EU rescata bancos, pero deja directivos

Nueve de cada diez ejecutivos en los bancos rescatados por EU siguen en sus puestos; muchos de estos “líderes” hicieron los préstamos hipotecarios riesgosos que iniciaron la crisis.
Manos
WASHINGTON (AP) -

Los ejecutivos que tratan de sacar a flote el sistema bancario con ayuda del gobierno son los mismos que estaban al frente de esas instituciones cuando estalló la crisis, según un análisis de la AP.

Nueve de cada diez altos ejecutivos que dirigían en el 2006 los destinos de bancos que están recibiendo ayuda del gobierno siguen en sus puestos, de acuerdo con el estudio.

La investigación de AP revela una gran ironía: los mismos ejecutivos que estaban en funciones cuando el sistema bancario casi se viene abajo son los elegidos del gobierno para sacarlo ahora a flote. Incluidos muchos de los líderes de bancos que hicieron préstamos hipotecarios tan riesgosos que pusieron de rodillas la economía nacional, obligando al gobierno a invertir miles de millones de dólares de los contribuyentes para sacar las castañas del fuego.

No tuvieron la misma suerte más de 100,000 empleados bancarios que fueron despedidos desde que estalló la crisis hace dos años.

"Los que mandan son los mismos, la misma gente que tomó las decisiones que son responsables en buena medida de la crisis financiera", expresó Rebecca Trevino, de Louisville, Kentucky, una mujer con tres hijos que fue despedida por el Bank of America en octubre. "Pero eso es lo que pasa casi siempre a ese nivel. Los de arriba siempre tienen alguien a quien echarle la culpa".

Que los ejecutivos y el resto de los empleados tengan experiencias distintas durante una recesión no es nuevo. Lo novedoso es que los contribuyentes son ahora accionistas en los bancos que reciben ayuda del gobierno, pero no tienen el poder de que generalmente goza un accionista para cuestionar las decisiones de una firma o exigir un cambio de la conducción.

Wells Fargo, por ejemplo, fue alguna vez una de las instituciones líderes en el campo de las hipotecas de alto riesgo. La firma recibió 25,000 millones de dólares del plan de rescate del gobierno y planea despedir mucha gente en los próximos meses. Pero su director ejecutivo de años, Richard Kovacevich, sigue como presidente y la junta directiva recientemente lo eximió de jubilarse a la edad indicada. John Stumpf, presidente desde el 2005, lo reemplazó como director ejecutivo en el 2007.

"Nuestros principales ejecutivos llevan trabajando un promedio de casi un cuarto de siglo con nuestra compañía", declaró la portavoz de Wells Fargo Julia Tunis Bernard en un comunicado. "Nuestra visión se mantiene, los valores y el modelo empresarial que tantos resultados dieron seguirán guiando a nuestros líderes y a nuestro equipo en el futuro, y representan hoy más que nunca una ventaja competitiva a medida que la industria evoluciona".

El gobierno salió al rescate de los bancos sin poner condiciones y los contribuyentes deben dar por sentado que los ejecutivos de los bancos serán más competentes esta vez, según Jamie Court, presidente de la agrupación de defensa del consumidor Consumer Watchdog, de California.

"Cuando uno se maneja con los mismos perros, va a terminar con las mismas pulgas", agregó.

El plan de rescate incluye a bancos de todos los tamaños, desde gigantes de Wall Street hasta pequeños bancos regionales que simplemente siguieron los pasos que daban sus mayores.

Muchos de los ejecutivos que siguen en sus cargos son de bancos de ciudades chicas que no ganan ni por asomo lo que perciben los ejecutivos de Wall Street y cuyos ingresos disminuyeron igual que los del resto de la población a medida que se fue agravando la crisis. El problema con el paquete de rescate es que nadie en el gobierno se tomó un momento para pensar quien había provocado la avalancha y quien simplemente resultó enterrado, comentó el profesor de economía de la Universidad de Maryland Peter Morici.

"Si participaron en los préstamos cuestionables y contribuyeron a crear la burbuja especulativa, deben irse", sostuvo Morici. "Esta gente debería ser marginada de la industria bancaria, a menos que quieran trabajar en la limpieza".

Barack Obama dijo en algún momento que los grandes ejecutivos de las empresas automotrices deberían irse como parte del plan de rescate. Pero nadie planteó lo mismo para los ejecutivos de los bancos.

El presidente de la Asociación de Banqueros de Estados Unidos, Ed Yingling, dijo que comprende la frustración de la gente, pero agregó que los bancos no son responsables de la crisis. Destacó que el plan de rescate no incluye el recambio de los ejecutivos bancarios. Que jamás se habló de eso.

Algunos ejecutivos perdieron sus trabajos cuando sus instituciones fueron compradas por otras, como Washington Mutual, Merrill Lynch y Lehman Brothers. Lo mismo se dio cuando el gobierno intervino a los dos gigantes de los préstamos hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac, cuyas conducciones fueron relevadas.

El rescate de los bancos no conllevó el despido de los altos ejecutivos. El estudio de la AP reveló que en los más de 200 bancos que recibieron ayuda del gobierno, en el 87% de los casos los tres ejecutivos más importantes --generalmente el director ejecutivo y los jefes de finanzas y operaciones-- seguían en funciones.

Y esa cifra puede ser engañosa, ya que de los pocos ejecutivos que se marcharon, muchos lo hicieron para jubilarse o fallecieron. Varios quedaron como directores de otras áreas o consultores.

Trevino y su familia viven de las tarjetas de crédito y de sus ahorros mientras ella busca otro trabajo. Su esposo trabaja en el campo de los bienes raíces, que se mueve muy poco. Ella dice que podrían perder la casa.

"Fue entonces que me dije, 'Señor, sé que tienes un plan. Dime cuál es. Realmente quisiera saber''', expresó Trevino.

Asegura que no le molesta que su antiguo jefe, el director ejecutivo del Bank of America Ken Lewis, siga en el puesto, pues considera que otros tienen mucha mayor responsabilidad en la crisis.

Trevino opina que el gobierno hizo bien al intervenir, pero que debió haber controlado más de cerca lo que se hacía.

"Sorprende que la conducción tome decisiones que llevan a tantos a la ruina y alguien venga a rescatarlos", señaló.

Ahora ve
No te pierdas