Aún hay esperanza para Cerberus

La quiebra de Chrysler significa un tropiezo para la firma con sede en Nueva York; pero conservará los activos de Chrysler Financial, que podrá fusionar con GMAC.
Katie Benner
NUEVA YORK -

Chrysler se dirige a la corte de bancarrota de la ciudad de Nueva York en lo que es el fracaso de mayor perfil para la industria de capital privado y en particular para Cerberus, su antiguo dueño. Pero aún hay un pequeño resquicio de esperanza para la financiera de Nueva York.
Como parte de la decisión del fabricante de autos de ampararse conforme al Capítulo 11 de la ley de quiebras, Cerberus conservará los activos del brazo de autofinanciamiento Chrysler Financial. La firma trabajará con la cartera de inversiones existente, que con suerte generará un modesto flujo de ingresos mientras los préstamos maduran.
Y lo más importante para Cerberus y sus inversionistas, los futuros negocios de Chrysler Financial se incorporarán a los de GMAC, la compañía de autofinanciamiento que la firma de capital privado le compró a GM en el 2006.
"GMAC y Chrysler Financial se fusionan de manera efectiva", dice David Whiston, un analista de GM para Morningstar. "Esto podría ser un esfuerzo muy provechoso para Cerberus si conserva su participación en GMAC".
Cuando Cerberus se interesó en Chrysler, había una ola de especulaciones de que lo que en verdad le interesaba era el brazo financiero del fabricante de autos, que había sido por mucho tiempo la única pieza rentable de la compañía.
Al tener una participación en los negocios combinados de GMAC y Chrysler Financial, Cerberus podría obtener una participación del 11% del mercado del autofinanciamiento. De acuerdo con la información obtenida por Experian Automotive en el momento del acuerdo entre Cerberus y Chrysler, ésta sería de alrededor del doble de la de su competidor más cercano, Ford Motor Credit, y superaría a la de cualquier banco.
Aunque es dudoso que Cerberus haya firmado un acuerdo tan arriesgado sólo por una compañía de autofinanciamiento, al final, la firma sí obtuvo el brazo financiero, que podría hacer mucho para impulsar a GMAC.
De acuerdo con un kit de prensa de GMAC, la unidad les proveerá servicios y productos de autofinanciamiento a los distribuidores y clientes de Chrysler, y tiene un acuerdo de exclusividad limitada de cuatro años para ofrecerles incentivos a los clientes. Según el acuerdo, GMAC será la compañía de autofinanciamiento de cualquier auto fabricado por el recién reorganizado Chrysler -sin importar qué forma tome la marca una vez que resurja de la quiebra.
"El servir como la principal fuente de financiamiento para Chrysler concuerda con nuestra estrategia para diversificar nuestro negocio automotriz", dijo el CEO de GMAC, Álvaro G. de Molina. "Pretendemos avanzar rápida y efectivamente a través del proceso operacional para asegurar que el nivel apropiado de crédito esté disponible para apoyar la venta de los vehículos Chrysler".
Un portavoz de Cerberus se negó a comentar para este artículo.
Reviviendo a GMAC
La adquisición de GMAC también fue una incursión audaz en Detroit, y otro problema público para Cerberus. Pero GMAC era sólo una compañía de crédito, un negocio que encajaba muy bien con la gran cantidad de operaciones crediticias de la firma -desde las acciones en bancos internacionales hasta los pequeños préstamos hipotecarios.
En aquel entonces, los analistas y los ejecutivos de GMAC y Cerberus le dijeron a FORTUNE que la clave para ganar dinero con la financiera sería diversificar su base de préstamos -en otras palabras, ofrecer créditos automotrices más allá del mundo de los vehículos GM.
Pero antes de que pudieran ejecutar sus planes de extender el autofinanciamiento a otras marcas, GMAC y su brazo de préstamos hipotecarios ResCap fueron golpeados por el agudo declive del valor y la demanda de los títulos respaldados por hipotecas residenciales.
Parecía que la compañía se dirigía a la bancarrota, pero a última hora el gobierno federal estadounidense le otorgó el estatus de holding bancario. Esto le permitió a GMAC reunir capital y permanecer con vida, pero la obligó a reorganizar su estructura de propiedad. GM debió reducir su participación con derecho a voto en la compañía a menos de un 10%. La participación con derecho a voto de Cerberus es del 14.9%.
Sin embargo, Cerberus tiene una participación sin derecho a voto de hasta el 33% de GMAC, una de muchas compañías que luchan por sobrevivir la crisis. Una vez que la economía mejore, el brazo hipotecario de Cerberus debería recuperarse junto con el mercado de la vivienda; las finanzas comerciales deberían ver una mejoría en sus negocios; y la industria de los seguros debería obtener un impulso. Y lo más importante, el negocio de autofinanciamiento será el mayor de los Estados Unidos.
Cerberus, nombrado en honor a un mítico perro de tres cabezas, comienza a parecer más un negocio de compra de acciones con nueve vidas.

Ahora ve
Al menos mil empleados de Uber piden el regreso de Travis Kalanick
No te pierdas
ç
×