Chrysler producirá autos en bancarrota

El gobierno de Estados Unidos avalará la garantía de los automóviles que produzca la empresa; al salir de la quiebra, la automotriz será del sindicato United Auto Workers, el gobierno y Fiat.
WASHINGTON (AP) -

Chrysler LLC se declaró el jueves en bancarrota al amparo de acreedores y anunció que suspenderá temporalmente la mayor parte de su producción de vehículos mientras completa un acuerdo con la automotriz italiana Fiat.

La Casa Blanca esperaba haber podido evitar la bancarrota de Chrysler, pero las negociaciones con los fondos de alto riesgo que poseen la mayor parte de su deuda fracasaron durante la noche. Los acreedores no desean hacer más concesiones para reducir los 6,900 millones de dólares de deudas con garantía real contraídas por Chrysler.

La bancarrota permitirá a un juez decidir la cuantía que recibirán los acreedores por sus préstamos.

En bancarrota, Chrysler producirá automóviles y el gobierno avalará su garantía. Empero, Chrysler anunció el jueves que suspenderá temporalmente la producción en casi todas sus plantas.

Tras la salida de la bancarrota, la empresa será propiedad del sindicato United Auto Workers, el gobierno estadounidense y Fiat. Los gobiernos de Canadá y la provincia de Ontario, que contribuyeron a la financiación, tendrán participaciones minoritarias.

Empero, a la postre y con el tiempo Fiat podría acabar siendo el accionista mayoritario.

El presidente Barack Obama dijo que Chrysler Financial, el brazo financiero de la empresa que gira créditos a compradores y distribuidores para financiar sus inventarios, será fusionada con GMAC Financial Services, otrora el brazo financiero de General Motors Corp. La nueva GMAC recibirá respaldo gubernamental y el número de distribuidores de Chrysler será igualmente reducido.

El director general Chrysler, Robert Nardelli dejará el cargo una vez que la empresa salga de la bancarrota, tras casi dos años de liderazgo en los que cayeron en picado las ventas debido a la recesión.

Obama anunció el jueves que Chrysler recibirá otros 8,000 millones de dólares del contribuyente estadounidense.

Nardelli dijo en un correo electrónico enviado a los empleados de Chrysler que una vez superada la bancarrota será el momento apropiado de dejar el cargo, cuando pasará a ser asesor de Cerberus Capital Management LP, que llegó a ser propietaria de la firma automotriz.

Aclaró que el Departamento del Tesoro no le pidió la renuncia. El nuevo director general será seleccionado por la italiana Fiat.

Nardelli, ex director general de la cadena de ferreterías The Home Depot Inc., pasó a ser director de Chrysler cuando Cerberus Capital Management adquirió una participación mayoritaria en la empresa el 2007.

La mayoría de los bienes de Chrysler, incluyendo sus plantas, a la nueva empresa "mientras que los bienes y deudas que no son consistentes con nuestro negocio quedarán en la antigua empresa para su venta o disolución".

El Departamento del Tesoro trabajó intensamente la semana pasada para superar los obstáculos y exigencias planteadas por los acreedores a fin de que Chrysler presente un plan de viabilidad, ante la crisis que encara la industria automotriz de Detroit.

Junto con la aceptación de un acuerdo con Fiat, el sindicato United Auto Workers ratificó el miércoles por la noche un pacto de concesiones laborales y de beneficios salariales. El Departamento del Tesoro llegó a un acuerdo a principios de semana con cuatro bancos que poseen la mayor parte de la deuda de Chrsyler a cambio de 2,000 millones de dólares en metálico.

Empero, el gobierno dijo que unos 40 fondos de alto riesgo que tienen el 30% debían firmar igualmente un acuerdo para que el pacto fuera viable. Esos acreedores consideraron las condiciones injustas y estimaron que tendría más suerte con el juez de bancarrotas y la posibilidad de recibir más por cada dólar invertido en la automotriz.

Ahora ve
No te pierdas