Firma en Perote niega ser foco de virus

Caroll ha sido señalada como el inicio de la influenza y reporta una caída de 40% en ventas; la empresa en Veracruz comercializa carne de cerdo y derivados.
cerdos  (Foto: Archivo)
Enrique Duarte
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Las ventas semanales de la binacional Granjas Carroll de México han disminuido en promedio un 40%, por su presunta relación con el inicio del virus de la influenza porcina y el "pánico" de la gente al escuchar el nombre de la enfermedad, dijo un alto directivo de la firma. Esta empresa, 50% estadounidense y el restante mexicano, comercializa principalmente carne de cerdo y sus derivados en el país.  

Sin embargo, tanto la empresa como las autoridades locales han desmentido que la propagación del brote del virus haya iniciado en las granjas instaladas en el municipio de Perote, Veracruz.

A su vez, el Gobierno federal ha precisado que la carne de cerdo y sus derivados no son los responsables del contagio de influenza, que hasta el momento lleva 7 muertes confirmadas y más de 150 fallecimientos posibles en todo el territorio nacional.

"Tememos que las pérdidas se dupliquen hasta en un 70% para las próximas semanas de continuar la situación como se encuentra", dijo en entrevista el director general de la empresa Víctor Ochoa.

El directivo señaló que la firma tiene ventas semanales por 56.2 millones de pesos (mdp), mientras que en la última semana se vieron reducidas en un promedio de 33 mdp.

Los principales problemas que arrastra la empresa son, en primer lugar, que se le asoció con el origen de la influenza porcina y, segundo, que el virus que ataca actualmente a la población se le asocia con los cerdos.

"Es un virus que fue llamado virus de influenza porcina, porque una parte de su información genética es similar al virus de la influenza del cerdo. Pero ya la Organización Mundial de la Salud (OMS) está reconociendo que sería más conveniente denominarle influenza de Norteamérica, porque en verdad no se ha enfermado ningún animal con este virus ", dijo Ochoa.

Incluso otros organismos han propuesto que se le nombre influenza mexicana.

El empresario dijo que la gente entró en pánico al recibir la noticia de que se trataba de influenza porcina y dejó de comer cerdo sin ninguna razón.

Primeros casos

Desde hace varios años esta empresa instalada en Veracruz, sureste de México, era señalada por los lugareños por el manejo inadecuado de los desechos.

A mediados de marzo de este año alrededor del 30% de la población de La Gloria, una comunidad perteneciente a Perote, presentó problemas respiratorios, que atribuyeron a los desechos porcinos de la empresa, que se encuentra 8.6 kilómetros alejada de esta zona rural.

Sin embargo, la empresa, que pertenece en un 50% a la estadounidense Smithfield Foods, Inc., ha subrayado que ninguno de sus 907 trabajadores y sus más de 500,000 cerdos -entre los 60,000 vientres y toda su progenia- han presentado síntomas de la influenza porcina.

Víctor Ochoa detalló que desde 2005 corrigen unos 23 puntos que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) les recomendó.

Entre estos se encuentran el almacenaje en un equipo especial de los residuos médicos que utilizan para vacunar a los animales, para después llevarlas a otra empresa ex profeso donde son destruidos.

"Es muy importante que la comunidad (La Gloria) pueda percibir esto y entender que no representamos riesgo para nadie y para el medio ambiente", dijo Ochoa.

James Wilson

Según reportes de prensa, el experto James Wilson, de la empresa Veratect, vino a México y descubrió el caso de las personas enfermas en la comunidad de La Gloria y alertó a la OMS y a Estados Unidos sobre el brote de virus porcino, pero no a las autoridades mexicanas.

"Esa persona no lo conocemos, nuestra empresa nunca ha hecho trato con este individuo, no sabemos quién es. La gente de La Gloria señala que ese señor trabajaba con nosotros. Negamos cualquier relación de la empresa con este individuo", dijo Ochoa.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los socios estadounidenses se encuentran muy preocupados por esta situación, ya que cualquier noticia de sus filiales o subsidiarias tiene un impacto significativo en el mercado de valores, ya que la empresa cotiza en el Nasdaq.

Este miércoles las acciones de Smithfield Foods, Inc., caían un 1.59%, a 9.29 dólares por título en el mercado estadounidense.

Ahora ve
Al menos mil empleados de Uber piden el regreso de Travis Kalanick
No te pierdas
ç
×