Cemex vivirá una semana crucial

Los bancos acreedores deberán aceptar el plan de refinanciamiento de unos 3,700 mdd de deuda; la firma presentará “débiles” resultados al cuarto trimestre de 2008, el jueves.
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Cemex, la tercera cementera del mundo, deberá recibir esta semana el consentimiento de refinanciamiento de deuda por unos 3,700 millones de dólares (mdd) de las instituciones financieras acreedoras, mientras sus operaciones han sido impactadas por la crisis financiera internacional. "El corto plazo parece complicado para Cemex", dijo Patricio Rivera, analista de Ixe, Casa de Bolsa.

Cemex, con una mayor exposición al mercado estadounidense, informó en diciembre pasado que instituciones financieras aceptaron refinanciar dos tramos de deuda, uno por 2,200 mdd, que vencían en 2009 y se extendieron a 2011, y otro por 1,500 mdd con vencimiento en diciembre de este año.

Sin embargo, "la implementación del refinanciamiento y las extensiones está sujeta a obtener el consentimiento necesario de las instituciones financieras, documentación final satisfactoria y cumplimiento de condiciones precedentes habituales para el 31 de enero de 2009", dijo Cemex.

Previo a esto, la calificadora Standard and Poor's (S&P) retiró la semana pasada el grado de inversión de la compañía mexicana a BB+.

Pero no fue a la única cementera que recibió rebajas en su calidad crediticia, la firma bajó a Holcim (a BBB) y Lafarge (a BBB-) debido a que todas buscan reducir deuda a través de la venta de activos, los cuales se encuentran subvaluados por la crisis mundial.

Analistas observan una tendencia positiva en el avance de reestructura y renegociación de la deuda de Cemex, pero el futuro de la compañía en los próximos meses es aún incierto pese a los programas de infraestructura anunciados en Estados Unidos, México y España, sus principales mercados.

"Esperamos que las operaciones se  deterioren en 2009, dados la perspectiva de debilitamiento", dijo en un reporte la correduría UBS.

Las acciones de la cementera perdieron 7% en lo que va del año en la Bolsa Mexicana de Valores, sin embargo se encuentran 107% arriba desde su mínimo en noviembre pasado.

"Cemex no enfrentará una crisis de liquidez tal que lo lleve al incumplimiento", dijo en su escenario base, Francisco Suárez analista de Actinver.

La firma, que preside Lorenzo Zambrano, es seguida con lupa por los analistas, quienes ven problemas para que la empresa logre créditos debido a la dramática situación del sistema financiero que ha impactado en el costo de la deuda de la compañía.

"Los costos para Cemex se han incrementado con un aumento de 250 puntos base más a lo que antes colocaba", indicó Juan Pablo Becerra, analista de Standard & Poor's.

Sin embargo, analistas como los de Banamex Accival aumentaron el precio objetivo de la acción de Cemex a 14.90 pesos al cierre del año (el viernes pasado cerró en 11.86 pesos), después de que lo habían bajado en noviembre.

UBS también aumentó el precio objetivo a 14 pesos, desde los 12.1 pesos de su última previsión.

La mejora se debe a "la aceptación del mercado de una reducción en el riesgo de bancarrota", dijo Banamex.

Los expertos prevén que los efectos de un mayor desarrollo de infraestructura apuntalarán en algo a la empresa, pero en el mediano y largo plazos, mientras que la compañía necesita aumentar la venta de activos para pagar su deuda de uso 6,000 mdd que vencen este año.

"Mantenemos nuestra visión de que los programas contracíclicos son limitados y llegarán más tarde de lo necesario", dijo Suárez.

Un duro trimestre

Analistas prevén que el reporte financiero de Cemex del cuarto trimestre de 2008 será débil con una caída de 23% en ventas y de 27% en ganancias.

Expertos de Ixe ven pérdidas por la depreciación del peso, por operaciones de derivados y cargos por actualizaciones del crédito mercantil generado por la compra de la australiana Rinker.

"Es posible que el resultado decepcione y pueda reconocer el deterioro de su inversión en Rinker", dijo Suárez.

Cemex, el ícono de la empresa mexicana global, adquirió a Rinker en julio de 2007, por la que pagó alrededor de 14,000 mdd y aumentó su participación en el mercado estadounidense convirtiéndola en la productora de concreto más grande y la tercera productora de materiales de construcción en el mundo.

Ahora ve
No te pierdas