EU acierta en el uso del TARP

La Reserva Federal estadounidense se rehusó a comprar activos en problemas con dinero del TARP; es una de las decisiones más inteligentes que pudo tomar. Conoce por qué.
Allan Sloan
NUEVA YORK -

Algunas veces, la mejor inversión es la que no se hace. Este es el caso de una de las inversiones más grandes de Estados Unidos: 700,000 millones de dólares del Programa de Alivio para Activos en Problemas (TARP, por sus siglas en inglés), el cual fue autorizado por el Congreso el pasado octubre para ayudar a combatir el derrumbe financiero.

La decisión más inteligente que el Departamento del Tesoro ha tomado es no comprar activos en problemas con ese dinero. En vez de hacerlo, usó la mayor parte de ese dinero para comprar acciones preferenciales en bancos para reforzar su capital.

Hubo gritos cuando el Departamento del Tesoro cambió sabiamente de opinión en noviembre; los críticos dijeron que estaban dando "gato por liebre" porque el Congreso antes de la llegada de Obama jamás habría aprobado el plan del gobierno para comprar acciones de propiedad en los bancos, pero privarse de comprar activos resultó ser la decisión correcta.

Ciertamente, el TARP no ha funcionado a la perfección; entre otras cosas, el Departamento del Tesoro se ha excedido en los subsidios a las instituciones no bancarias como GM y AIG, y utilizó el estatus del TARP para indicarle a los bancos cómo llevar su negocio y cómo pagarle a sus empleados. Pero estos problemas son triviales si se comparan con los que habrían surgido si el Departamento del Tesoro hubiera intentado comprar activos en problemas de los bancos y aseguradoras a un precio justo para los contribuyentes y no lo suficientemente alto como para llevar a sus vendedores a la bancarrota.

¿Cómo puedo afirmar algo de un programa que nunca fue lanzado? Viendo los problemas en los que la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC, por sus siglas en inglés), de la Reserva Federal y del Departamento del Tesoro se han metido al intentar establecer un Programa Público Privado de Inversiones (PPIP, por sus siglas en inglés)  para comprar activos en problemas.

Se supone que el PPIP (no podemos esperar buen gusto por parte del gobierno si en inglés se pronuncia /pipip/) evitaría el problema del Departamento del Tesoro de tener que fijar precios justos en los activos de las instituciones que intenta ayudar. Pero aún sin este problema, al programa se le está dificultando ponerse en marcha, tanto que probablemente no aparezca en meses, si no es que nunca.

El programa del FDIC, al que le competen préstamos enteros, está en pausa. El programa de la Reserva Federal y del Departamento del Tesoro, al que le competen valores respaldados por hipotecas, se mueve más lento de lo esperado. 

La idea es darle a los inversionistas públicos como el Departamento del Tesoro y los fondos estatales de pensiones la oportunidad de obtener ganancias de la experiencia de los inversionistas privados, quienes dejarán que el Departamento del Tesoro y otros igualen sus inversiones dólar por dólar, a cambio de la oportunidad de comprar activos con descuentos bruscos con un financiamiento generoso que el gobierno puso a su disposición.

Es un concepto ingenioso: dejas que el capital privado fije el precio y las entidades públicas invierten de forma paralela y obtienen el 50% de las ganancias. Para asegurarse de esto, el gobierno asumiría la mayor parte del riesgo porque estaría presionado tanto por los préstamos (85% del precio de adquisición de los activos) como de la mitad del capital (otro 7.5%). Pero los inversionistas privados tendrían que sufrir una limpia total antes de que los préstamos le cuesten algo al gobierno (dando un incentivo serio a los compradores públicos para que no paguen de más). Por otro lado, el gobierno no habría fijado esas limitaciones.

El programa se ha enredado en dudas sobre si permitirle a los bancos que han pedido fianzas participar en este juego (hablando de "dobletear"...), sobre si se le pondrá un tope a los inversionistas que pagan para obtener una ventaja, y sobre si es correcto permitir que Wall Street, que hizo una fortuna de todo este desastre, haga una fortuna adicional al limpiarlo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Claro que sería agradable que los bancos y las compañías de seguros liberaran préstamos para vivienda y valores respaldados por hipotecas a precios razonables (aunque ya no se sabe lo que "razonable" significa). Este podría no ser el fin del mundo si las instituciones mantuvieran estos activos por algunos años para ver cómo salen las cosas.

Para muchos de nosotros, nuestra mejor inversión fue la que nunca hicimos, como no arriesgarnos con las acciones de GM o Lehman. Para el gobierno, la mejor inversión fue no comprar activos en problemas por sí mismo, y esto es definitivo.

Ahora ve
Donald Trump reaviva con Marshawn Lynch su polémica con la NFL
No te pierdas
×