Reguladores admiten culpa en AIG

Los funcionarios aceptaron que el fracaso fue no reconocer a tiempo el riesgo de liquidez; senadores externaron su indignación por no saber a dónde fue a parar el dinero del rescate.
aig-reu  (Foto: CNN)
WASHINGTON (Agencias) -

Los reguladores estadounidenses fueron incapaces de descubrir el riesgo que escondía la aseguradora AIG, y en el momento en que lo entendieron ya no había más opciones que inyectar decenas de miles de millones de dólares, dijeron el jueves funcionarios.

En una audiencia de la Comisión de Bancos del Senado este jueves para analizar los errores en American International Group Inc, los legisladores expresaron su indignación porque los contribuyentes no saben dónde fue el dinero del rescate dado a la firma.

"Nos encontramos en esta situación en la que todo es, francamente, bastante nauseabundo", dijo el senador Christopher Dodd, el demócrata que presidente la comisión.

"La ausencia de transparencia y responsabilidad en este proceso ha sido sensacional", agregó.

Al considerar a AIG "el mayor fracaso corporativo en la historia de Estados Unidos", el senador Richard Shelby, de Alabama, fustigó a la autoridad reguladora de empresas de seguros del estado de Nueva York, así como a los representantes de la Reserva Federal (Fed) y de la Oficina de Supervisión por la falta de vigilancia que llevó al derrumbe a la compañía.

En ocasiones apesadumbrados y en otras a la defensiva, los reguladores explicaron por qué sus oficinas no pudieron prever un derrumbe de una empresa como AIG, o por qué los problemas de la compañía estaban fuera de su jurisdicción.

El hecho de que "una multitud de reguladores" no vieran las señales de alerta en AIG destacó la necesidad de establecer un regulador del riesgo sistémico que controle a las empresas que son lo suficientemente grandes y complejas como para desestabilizar el sistema financiero, dijo Scott Polakoff, de la Oficina de Supervisión de entidades de Ahorro y Préstamo.

"En lo que nuestra oficina se quedó atrás, como lo hicieron otras, fue en el fracaso de reconocer a tiempo el alcance del riesgo de liquidez de AIG", dijo.

Los cuestionamientos más duros tuvieron que ser respondidos por el vicepresidente de la Reserva Federal, David Kohn. Su comparecencia siguió a una crítica inusitadamente agria contra AIG durante la semana por parte del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke.

"Comparto su preocupación y su enojo. Es una situación terrible, pero no estamos haciendo esto para salvar a AIG o a sus accionistas. Lo hacemos para proteger a nuestro sistema financiero y para evitar una crisis mucho más grave de nuestra economía global", indicó Bernanke.

Por ello, el presidente de la Comisión Bancaria del Senado, el legislador demócrata Chris Dodd, exigió saber el jueves qué otros bancos se han beneficiado de los miles de millones de dólares que ha gastado AIG para liquidar su negocio de intercambios de crédito por deudas no pagadas y otras relaciones comerciales.

"Nadie estaba cuidando a la empresa en general y mirando cómo interactuaban las cosas, y si la empresa entera podría, bajo ciertas circunstancias, poner al sistema financiero en riesgo," dijo Kohn.

AIG anunció el lunes pérdidas de 61,700 millones de dólares, las más grandes de la historia en Estados Unidos durante el trimestre.

Según el acuerdo de rescate, el monto de fondos comprometidos para ayudar a AIG aumentó a cerca de 180,000 millones de dólares, aunque la aseguradora no pidió la cifra completa y planea repagar pronto aproximadamente 38,000 millones de dólares.

El gobierno estadounidense tiene cerca de un 80% de participación en la aseguradora.

 

Ahora ve
El primer robot de videojuegos del mundo tiene forma de araña
No te pierdas
×