Bancarrota de Chrysler, ayuda para GM

Si la reorganización de Chrysler tiene éxito, General Motors podría verse beneficiado en su proceso; GM tiene hasta fin de mes para cumplir con las exigencias del Gobierno federal.
gm  (Foto: CNN)
Chris Isidore

¿Tendrá éxito General Motors en sus esfuerzos por reestructurarse y darle vuelta al entorno automotriz en dificultades? Eso podría depender de qué tan bien vaya el proceso de bancarrota el próximo mes de su competidor Chrysler LLC.

Chrysler espera reorganizarse rápidamente a través de la bancarrota. Declaró su quiebra el jueves pasado como parte de un trato con el gobierno federal, sindicatos, algunos acreedores y el fabricante de automóviles italiano Fiat con el fin de evitar ser cerrada.

Chrysler planea vender sus plantas y activos más valiosos a una compañía nueva que será controlada por Fiat y el Sindicato Unido de Trabajadores Automotrices (UAW por sus siglas en inglés), y dejar atrás algunas plantas no redituables, algunas concesionarias y préstamos que ya no puede cubrir.

GM, que tiene hasta fin de mes para cumplir con las exigencias que le hace el Gobierno federal de recorte de costos y de producir un nuevo plan de viabilidad a largo plazo, estará viendo el proceso de Chrysler de cerca. Eso es porque GM podría acabar teniendo un camino similar a través de la corte de bancarrota.

GM podría usar la quiebra para crear una nueva compañía y cubrir sus activos valiosos, como las marcas Chevrolet, Cadillac, Buick y GMC, así como operaciones externas en otros rubros, y dejar atrás los demás compromisos de la compañía. Pero en el caso de GM, el Departamento del Tesoro tiene grandes probabilidades de acabar como accionista mayoritario.

Si Chrysler cumple con sus metas de bancarrota a lo largo de las próximas semanas, los expertos dicen que eso le daría a GM el apalancamiento que necesita en sus propias negociaciones con acreedores, con vendedores, y con sus sindicatos.

El éxito en Chrysler incluso podría hacer de la bancarrota una alternativa más atractiva para GM.

"Podría darle a GM el respaldo, el valor, el apalancamiento para empujarla hasta el límite", dijo un veterano de quiebras automotrices que pidió no ser nombrado. "También le da al Departamento de Tesoro el arrojo para poner a GM en la bancarrota, si ellos no pudiesen lograr todo lo que están buscando".

El hecho de la bancarrota de Chrysler no provocó que sus ventas se desplomaran ni llevó a problemas inmediatos para la base de proveedores; podría hacer una declaración de quiebra para GM más probable. Algunos temían que habría caídas masivas en las ventas y quiebras generalizadas de productores si un fabricante automotriz principal se fuera a la bancarrota.

"Una bancarrota de GM no sería la primera. No sería tan novedosa", dijo Scott Peltz, un director administrativo en el consultor de negocios RSM McGladrey. "Solo ese hecho hace a la bancarrota un poco más aceptable, y de algún modo más probable".

Viendo de cerca a Chrysler

Hasta ahora, los planes de Chrysler van respecto a lo pleaneado. El juez federal de bancarrota Arthur González aprobó a finales del martes un proceso de ofertas que podría identificar al comprador de los activos de Chrysler no después del 27 de mayo, días antes del límite que el Departamento del Tesoro ha puesto para que GM produzca un plan final.

Pero algunos expertos, creen que los prestamistas de Chrysler tendrán éxito en sus esfuerzos para obstruir la venta de activos a Fiat, a pesar del retroceso inicial.

El experto en bancarrotas Jeffrey Manning, director administrativo en Trenwith Securities LLP, una compañía de inversión, dijo que el hecho que el plan de Chrysler deja a los prestamistas asegurados peor parados que a los acreedores no asegurados, como los Trabajadores Automotrices Unidos, va contra prácticas largo tiempo establecidas de la ley de bancarrota y debería ser anulado por la corte.

"El juez González estaría arriesgando su excelente reputación al ignorar una gran acumulación de ley de bancarrota para apoyar el plan", dijo.

Oficiales de la administración Obama y de Chrysler continúan insistiendo que el viaje a través de la bancarrota será un viaje rápido. El alto funcionario dijo "estamos tan cerca de 100% como se puede llegar sin ser tonto al afirmar que no hay nada de riesgo"

Aun así, si los planes de Chrysler son desviados por sus acreedores y vendedores en la corte de bancarrota, le podría dar a los prestamistas y vendedores de GM el crédito y la especulación suficiente que necesitan para decir que no a las exigencias de los fabricantes de automóviles y al Departamento del Tesoro de reducir la cantidad de dinero que se les debe.

