Rana Creek construirá edificio viviente

La compañía que crea paisajes campestres se arriesga a transformar la arquitectura cotidiana; paredes de árboles y un sistema para tratar aguas harán de este edificio un espacio sustentable.
Rana Creek  (Foto: CNNMoney)
Julie Sloane
CARMEL VALLEY (Fortune Small Business) -

No hay muchas firmas vanguardistas de arquitectura urbana en Carmel Valley, California, una plácida extensión de robles nudosos y empinadas colinas cubiertas de hierba ubicada alrededor de 190 kilómetros al sur de San Francisco. Pero es ahí donde encontrarás a Rana Creek, una compañía de 14 años y 6.5 millones de dólares que transforma inmuebles urbanos en paisajes campestres.

El año pasado, el fundador de Rana Creek, Paul Kephart, creó un atrevido techo cubierto de plantas para la nueva Academia de Ciencias de California que se encuentra en el parque Golden Gate de San Francisco. Los techos verdes se están convirtiendo en lugares comunes a través de los Estados Unidos, pero hasta el momento ningún otro tiene colinas.

Ahora, Rana Creek espera traer el campo a San Francisco con el proyecto más atrevido de su historia. Una vez que la ciudad otorgue su permiso, se abrirán nuevos caminos con la creación de la primera estructura comercial de los Estados Unidos que contará con "paredes vivas". El edificio de 10 pisos, ubicado en la calle Embarcadero número 110, tendrá plantas que crecerán desde los entrepisos en la superficie de cristal del inmueble. Ésta tendrá parras que serpentearán sobre enrejados verticales y horizontales en tres de los costados del edificio.

Kephart, de 53 años, supo cómo vender el proyecto. "Nunca le dices a un desarrollador, ‘juntos salvaremos el mundo'", señala, "le dices, ‘construiremos un inmueble altamente eficiente, te ahorraremos dinero... y juntos podemos salvar el mundo'".

Las paredes vivas serán parte del sistema de irrigación del edificio. Su superficie filtrará las aguas grises de los resumideros de los lavamanos y las regaderas para que puedan ser reutilizadas. Junto con el techo verde, las paredes vivas absorberán alrededor del 70% de la lluvia que caiga sobre el inmueble, capturarán los contaminantes y los mantendrán fuera de los desagües pluviales de la ciudad. Rana Creek afirma que las paredes reducirán el uso de agua en un 66%.

La compañía también estima que el edificio de Embarcadero 110 usará 67% menos energía. En el verano, las paredes vivas pueden mantener el interior de un inmueble 20 grados más fresco de lo que estaría de otro modo. En invierno, las parras serán menos espesas, lo que permitirá que más rayos de sol entren al edificio.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Hines, el desarrollador del inmueble, no revelará su presupuesto, pero admite que la compañía se arriesga con un proyecto "costoso". El vicepresidente senior de Hines, Paul Paradis, dice: "Los inquilinos de San Francisco pagarán un poco más por estar en un edificio así de responsable".
Kephart al menos ha entusiasmado a sus colegas.

"Hay algunas hermosas paredes verdes en Europa, pero no tienen un propósito", dice Kevin Burke, director de práctica de William McDonough + Partners, una firma líder de arquitectura sustentable. "Paul pregunta ‘¿cómo podemos integrar eso en el metabolismo de un inmueble? ¿Puede tener una función?' Eso es lo que nos intriga".

Ahora ve
La tormenta en la CDMX llegó a este departamento de una forma inesperada
No te pierdas
×