El rival más fuerte

Los extrovertidos tienen más margen para crecer en una gran empresa, dicen Jack y Suzy Welch; el ex CEO de GE y la ex editora de Harvard Business Review opinan que los introvertidos se estancan.
Extrovertido
Jack y Suzy Welch

PREGUNTA: Mi jefe me dijo que soy muy competente y que tengo una visión muy clara de mi equipo, pero que si quiero una promoción, debo demostrar una personalidad más vigorosa. Soy introvertido, ¿qué puedo hacer?
Anónimo, Atlanta, Estados Unidos.

RESPUESTA: Gracias por enviar esta pregunta que siempre hemos querido responder. Además, nos da un respiro del tema de la crisis económica.

Ahora, ¿cómo se siente al pensar que tendrá que hablar en voz alta y tratar de ganar el corazón de su equipo con una actitud alegre?, ¿aterrado?, ¿deprimido?, ¿un poco de cada cosa?, ¿o simplemente está preocupado, pues sabe que las personas odian a los farsantes?

Lo felicitamos por sus cualidades, la competencia y la visión son buenas. Pero hay un hecho imposible de ignorar: también la autenticidad importa. Y si usted sigue el consejo de su jefe, sin duda irá contra sus propias ideas. Excepto en el caso de que usted no tenga otra opción.

Su jefe intenta ayudarlo, y tiene razón. Con el paso del tiempo, los introvertidos se estancan en las grandes empresas. Pueden trabajar con mucho empeño, ofrecer resultados, pero en raras ocasiones obtienen su recompensa.

En contraste, las firmas pequeñas suelen ofrecer a los individuos más margen para que sean ellos mismos, siempre y cuando presenten resultados. Pero el ambiente en una empresa grande, burocrática, ofrece al extrovertido una gran ventaja.

Por muchas razones. Las grandes compañías siempre están buscando a personas que se puedan desplazar entre diferentes unidades de negocio y alrededor del mundo. Y los extrovertidos, sea o no cierto, parecen más preparados para esas oportunidades.

Con su carisma y su destreza verbal, parecen estar en condiciones de comunicar con más vigor y motivar a sus empleados, especialmente en épocas difíciles. Los extrovertidos también suelen facilitar las relaciones. Y, finalmente, los extrovertidos suelen opacar a los introvertidos frente a los jefes.

Las grandes compañías están tan orientadas hacia los extrovertidos que los introvertidos experimentan una dinámica similar a la que en una época vivían muchas mujeres y miembros de minorías en corporaciones estadounidenses.

Por supuesto, hay excepciones. Cualquiera conocerá la historia de una persona introvertida que logró llegar a la cima en una empresa. Pero, en cada caso, el introvertido tenía algo muy especial. Tal vez una gran capacidad para anticiparse a nuevas tendencias en el mercado o la tecnología, una comprensión singular de los mercados emergentes, o un talento excepcional para criticar acuerdos. Esas personas son indispensables para el éxito de sus compañías.

Ahora bien, sería muy bueno que usted fuese uno de esos raros introvertidos que tienen una competencia especial y que pueden actuar de manera natural.

Pero si ése no es el caso, volvemos al punto inicial. Si usted desea hacerse cargo de su carrera en esa compañía, tendrá que salir de su cubículo, hablar con más frecuencia y conectarse de manera más rutinaria con su equipo y con otros en la organización. Y, al mismo tiempo, deberá desplegar toda la energía positiva posible.

¿Advertirá su equipo el cambio y se sentirá incómodo? Es posible. Recuerde, ellos también están alertas frente a los farsantes. Pero nuestro consejo es que siga adelante y dígales lo que está haciendo. Y con eso podrá revelar su personalidad en la oficina.

De esa manera, todos podrán trabajar juntos y de manera eficaz. Usted puede, incluso, pedirles apoyo y retroalimentación. Trate de buscar esa oportunidad, pues toda franqueza que pueda ofrecer en su transformación pública demostrará su utilidad y brindará a sus colegas una buena opinión de usted.

Ahora ve
No te pierdas