313 empresas van a concurso mercantil

Compañías con falta de liquidez aún temen acogerse al mecanismo por ligarlo a la quiebra inminente; son candidatas a pedirlo las que tienen 35% de sus obligaciones con más de 30 días de vencimiento.
Calculadora  (Foto: Archivo)
Leonardo Peralta

Todavía hoy, cuando escuchan la opción del concurso mercantil, muchas empresas se espantan. Esta palabra las remite al fracaso, a la quiebra inminente. Y por ello buscan su propia salida: "Hacen trucos, cambian de nombre o constituyen otra empresa", afirma el abogado Eduardo Castillo.

Una encuesta aplicada por el Instituto Federal de Especialistas de Concursos Mercantiles (IFECOM) encontró que hay desconfianza hacia esta herramienta, poco usada, pero que sirve para salvar a las empresas con grandes problemas de pago que se quedan sin liquidez.

"Existe desconfianza de que los procedimientos se puedan arreglar por la vía judicial", indica Luis Manuel Meján, director general del IFECOM.

Quizá por ello, en México sólo hay 313 concursos mercantiles en proceso, cuando en Canadá hay 2,500 o en Estados Unidos, poco más 28,000.

Meján resalta que el mecanismo está para salvar y reencauzar a las empresas, no para quebrarlas. "Concurso mercantil no es lo mismo que quiebra", aclara. Esto lo sabe bien Corporación Durango, que en septiembre de 2008, y agobiada por sus deudas en dólares, se acogió a esta figura. A Comercial Mexicana le negaron este recurso bajo el argumento de que tiene suficientes activos para pagar a sus acreedores.

Las solicitudes para acogerse a este mecanismo venían creciendo a un ritmo de 10%. Pero con la gravedad de la crisis, el IFECOM espera un repunte en los próximos meses. Los candidatos seguramente se encontrarán dentro del sector manufacturero, de construcción y de comercio, que hoy se llevan 79% de los procesos de concurso mercantil.

Si la empresa se encuentra con 35% de sus obligaciones con más de 30 días de vencimiento y sin recursos, es candidata para solicitar este recurso. Una vez que el juez dicta el concurso, el dictamen llega al IFECOM, que designa un conciliador. Éste tiene hasta 360 días para negociar con los acreedores. En caso de que sea imposible una conciliación, entonces se llega a la quiebra.

Los abogados afirman que el concurso mercantil es una herramienta que los empresarios deben considerar con seriedad y más en estos momentos de problemas, pues, a decir de Meján, "no hay empresa lo suficientemente grande como para no quebrar".

Ahora ve
El primer robot de videojuegos del mundo tiene forma de araña
No te pierdas
×