Organismos caritativos buscan alianzas

Las organizaciones sin fines de lucro se dirigen a un auge de fusiones para enfrentar la crisis; 20% de estas instituciones considera que unirse jugará un rol en su supervivencia.
Dinero  (Foto: Archivo)
Lawrence Delevingne
NUEVA YORK (Fortune) -

El último año ha sido difícil para el Centro Latino de Chelsea y el Concilio Hispano, dos organizaciones benéficas del área de Boston que se ocupan de la comunidad hispana. Centro dice que no tiene el dinero para expandirse; Concilio carece de un líder permanente o personal administrativo suficiente. Ambas, enfrentan significativas reducciones de sus financiamientos.

Por tanto, hicieron lo que las compañías con fines de lucro hacen: Dialogaron sobre una posible fusión. El director ejecutivo de Centro, Juan Vega, dice que no había considerado con seriedad un movimiento semejante hasta el año pasado, cuando leyó un reporte de The Boston Foundation (La Fundación de Boston) que sugería que las organizaciones deberían consolidarse en lugar de competir por una olla de fondos siempre menguantes.

"Individualmente nos acercábamos a tiempos en realidad difíciles", dice. "Había una oportunidad aquí para que [Concilio] pudiera preservar lo que tiene y para que en Centro pudiéramos fortalecer lo que tenemos". Se espera que la fusión se complete para la primavera.

En el mundo lucrativo, las fusiones y adquisiciones están a la baja debido a la pobre economía, pero la recesión parece tener el efecto contrario en las organizaciones no lucrativas. Muchos directores de organismos benéficos piensan ahora como Vega del Centro Latino de Chelsea. Una encuesta reciente realizada por el grupo Bridgespan, que asesora a las organizaciones que se benefician con la exención de impuestos, evidenció que el 20% de los organismos no lucrativos considera que fusionarse jugará un rol en su supervivencia.

Si la mayoría de dichas organizaciones sigue adelante con esos planes, el índice de fusiones superará la medida histórica. Un reporte de Bridgespan, que se publicará este mes, reveló que el 1.5% de las organizaciones no lucrativas se involucraron en al menos una fusión o adquisición entre 1996 y 2006 -más o menos el mismo porcentaje de compañías lucrativas (1.7%) en el mismo periodo.

Este fuerte impulso por fusionarse es un indicador del severo golpe que la recesión y la crisis financiera le han dado al mundo no lucrativo. De acuerdo con The Chronicle of Philanthropy (La Crónica de la Filantropía), las grandes fundaciones, principales patrocinadoras de las instituciones benéficas, perdieron casi un tercio de sus activos entre el 2007 y el 2008.

"Todo indica que las cosas se pondrán bastante mal", dice Tom Pollak, director de programa del National Center for Charitable Statistics (Centro Nacional de Estadísticas Benéficas) en el Urban Institute (Instituto Urbano).

A diferencia de las firmas lucrativas, las organizaciones benéficas no pueden liquidar y enviar el dinero de regreso a sus donadores, como lo hacen las corporaciones, que pueden vender sus activos y regresarles el efectivo a sus accionistas. Las instituciones benéficas disueltas son forzadas por el estado a enviar sus activos a grupos similares para una fusión de hecho. Fusionarse preventivamente les permite al menos conservar personal y servicios clave.

"Espero ver un crecimiento significativo en el índice de fusiones del 2009", dice Pollak, "pero la mayoría serán ‘fusiones entre desiguales'. Es decir, organizaciones más fuertes que absorberán a las que fracasen".

La encuesta de Bridgespan reveló que las instituciones benéficas de menor tamaño como Centro y Concilio, con presupuestos anuales de menos de 3 millones de dólares, se inclinan más a fusionarse -el 29% lo considera. Por otra parte, las organizaciones sin fines de lucro en el sector de los servicios infantiles y familiares son el tipo más predispuesto a fusionarse, alrededor del 7.1% lo hicieron entre 1996 y el 2006.