Pero otros expertos dicen que aún si las cosas salen mal en la corte para Chrysler, GM aún podría estar mejor parado en la bancarrota, ya que sus acreedores principales son titulares de deuda que tienen 27,000 millones de dólares (mdd), en préstamos no asegurados por activos de la compañía. Eso los deja en una posición mucho más débil que los prestamistas de Chrysler.

El presidente ejecutivo de GM Fritz Henderson le dijo a reporteros la tarde del martes que mientras que está siguiendo el proceso de bancarrota de Chrysler, no será la determinación final de lo que haga GM. "La vamos a ver, les puedo asegurar", dijo, añadiendo "no es como que somos compañías idénticas. Tenemos factores diferentes".

 La bancarrota de GM podría evitarse, pero aún es probable.

Los ejecutivos de administración y dirección de GM podrían pensar dos veces en usar la bancarrota para arreglar problemas si varios fabricantes principales de partes automotrices caen en la bancarrota y cierran algunas de sus plantas en las próximas semanas. Muchos en la industria aún temen que eso sucederá.

Los altos funcionarios involucrados en el rescate a la industria automotriz no comentarán lo que significará la bancarrota de Chrysler para el proceso en GM.

"Simplemente diría que lo que está sucediendo (en Chrysler) es un reflejo de la apertura del presidente a hacer decisiones difíciles y hacer lo que es necesario", dijo un alto funcionario informando a reporteros la semana pasada.

Pero en algunos aspectos, GM tiene una mayor oportunidad de tener éxito fuera de la bancarrota simplemente porque tiene el beneficio de más tiempo.

La UAW ya ha aceptado modificar sus contratos de 2007 con Ford y Chrysler. Aunque no hay un trato final del UAW con GM, Henderson dijo el martes que gran parte de lo que la compañía busca del sindicato ya ha sido acordado.

Pero GM, que ha perdido 80,000 mdd, durante los últimos cuatro años y se espera reporte una pérdida de 7,000 mdd, para el primer trimestre la mañana del martes, aún enfrenta una dura pugna con vendedores y titulares de deuda.

Chrysler anunció grandes recortes en su red de concesionarias cuando declaró su bancarrota. Y GM anunció la semana pasada planes de que estaba acelerando sus planes para dejar concesionarios. Ya ha comenzado a notificar a algunos de los concesionarios que quiere soltar mientras busca recortar el número de concesionarios por 42%, hasta 3,600 antes del próximo año.

Como les vaya a los concesionarios de Chrysler en la corte de bancarrota probablemente tendrá un gran impacto en cuántos concesionarios de GM aceptan la oferta de compra de la compañía el próximo mes, dijo Bob Schulz, el analista principal de crédito automotriz para Standard & Poor's. Eso es porque hay severas leyes estatales de franquicias que protegen a los concesionarios que nunca antes han sido realmente probadas en la corte de bancarrota.

Pero el problema más grande podrían ser las negociaciones con los titulares de deuda de GM. Hasta ahora, han rechazado un plan que los dejaría con acciones de GM con valor de sólo una fracción de los 27,000 mdd, que se les deben.

Mientras que Chrysler pudo obtener un intercambio similar de acciones por crédito de sus principales prestamistas, también fue capaz de ofrecerles dinero en efectivo. Y los únicos prestamistas a los que Chrysler convención de aceptar ese trato fueron bancos principales como JPMorgan Chase y Citigroup, que han recibido miles de millones en apoyo del gobierno en meses recientes.

Los hedge funds y otros prestamistas que no han recibido ayuda federal han rechazado el intercambio, dando lugar a la bancarrota. Y esos prestamistas son los que más duro están combatiendo en la corte de bancarrota los planes de Chrysler de venderle activos a Fiat.

En el caso de GM, solo una pequeña fracción de sus deudas se cree son de los bancos principales que han recibido dinero de rescate. Aproximadamente 20% de la deuda, o 6,000 mdd, es de inversionistas individuales, como personas retiradas, que ya han comenzado a reunir apoyo político contra la oferta que les hizo GM.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Aún Henderson dijo que ganar el consentimiento necesario de los titulares de deuda será "una labor difícil". Esa es la razón que cree que la bancarrota es el camino más probable para GM.

 

Ahora ve
Rescatistas japoneses salvan a un perrito que pasó cinco días bajo los escombros
No te pierdas
×