¿Y tu empresa cuánto contamina?

46 empresas revelan su nivel de emisión de gas de efecto invernadero, pero faltan las menos limpias; la Comisión de Estudios del Sector Privado para el Desarrollo Sustentable empuja el plan...
Contaminación  (Foto: Archivo)
Dino Rozenberg

México prometió disminuir 50% las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) para 2050. Lo hizo en público en 2008 durante la reunión internacional de Poznan, Polonia. A pesar del entusiasmo del presidente Felipe Calderón, en el país no se conoce cuál es el volumen de esas emisiones.

Aunque es signatario del Protocolo de Kioto, México no está obligado a reportar o reducir sus emisiones, como las naciones desarrolladas. Pero este privilegio de país pobre no durará para siempre. En diciembre, en Copenhague, se negociará un protocolo que suplirá al de Kioto, que vence en 2012. ¿Tocará el turno también a México, uno de los diez países con más emisiones GEI del mundo?

Un programa que diseñaron dos instituciones internacionales, y que adoptó el Consejo Coordinador Empresarial en México, podría estar aprestando camino. La Comisión de Estudios del Sector Privado para el Desarrollo Sustentable (Cespedes) promueve el programa GEI México, donde empresas miden y publican, de manera voluntaria, sus emisiones de gases de efecto invernadero. Siguen una metodología que desarrollaron el World Resources Institute y el World Business Council for Sustainable Development y que ya emplean unas 1,000 compañías del mundo.

En México, 46 empresas han hecho público su reporte (están a la vista en www.geimexico.org/reportes.html). "El primer paso es medir y saber cuántas toneladas de bióxido de carbono emiten y qué podemos hacer para reducirlas", explica Alejandro Lorea, director de Cespedes, organismo del Consejo Coordinador Empresarial. Según Lorea, las compañías que ya sumaron a GEI son responsables de 18% de las emisiones totales del país.

"Calcular las emisiones y publicar los resultados es una muestra de compromiso y transparencia", dice Lorea, "sin importar que sus resultados sean buenos o malos, es esencial para que las empresas establezcan indicadores, definan estrategias y hagan uso eficiente de los energéticos". Ya reportan las principales cementeras, la industria minera, la embotelladora, las cerveceras y empresas de alimentos.

Estrategia de negocios

Incorporar el elemento ‘cambio climático' da sustentabilidad a las estrategias de negocio. Las empresas que no sean eficientes no podrán sobrevivir en un mundo de restricciones en el uso del agua y los combustibles fósiles, dicen los expertos.

Varias de las compañías que reportan GEI en México redujeron sus emisiones más de 30%, lo que significa ahorro considerable y buen retorno sobre la inversión en procesos y tecnología. Lorea asegura que todavía es muy temprano para que este programa se vuelva obligatorio, y teme que sin convencimiento, muchas empresas buscarían cómo evadirlo.

Pero no todos están de acuerdo con esperar. Faltan las aerolíneas, la gran industria química y farmacéutica, las paraestatales Comisión Federal de Electricidad y Luz y Fuerza del Centro, y los transportistas, que figuran entre los principales emisores de CO2.

Especialistas sugieren que se podría establecer que el inventario de emisiones fuera requisito para el certificado ‘Empresa limpia' de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, o incluso incorporarse a los Principios de Ecuador para el financiamiento de proyectos de inversión.

Ford, Holcim Apasco, Jumex, Grupo Modelo, Wal-Mart y Pemex están entre las que ya reportan. "Algún día tendrá que ser obligatorio", dice Miguel Ladrón de Guevara, gerente del área ambiental de Holcim Apasco. "México promete reducir sus emisiones, pero no es posible cumplir si no sabemos cuánto están emitiendo los sectores productivos". La meta global de Holcim es reducirlas en 20% para 2012.

Ford México fue la primera automotriz en participar. "Contabilizar las emisiones es el primer paso para establecer una estrategia de negocios que combina la incorporación de tecnología, mejora en los procesos y uso más eficiente de los energéticos", dice Luis Lara, director de Calidad Ambiental de la empresa. "Hay ahorros considerables que impactan en los costos de producción".

La región y Obama

A sabiendas de que la administración de George W. Bush se negó a ratificar el Protocolo de Kioto (EU emite 22.2% de todos los gases GEI), la llegada de Barack Obama abre nuevas posibilidades. Adrián Vázquez, director ejecutivo de la Comisión de Cooperación Ambiental para América del Norte, asegura que es una oportunidad para que los tres países de la región establezcan reglas. "Los reportes voluntarios y las palabras de caballero son buenas experiencias pero el valor de una estrategia que no es exigible resulta relativo. Por lo pronto, ninguno de los tres países tiene un mecanismo obligatorio que incida de manera real sobre las emisiones GEI", dice el directivo de este organismo creado por el TLCAN.

Vázquez asegura que existen condiciones para establecer un programa regional, incluyendo un esquema de intercambio ‘cap and trade' y un mercado de bonos de carbono. Explica que el Protocolo de Kioto permite la formación de esquemas multilaterales y que las empresas mexicanas podrían ser beneficiadas en el intercambio de estímulos.

"Pero mientras no exista en México un programa para el cambio climático ni un mapa de emisiones -agrega-, no se puede saber si es viable la promesa del presidente Calderón, de reducir en 50% las emisiones. Es bueno que tenga una visión política agresiva, pero ahora hay que aterrizarla".

Ahora ve
Esta es otra inevitable comparación entre Lio Messi y Cristiano Ronaldo
No te pierdas
×