El banco RBS alista más despidos

El presidente de la entidad consideró un error el haber adquirido a su rival holandés ABN; Philip Hampton dijo que contratará a abogados para estudiar los millonarios pagos a los directivos.
LONDRES (CNN) -

Royal Bank of Scotland recortará más empleos, advirtió el viernes su presidente, Philip Hampton, quien llamó a terminar con los "azotes públicos" al banco rescatado por el Estado británico debido a sus errores del pasado.

Hampton se fue en contra del legado del ex presidente ejecutivo Fred Goodwin. En un discurso que dará el viernes en su junta de accionistas, el presidente de RBS sostuvo que la adquisición del rival holandés ABN Amro fue equivocada y a un precio errado.

Frente a la indignación pública por la pensión de 703,000 libras esterlinas (1 millón de dólares) por año concedida a Goodwin, Hampton comentó que el banco recibirá asesoría legal para estudiar esos pagos y que el contrato del nuevo presidente ejecutivo, Stephen Hester, asegura que no se volverán a premiar los fracasos.

"Algunas de las prácticas aceptadas en el punto más alto del auge, cuando el banco registraba ganancias de 10,000 millones de libras, hoy no pueden ser aceptables, si es que alguna vez lo fueron", afirmó Hampton.

Recalcó que fue cancelado el auspicio a la Formula 1 de automovilismo y el pedido de un jet ejecutivo.

Los pequeños accionistas de RBS tendrán el viernes la oportunidad de exhibir su enojo sobre el casi colapso del año pasado y se espera que realicen un gesto simbólico al rechazar el reporte del banco sobre el pago a los ejecutivos en 2008.

El gobierno británico, que se convirtió en accionista mayoritario de RBS en octubre último, tras resucitarlo con una inyección de 20,000 millones de libras de dinero de los contribuyentes, ya ha dicho que votará en contra del informe de remuneraciones de RBS de 2008.

"Comprendo que muchos accionistas desean votar en contra o abstenerse en el voto sobre el Reporte de Remuneraciones para dejar constancia de su fuerte rechazo a los acuerdos previsionales de nuestro ex presidente ejecutivo", dijo Hampton.

Tras haber anunciado el recorte de unos 2,700 empleos este año al asumir pérdidas récord de 24,100 millones de libras en 2008, Hampton dijo que es pronto para saber cuántos empleos más se van a perder.

"Sólo podemos ser sinceros y decir que esto no va a ser el final de la historia y que se pueden esperar más en Reino Unido y a nivel internacional en el próximo periodo", añadió.

Además, prometió volver a dar dividendos "en cuanto sea practicable" y una revisión completa de las remuneraciones.

"Nuestro nuevo presidente ejecutivo, por petición propia, tiene una cláusula en su contrato que asegura que no recibirá recompensa si deja la empresa por razones relacionadas con su propio fracaso", asegura.

Aunque la crítica de los accionistas y la fuerte desaprobación es comprensible, pidió seguir adelante.

"Creo que deberíamos acabar con la flagelación pública", dice Hampton. "Hemos sufrido un importante revés financiero, y los continuos daños colaterales por las críticas públicas sólo se añadirán al problema, no lo resolverán", comentó.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Respecto a Goodwin, alabado por la compra de su rival británico de mayor tamaño Natwest en 2001, el presidente de RBS criticó la adquisición de parte del holandés ABN Amro poco antes de la crisis del crédito.

Fue "al precio equivocado, al modo equivocado de pagar, en el momento equivocado y la operación equivocada", reclamó Hampton, y agregó que el banco cree que sin la compra el año pasado habría logrado una ganancia operativa.

Ahora ve
Los escenarios no lo son todo; estos son los otros negocios de los famosos
No te pierdas
ç
×