Dejen a los bancos reembolsar su rescate

Las entidades beneficiadas por el Gobierno de EU buscan pagar al Tesoro el dinero que les otorgó; quizá resultaría más costoso, pero los bancos podrían atraer capital privado en mejores condiciones.
Dwight Cass

Las condiciones que la administración de Obama les impuso a los bancos para el pago de los fondos del rescate financiero no deberían ir demasiado lejos.

Firmas relativamente fuertes, como Goldman Sachs y JPMorgan, están impacientes por sacudirse lo que el jefe de JPMorgan, Jamie Dimon, llamó hace poco "una letra escarlata". Si es que tienen suficiente capital, o pueden recaudarlo en el sector privado, a los bancos debería permitírseles pagarle al gobierno. Aun así, los reguladores tendrían que ser capaces de refrenarlos en caso necesario.

Las condiciones que los legisladores le añadieron retroactivamente al Programa de Alivio para Activos en Problemas del Tesoro estadounidense causan irritación -en particular, los límites a la paga de los ejecutivos. Consternados por dichos límites, así como por el potencial para mayor intromisión del Congreso y las preocupaciones por su reputación a las que Dimon hizo referencia, los banqueros anhelan pagar los fondos del TARP -a pesar de que recaudar dinero en el mercado abierto tiene un costo mucho mayor.

Esto no debería ser desaconsejado. Sí, pondría a los bancos que no pueden pagar el TARP bajo un incómodo reflector -una preocupación comprensible. Pero de hecho, los resultados de las pruebas de estrés del gobierno lo harán de cualquier modo, siempre y cuando éstas sean significativas y dichos resultados se revelen.

Al probar que pueden prescindir del TARP, es probable que los bancos más fuertes atraigan capital privado con condiciones un tanto mejores -ni más ni menos el tipo de desarrollo que el gobierno debería alentar.

Mientras tanto, recuperar algo de capital ayudaría a reponer las arcas del rescate bancario del Tesoro, a las que probablemente pronto se deberá acudir de nuevo para apoyar a los bancos más débiles y los fabricantes de autos, entre otros.

Por último, el gobierno no debería preocuparse demasiado por el hecho de que, al permitir que los bancos paguen el TARP, les dará ocasión de escapar del resguardo de los reguladores. Sí, puede que esto los libere de los límites de compensación a ejecutivos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pero además de su reglamento de todos los días -más estricto que antes en el caso de Goldman y Morgan Stanley debido a su nuevo estatus de holdings bancarios- los bancos han emitido cantidades masivas de créditos a corto plazo respaldados por el gobierno, y se benefician de una gama de nuevas líneas de crédito de emergencia.

Eso implica cierta subordinación, que los reguladores -y el Congreso, si así lo elige- pueden usar para influenciar el comportamiento de los bancos. Además, es probable que cualquier nuevo régimen de supervisión sea mucho más intrusivo. Por lo que, incluso si los bancos pagan el capital del TARP, estarán bajo el control de los reguladores durante algún tiempo.

Ahora ve
Trump quiere enviar hombres a la Luna, como paso previo a llegar a Marte
No te pierdas
×