Editoriales aprenden la lección digital

Las editoriales buscan evitar los errores que cometieron las discográficas con la música digital; pretenden conservar los libros en papel y añadir un valor extra con los contenidos electrónicos.
NUEVA YORK (CNN) -

Las editoriales están aprendiendo de los problemas de las discográficas para hacer rentable la música en Internet y luchar contra la piratería, pero los llamados libros electrónicos añadirán valor al sector y no reemplazarán a los libros en papel, señalaron expertos.
En medio de una recesión económica mundial, el sector editorial también intenta afrontar la creciente demanda para contenidos en línea, impulsada por avances tecnológicos como los lectores electrónicos Kindle, de Amazon.com, y Reader, de Sony.
Pero está aprendiendo de las discográficas, que han visto cómo los aficionados dejan las ventas físicas para optar por las digitales y han presentado innumerables demandas para luchar contra las páginas que permiten compartir música de manera gratuita, al tiempo que intentan hacer que la distribución digital sea rentable.
"Nuestro objetivo no es darle una paliza a la industria de la música (...), pero dicho eso, desde luego la fastidiaron", dijo Andrew Albanese, editor de reportajes de Publisher's Weekly, en un debate sobre este asunto en la feria Book Expo America, celebrada recientemente en Nueva York.
Chris Anderson, redactor jefe de la revista Wired, dijo en el debate que Internet rompió el modelo tradicional de distribución física para la música y que ha hecho lo mismo para el mundo editorial.
Pero aunque la popularidad del formato musical MP3 supone un rechazo de los aficionados a los discos compactos, "la diferencia es que con los libros no hay nada malo, el libro no es un medio que resta valor sino que añade valor", agregó.
"Con el tiempo, (los libros electrónicos) tenderán a enriquecer y contribuir al éxito del libro, en lugar de reemplazarlo", señaló.
Jared Friedman, cofundador de la página de publicación Scribd, dijo que es importante que las editoriales fomenten un mercado más competitivo.
"Está claro que va a haber demanda suficiente para libros distribuidos como contenido digital", señaló. "Si gestionamos la transición correctamente, el modelo electrónico podría resultar mejor que el modelo en papel", agregó.
Sin embargo, el presidente ejecutivo de Penguin en Estados Unidos, David Shanks, y la presidenta Susan Kennedy se mostraron reticentes ante la piratería en los libros digitales. Penguin es propiedad del grupo editorial británico Pearson.
"Lo que más miedo da es esto que opinan algunas personas de que todo debería ser gratis", declaró Kennedy a Reuters en la Book Expo.
Shanks añadió: "La piratería es una cuestión que nos preocupa. La industria todavía opina que necesitamos algún tipo de gestión de derechos digitales (...) y eso está evolucionando".
Oren Teicher, próximo presidente de la Asociación de Vendedores de Libros de Estados Unidos, dijo que uno de los retos clave será la creación de plataformas abiertas que permitan a todos los minoristas vender libros.
"Hay lecciones muy claras, y somos muy conscientes de intentar evitar lo que pasó en la industria de la música", señaló a Reuters. "El reto es incorporar todos los nuevos modos mediante los que la gente accede a la información y seguir siendo relevantes en ese diálogo", afirmó.

Ahora ve
Así luce la ciudad siria de Raqqa: libre de ISIS, pero en ruinas
No te pierdas
×