Un experto en finanzas llega a Google

Patrick Pichette asume como nuevo jefe financiero del gigante del Internet; el ejecutivo tiene poca experiencia en la web, pero mucha en reducir costos en las empresas.
PATRICK-PICHETTE-CFO-financiero-CNNMONEY  (Foto: CNNMoney.com)
Adam Lashinsky

En retrospectiva, los inversionistas de Google debieron darse cuenta el pasado junio de que la era de crecimiento acelerado del gigante de la búsqueda había terminado. Fue entonces cuando la compañía anunció que Patrick Pichette, el director ejecutivo de operaciones de BCE, matriz de la compañía telefónica más grande de Canadá, sería el nuevo director financiero (CFO) de Google.

Pichette no es el típico ejecutivo de las empresas de tecnología: No tuvo su  primera experiencia en Silicon Valley, y sus credenciales de Web son escasas. Sin embargo, uno de los puntos más relevantes de su curriculum vitae es el tiempo que pasó encabezando un esfuerzo de tres años que redujo los costos operacionales de Bell Canadá en 2,000 millones de dólares y aumentó su eficiencia.

Es cierto: Google, una de las organizaciones más caóticas, derrochadoras, descentralizadas, orientadas hacia la ingeniería, e incluso auto proclamadas como resistentes a la recesión, salió de su propio complejo para encontrar un ejecutivo de negocios real y nombrarlo encargado de evitar que su cultura despreocupada se convirtiera en su peor enemiga.

Llámenlo, en las palabras de la temible analista Mary Meeker, "El hombre correcto en el momento correcto". Así como el negocio de Google ha mostrado signos inconfundibles de deterioro, Pichette, un canadiense de 46 años, quien recibió la prestigiosa beca Rhodes y fue consultor de McKinsey en sus años mozos, ha comenzado a dejar su marca.

Google se aprieta el cinturón

Desde que Pichette tomó el puesto de CFO el 1 de agosto, Google ha cancelado numerosos proyectos, instalaciones y beneficios, desde lo aparentemente trivial -un innecesario servicio de cocina gourmet en sus oficinas centrales, el viaje de ski anual de la compañía- hasta lo muy significativo.

Esto último incluye la terminación de un gran esfuerzo llamado Lively, un producto virtual que imitaba a Second Life; así como el cierre de la insolvente compañía dMarc Broadcasting, a través de la cual Google había intentado convertirse en corredor de publicidad radiofónica. En enero, Google anunció sus primeros despidos, 100 reclutadores perdieron sus trabajos debido a que la compañía frenó de manera dramática sus contrataciones.

Todo esto pudo haber pasado, por supuesto, sin Pichette. Sin embargo, mientras Google confronta un clima en el que su crecimiento alguna vez extraterrestre se vuelve sólo impresionante -los ingresos de Google crecieron un 18% en el más reciente trimestre- ha decidido recurrir a algunas personas idóneas para esta nueva realidad. "Patrick era conocido por su atención al detalle y su habilidad para hacer eficiente cualquier organización", dice Jonathan Allen, un analista de telecomunicaciones de RBC Capital Markets en Toronto.

La misma atención al detalle atrae a los analistas e inversionistas que estudian las compañías de Internet. En el cuarto trimestre de 2008, los gastos operativos de Google fueron de 330,000 dólares por empleado, una disminución del 6% en comparación con el año anterior; los gastos de capital declinaron un 46% a 368 millones de dólares; y el libre flujo de efectivo se elevó un 73% a 1,750 millones de dólares. "Los inversionistas apreciaron mucho la disciplina en los gastos", dice Tony Ursillo, un analista de la compañía administradora de activos, Loomis Sayles, que posee 450,000 acciones de Google.

A pesar de llevar a cabo una minuciosa revisión en Google, Pichette ha encajado con rapidez. Es un ávido amante del aire libre -conocido por realizar remotas expediciones de pesca con mosca a lugares como Rusia o los últimos confines del norte de Canadá- va al trabajo en bicicleta y se adaptó con facilidad a la vibra casual de Google. Sus admiradores alaban su habilidad para llevarse bien con todos.

"Es un operador extraordinariamente perspicaz -similar a una persona de recursos humanos en su habilidad para leer a la gente", dice la reclutadora Martha Josephson de Egon Zehnder International, que situó a Pichette en Google. También es lo bastante astuto para saber que cuando se lleva a cabo un recorte de gastos es mejor no hacer alarde: se negó a comentar para este artículo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Un fan de Pichette que parece ansioso por mostrarle su apoyo en público es el CEO de Google, Eric Schmidt, quien le dijo a la analista Meeker en una reciente conferencia de inversionistas de Morgan Stanley que Pichette es "en particular bueno para realizar análisis empresariales", y añadió que, en este momento, Google atraviesa un proceso de revisión que se efectúa "de manera sistemática, negocio tras negocio".

Cualquier otra compañía con una capitalización de 100,000 millones de dólares estaría apenada de reconocer que medidas tan habituales han sido recibidas como conceptos novedosos. Sin embargo, Google no es como ninguna otra compañía. Y sólo puede esperar que su nuevo CFO le ayude a mantenerse así.

Ahora ve
Cinco consejos para viajar aunque no tengas mucho dinero
No te pierdas
×