Como en el mundo lucrativo, las fusiones no lucrativas nunca son un asunto simple. "Aunque a todos nos gusta pensar que a las organizaciones benéficas sólo les importa ‘hacerlo bien y hacer el bien en el mundo' " dice Kristin Ficery, socia de la consultora Accenture, que se concentra en fusiones y adquisiciones (M&A), "éstas sí tienen diferentes culturas y sí ven las cosas de modo diferente... eso es con seguridad algo muy importante que resolver".

Vega, el director ejecutivo de Centro, dice que los diálogos entre su organización y Concilio -ambas ayudan a familias hispanas pobres con educación, entrenamiento laboral y otros servicios de asesoría- comenzaron el verano pasado y aún continúan. La idea es reunir la fuerte administración de Centro con el mayor alcance geográfico de Concilio. El presupuesto de Centro es sólo un poco mayor al de Concilio -1.4 millones de dólares contra 900,000- pero mucho menos dependiente del financiamiento estatal, que se reduce en Massachusetts debido a un déficit presupuestario de 1,100 millones de dólares.

A pesar de que comparten la misma misión, quitar los egos del camino es un reto. "Hay una tendencia a ser muy competitivo", dice Vega. "Fue un hecho significativo que ambas juntas dijeran independientemente, ‘Saben qué, hay otra manera de hacer esto' ". Y añade, "Es casi como tener que confesar una debilidad".

Los asesores que se especializan en fusiones no lucrativas reportan una demanda récord de sus servicios desde septiembre. "Hay un dramático aumento de interés", dice David La Piana, fundador y presidente de La Piana Associates, una compañía con base en Emeryville, California, que provee reestructuración M&A, y servicios de consultoría a organizaciones no lucrativas.

Según La Piana, su firma tiene el doble del número usual de proyectos de fusión activos y, tan sólo en enero, recibió 40 consultas, después de haber obtenido 160 durante todo el año pasado. "Anticipan la pérdida de grandes pedazos de su financiamiento", dice La Piana, "y piensan que necesitan unirse con alguien en mejores condiciones para continuar proveyendo sus servicios".

Las organizaciones que se acercan a La Piana interesadas en fusionarse, se marchan con frecuencia con una estrategia diferente. Él aconseja que distintos grupos combinen de forma alternativa sus esfuerzos para recaudar fondos, su colaboración en programas específicos, o compartan el espacio de oficina y otros costos administrativos. "Hay toda una gama de asociaciones", dice.

Pero otros argumentan que una inundación de fusiones entre organizaciones benéficas será, en lugar de la fuga histórica, algo bueno para la industria como un todo. A principios de esta semana, los senadores de Massachusetts dijeron que las organizaciones no lucrativas deberían consolidarse para compensar la disminución de financiamiento estatal. En la costa oeste, hace poco el Departamento de Salud Pública de San Francisco también formó un grupo de trabajo para facilitar las fusiones entre los grupos comunitarios.

Fred Chaffee, Presidente y CEO de Arizona Children's Association (AzCA), dice que muchas fusiones se veían venir desde hace tiempo. "Mucho antes del clima económico en el que estamos hoy", dice, "había una necesidad... de que las agencias parecidas o complementarias encontraran un modo de unirse".

Y él debería saberlo: AzCA absorbió a seis grupos más pequeños, el primero en 1999, el más reciente el año pasado. Gracias a las adquisiciones, la asociación, que en su origen se concentraba en el área de Tucson, ha podido proveerles asistencia social y servicios de salud conductual a niños de todo Arizona. Su presupuesto subió de 4.5 a casi 40 millones de dólares anuales. En promedio, dice Chaffee, al reducir el costo por cliente en más de un tercio, cada grupo duplicó el número de personas a las que apoya.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Si puedes encontrar un modo de preservar las misiones de las personas y su marca", dice, "en realidad hay mayor eficiencia en la unión".

 

Ahora ve
Cómo evitar que tu hijo sufra un accidente relacionado con sus juguetes
No te pierdas
×