 millones de dólares, la mayoría contraída en la venta de la empresa en el 2006. Ahora incluso enfrenta un descenso en la publicidad para el creciente mercado hispano.

El gigante mexicano de los medios intenta demostrar que Univisión incumplió de mala fe el contrato de licencias de programación entre ambos, al presuntamente excluir inapropiadamente ciertos programas del acuerdo que pide que la empresa estadounidense de medios en español comparta sus ganancias de publicidad con Televisa, por lo que el acuerdo debe ser anulado.

Esta última, con sede en la Ciudad de México, presentó su demanda más o menos al mismo tiempo que el gigante de medios en español en Estados Unidos declaró que estaba a la venta en febrero del 2006. Por ese entonces, Televisa era dueña del 11% de Univisión y estaba tratando de comprarla.

El abogado principal de Univisión, John Keker, alega que Televisa la demandó por incumplimiento contractual con el fin de ahuyentar a las empresas interesadas en comprarla para así poder adquirirla.

Un consorcio integrado por el millonario Haim Saban y firmas privadas de valores compró Univisión por 12,300 millones de dólares en junio del 2006.

El conglomerado mexicano alega que Univisión le debe 118 millones de dólares, de los cuales la empresa estadounidense alega haber pagado 21 millones condicionalmente sin admitir nada, y que Televisa tendría que devolver si es que pierde el caso.

La lista de personalidades en el juicio incluye al presidente de Televisa Emilio Azcárraga Jean, el ex presidente ejecutivo de Univision Andrew Jerrold Perenchio, y altos ejecutivos de esta última empresa.

Ahora ve
No te pierdas