La OCDE rechaza el rescate automotriz

El organismo instó a los gobiernos a resistir la tentación de salir en ayuda de estas empresas; afirma que si una firma quebrara, la demanda interna de autos sería reemplazada por importaciones.
Automotriz  (Foto: Archivo)
PARÍS (CNN) -

Los gobiernos deben resistir la tentación de rescatar a las automotrices, a los productores de acero y a cualquier otro sector aparte de la industria financiera, que es crucial para mantener el sistema, dijo el martes el economista en jefe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Klaus Shcmidt-Hebbel.

Incluso si es visto como políticamente conveniente en tiempos de recesión, el proteccionismo en todas sus formas hace más daño que bien, como demostraron la Gran Depresión y la fricción comercial que precedió a la Segunda Guerra Mundial, afirmó Schmidt-Hebbel.

La OCDE lanzó un informe donde sugiere que los gobiernos deberían buscar políticas que promuevan el crecimiento económico a largo y corto plazos, al tiempo que deben evitar medidas que protejan a su industria de la competencia internacional.

Refiriéndose a la importancia de este informe, Schmidt-Hebbel desechó la idea de que el sector automovilístico, que en algunos países influye directa o indirectamente en uno de cada 10 empleos, deba ser considerado estructuralmente importante como la banca.

"Si uno deja que el sector financiero se hunda (...) una economía entera va de una recesión a una crisis profunda y a una recesión profunda. Eso fue lo que pasó a fines de los años 20 y a comienzos de los 30", dijo Schimdt-Hebbel durante una entrevista sobre el informe.

"Si usted deja a uno o dos grandes fabricantes de autos, o en un caso extremo deja a toda su industria automovilística hundirse (...), la demanda interna por autos será remplazada por mayores importaciones", dijo.

"No es sistémico desde el punto de vista de que si usted la deja caer el resto de la economía caerá. Si usted deja que Ford se hunda, la demanda por vehículos Ford se irá a otra parte -a General Motors o a otro productor de autos", dijo Schimdt-Hebbel como un ejemplo hipotético.

Los gobiernos de la mayoría de los países ricos han lanzado paquetes de ayuda para su sector automotor.

"Cuando usted deja que Lehman Brothers o el Citibank se hundan, la demanda por servicios financieros, o el suministro de depósitos a otros bancos, caerán también porque todo el mundo se asusta y deja su dinero bajo el colchón", explicó.

Schmidt-Hebbel destacó que el sector automovilístico está recibiendo dinero en muchos países como Estados Unidos, Francia, España, Italia y Alemania.

Esto no tiene sentido económico porque la industria ha fabricado demasiados automóviles por mucho tiempo y tendría que contraerse no debido a la recesión sino a la sobrecapacidad.

Adicionalmente, la ayuda pública para otros sectores específicos no es una buena idea porque otros sectores harían fila también para alcanzar algo de esta ayuda, de un monto limitado de fondos, dijo Schmidt-Hebbel, argumentando que medidas macroeconómicas de amplio rango eran preferibles.

El informe de la OCDE recomienda medidas antirecesión como gasto público en infraestructura y particularmente en áreas donde el dinero será invertido en el futuro, en escuelas por ejemplo.

Este es el caso de los planes formulados por el presidente estadounidense Barack Obama, al igual que en Alemania, dijo Schmidt-Hebbel.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El funcionario admitió que las pérdidas masivas de empleo en la industria automotriz hacen más difícil que los políticos se resistan a la tentación de entregar ayuda a corto plazo.

 

Ahora ve
Miles marcharon en la CDMX en contra de la renegociación del TLCAN
No te pierdas
×