CEOs bancarios se quedan en sus puestos

Los analistas creen que ningún alto ejecutivo de los bancos de EU será despojado de su cargo; opinan que los reguladores evitarán estas medidas para no agitar más a los mercados.
Ken Lewis, CEO Bank of America  (Foto: AP)
David Ellis
NUEVA YORK -

El Gobierno obligó al ex director ejecutivo de General Motors, Rick Wagoner, a retirarse de su cargo a principios de año, pero al parecer, los altos ejecutivos bancarios lograrán evitar pasar por la misma situación. El mes pasado, los reguladores de la industria bancaria le ordenaron a los diez bancos que necesitaban recaudar más capital como resultado de las revisiones gubernamentales de las pruebas de estrés, revisar sus altos puestos administrativos y miembros de la junta para asegurarse de que tienen a las personas adecuadas al mando para navegar en la recesión.

El próximo lunes vence la fecha para entregar una evaluación a los reguladores.

En las semanas previas al anuncio de los resultados de las pruebas de estrés, se especulaba sobre el destino de dos directores ejecutivos: Vikram Pandit de Citigroup, y Ken Lewis de Bank of America. Lewis ya perdió su puesto como director después del voto de accionistas de la última junta de inversionistas del año pasado.

Para su suerte, el mercado de acciones, y las acciones bancarias en particular, ha disfrutado de un alza saludable durante los últimos tres meses gracias a las expectativas de recuperación económica. Una economía en recuperación normalmente significa menos pérdidas por préstamos para los bancos.

Por ejemplo, Bank of America dijo el martes que ya había recaudado 33,000 millones de dólares en capital y "superaría fácilmente" los 33,900 millones de dólares que el gobierno pidió como objetivo. Otros bancos, incluyendo a Morgan Stanley y al gigante regional PNC ya cumplieron (o superaron) los requerimientos de las pruebas de estrés de los reguladores.

Así que, aunque los directores ejecutivos de los principales bancos permanezcan bajo un severo escrutinio por los errores cometidos antes y durante la crisis crediticia, los analistas de la industria no prevén más sacudidas importantes en la administración. 

Karen Shaw Petrou, socia gerencial de la empresa de investigación Federal Financial Anaytics Inc. en Washington, dijo que probablemente los reguladores ya perdieron las intenciones políticas de demandar a los altos ejecutivos de algunos bancos dados los recientes esfuerzos de recaudación de capital y otras muestras de mejoría en la economía estadounidense.

"No creo que estén planeando hacer cambios ya que no hay nuevos problemas significativos en las instituciones más problemáticas", dijo. 

Al mismo tiempo, remplazar a un director ejecutivo nunca es fácil, sobre todo cuando la industria sigue muy tensa y el grupo de candidatos no sólo disponibles, sino también capaces, no es muy convincente; esto por no mencionar las señales de riesgo que los reguladores lanzan al mercado, que aún continúa extremadamente sensible, al despedir a un director ejecutivo de uno de los principales bancos.  

"Se trata de no querer agitar el sistema", como dijo el analista de investigación de Standard & Poor's, Stuart Plesser. "Las cosas podrían complicarse otra vez".

Los reguladores bancarios generalmente muestran aversión a hacer llamados públicos en busca de cambios en las instituciones que supervisan aún cuando la Casa Blanca ya ha estado dispuesta a hacer cambios entre los ejecutivos durante las administraciones de Bush y de Obama.

Obama quitó de su puesto a Wagoner en marzo porque la administración creía que el ex ejecutivo de GM no contaba con un plan adecuado y viable a largo plazo para el fabricante de autos que ahora está en bancarrota.

El presidente Bush también mostró cierta renuencia a actuar cuando la crisis financiera se intensificó el otoño pasado, mientras que los altos ejecutivos de la aseguradora AIG y los compradores hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac fueron despedidos una vez que el gobierno se involucró para rescatarlos.

Pero Charles Elson, director del Centro Weinberg para el Gobierno Corporativo de la Universidad de Delaware, sugirió que los reguladores podrían intentar presionar a los bancos a realizar algunos cambios en su junta corporativa en vez de actuar sobre los rangos administrativos más altos.

Algunos analistas bancarios lidian con el hecho de que el gobierno ya está manipulando el escenario de los bancos que ya recibieron una gran cantidad de apoyo por parte de los contribuyentes.

La semana pasada, el director de Bank of America, Temple Sloan, se retiró debido a las críticas de los accionistas por haber defendido la decisión de Lewis de adquirir la empresa de correduría en problemas, Merril Lynch, el otoño pasado. Hay informes de que otros directores de Bank of America podrían acompañarlo en su desempleo. 

Sloan, que había estado en la junta desde 1996, no es un veterano de la industria bancaria; es el fundador de una distribuidora de autopartes líder.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sloan está lejos de ser el único miembro de la junta de un banco importante que no se ha ensuciado las manos en el negocio de los préstamos. Muchos accionistas activistas y analistas creen que la falta de experiencia bancaria de muchos miembros de la junta ayuda a conformar el estado general de muchos bancos en problemas.   

Si se aproximan cambios en el personal, los reguladores podrían ofrecer su propio séquito de candidatos o presentar una lista de requisitos y cualidades que esperan ver entre los nuevos miembros de la junta de los grandes bancos, como dijo Elson.

Ahora ve
Teomirn, el primer profesor de piano que enseña con realidad aumentada
No te pierdas
ç
×