Opel respalda a nuevo CEO de GM

El personal de la filial de General Motors aprobó el nombramiento de Frederick Henderson; el nuevo presidente ejecutivo goza de mayor confianza en Opel que Rick Wagoner.
BERLÍN (Notimex) -

El personal de Opel reaccionó con alivio a la renuncia del presidente de General Motors, Rick Wagoner, quien fue sustituido por Frederick Henderson, quien goza de más confianza en esa filial europea del consorcio automotriz estadounidense.

Los 250,000 empleados de Opel en Alemania externaron por el momento su alivio pero deberán esperar por lo menos dos meses más antes de saber cual será la suerte de esa marca automotriz.

La casa matriz, General Motors, recibió un último plazo para presentar un plan viable y eficiente al gobierno de Estados Unidos.

Sólo si el plan cumple esos requisitos, General Motors recibirá apoyo financiero por parte del gobierno de Estados Unidos.

El Consejo de Representación del Personal de Opel estimó este lunes en la ciudad alemana de Russelsheim que el gobierno alemán también dejará pasar dos meses antes de decidir lo que hará respecto a Opel.

La marca alemana es objeto de campaña electoral en el país europeo, donde habrá elecciones generales el próximo septiembre. La canciller federal de Alemania, Angela Merkel, visitará mañana la planta central de Opel en Russelsheim y hará declaraciones sobre el futuro de esa empresa.

Merkel afirmó hace varias semanas que Opel no era empresa relevante a nivel sistémico en Alemania, con lo que descartó que su gobierno vaya a salvarla a como de lugar en el contexto de la crisis mundial.

Las declaraciones de Merkel desencadenaron una polémica en el país europeo sobre el papel del Estado alemán respecto a las empresas privadas en serias dificultades a raíz de la crisis global.

El candidato del Partido Socialdemócrata a la cancillería federal, Frank Walter Seinmeier, quien es ministro del Exterior en el gobierno de Merkel, se pronunció este día a favor de una participación temporal del Estado alemán en Opel, con el fin de salvar a esa marca.

Steinmeier dijo que el gobierno puede responsabilizarse por esa alternativa y que el hundimiento de Opel causaría costos aún mas elevados que una participación temporal del Estado en esa empresa privada.

Puntualizó que el desplome de Opel quitaría el trabajo a 130,000 personas en Alemania, y que sólo el pago del seguro del desempleo y el dinero que dejaría de recibir la red de seguridad social de las contribuciones de esos empleados alcanzarían la cifra de 2,500 millones de euros, a lo que se sumarían los pagos de pensiones.

El Consejo de Personal de Opel, por su parte, tiene más confianza en el nuevo presidente de General Motors porque éste, de 50 años, fue el director de esa automotriz en Europa y conoce a fondo a la empresa de Russelsheim.

El director general de Opel, Klaus Franz, declaró este lunes en esa ciudad a medios de prensa que desde hace tiempo se preguntaba cuánto más iba a sostenerse Wagoner en la presidencia de General Motors, ya que lo considera responsable de la desaparición del 90% del valor del consorcio.

Afirmó que Wagoner "quemó" miles de millones de dólares. Franz dijo que Henderson conoce muy bien la estructura de General Motors en Europa, y por lo tanto la de Opel, y que cuando éste desempeño ese puesto tuvo lugar una colaboración muy buena.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Reconoció que Henderson no será una contraparte fácil en las negociaciones entre General Motors y Opel, pero dijo que es una persona que se atiene a los acuerdos que se alcanzan con él.

El director general de Opel dijo que, por esa razón, se puso directamente en contacto con Henderson a fines de enero, cuando quedó de manifiesto la crisis a la que General Motors había arrastrado a Opel. Henderson era entonces el vicepresidente de General Motors.

Ahora ve
Los costos económicos que enfrenta México después de dos terremotos
No te pierdas
×