Santander deberá frenar su expansión

El banco español está enfocándose en asimilar sus compras recientes en Reino Unido, Brasil y EU; Santander requiere estabilizarse en su mercado doméstico antes de lanzarse por más adquisiciones.
Santander  (Foto: CNN)
MADRID (CNN) -

El banco español Santander deberá contener en el corto plazo sus ambiciones de expansión para centrarse en la integración de sus compras recientes, pero no se descarta que vuelva buscar oportunidades de crecimiento el próximo año en Europa del Este, México y Estados Unidos.
Analistas dicen que el grupo, que no se vio contaminado por los activos tóxicos que afectaron al resto de sus competidores en Europa durante la crisis del mercado crediticio, tiene sus manos ocupadas en lidiar con las crisis económicas en España, Reino Unido y Gran Bretaña.
"No son los problemas de capital los que han llevado al banco a detener sus compras ahora. Son los problemas del mercado doméstico al adentrarse España con una mayor profundidad en la recesión, con mayores tasas de morosidad y aumento de paro. Santander necesita poner su casa en orden", dijo Nuria Álvarez, analista de Renta 4.
Gracias a una rigurosa supervisión del Banco de España, Santander evitó el daño provocado por unos complejos instrumentos financieros respaldados con garantías hipotecarias, lo que le permitió aprovecharse de un fuerte nivel de capital y de liquidez para hacerse con activos a buen precio en Reino Unido, Estados Unidos y Brasil.
Pero Santander podría enfrentarse a algunos desafíos en los mercados británico y estadounidense, donde está muy expuesto a economías con un fuerte grado de apalancamiento y al mercado inmobiliario, al igual que en España.
La tasa de morosidad de Santander se situó a fines de marzo en el 2.8%, en comparación con un incumplimiento del 3.4% del sector en España.
Pero HSBC Global Research ya está descontando un incremento trimestral adicional de entre el 20 y el 25% de la morosidad en el 2009.
Santander cuenta ahora con una gran presencia en Reino Unido tras aprovechar la crisis mundial para integrar la entidad hipotecaria Alliance & Leicester (A&L) y los depósitos y sucursales de Bradford & Bingley (B&B) en Abbey, adquirida en noviembre del 2004.
Reino Unido aportó en el 2008 un 14% de las ganancias y un 16% de los ingresos del grupo Santander.
El primer banco español también ha reforzado su negocio bancario en Brasil tras adquirir el Banco Real a ABN Amro en el 2007, además ya controla en su totalidad el banco estadounidense Sovereign tras comprar el 75% de la entidad a fines del año pasado.
"Estas no son adquisiciones triviales. Son activos significativos en mercados grandes", dijo Geoff Dawes, analista bancario de Fox Pit Kelton.
Temor a compras provoca descuentos
Santander cotiza con un descuento del 25% respecto del sector bancario europeo a un año vista, lo que podría ser un indicador del descontento de los inversores con su estrategia agresiva de adquisiciones o una inquietud por movimientos futuros.
Las adquisiciones llevadas a cabo durante los últimos 18 meses ya le han costado alguna digestión pesada, como mostró su sorprendente ampliación de capital por 7,000 millones de euros en noviembre del año pasado, según Álvarez.
Pero los analistas consideran que la compañía ha realizado una gestión razonable de sus adquisiciones hasta ahora.
"Lo positivo de Santander es que se ha seguido centrando en su nicho de banca minorista y que ya está presente en el Reino Unido. El mayor desafío podría ser Sovereign", según Dawes.
Santiago López, analista de Crédit Suisse, explicó recientemente que Santander había conseguido darle la vuelta con éxito a Abbey, en el que podía haber mayores sinergias "a la vuelta de la esquina".
"Asimismo, esperamos una mejora material en los negocios que Santander tiene en Brasil tras la compra de Banco Real," agregó.
Santander se ha beneficiado de haber entrado relativamente pronto en Brasil, algo que es visto con mayor atractivo en este momento que otros mercados de Latinoamérica.
El crecimiento de ganancias se producirá de la mano de la penetración crediticia, unos menores requisitos de reservas y recortes de costos.
Santander ha dicho que espera ahorrar 2,700 millones de reales en el transcurso de 2011 con la adquisición de Real.
Próximo paso de Botín
El mercado ya se está preguntando adónde dirigirá el presidente de Santander, Emilio Botín, sus ambiciones de crecimiento, una vez que haya hecho la digestión.
"Considero que todavía hay algunos lugares de Europa del Este donde al Santander le gustaría estar", dijo Carlos Peixoto, analista de BPI.
Adquisiciones selectivas en el área de consumo, en México y probablemente en Estados Unidos para desapalancarse en las actuales operaciones también son probables, mientras que Asia, donde su principal competidor europeo, HSBC, se ha expandido exitosamente, es otro objetivo probable.
A fines de marzo, el relación de capital estructural (mide el nivel de solvencia de la entidad) de Santander se situó en el 7.3%, en comparación con el 6.4 de BBVA y el 6.7% de Barclays.
Por su parte, HSBC fortaleció su relación de capital Tier-1 al 8.5% en marzo gracias a una ampliación de capital.
"Si Santander compra cualquier cosa, sería a través de una nueva emisión de acciones tal como hizo con Sovereign. No es una cuestión de no tener efectivo (...) es que es más dañino incrementar su ratio de deuda que realizar un canje de acciones", dijo Peixoto.
"Los accionistas de Santander siempre se quejan pero al final siempre respaldan a Botín. Se quejaron sobre la ampliación de capital del año pasado, pero al final fue íntegramente suscrita", dijo un gestor de fondos estadounidense.

Ahora ve
Legisladoras demócratas piden investigar a Trump por denuncias de acoso
No te pierdas
×