Congreso EU busca más pruebas de estrés

El Panel de Revisión del Congreso dijo que el aumento del desempleo podría afectar más a los bancos; los guardianes gubernamentales pidieron nuevos y más rígidos exámenes para las firmas financieras.
elizabeth-warren-panel-revisor-rescate-CNN.jpg  (Foto: CNNMoney)
David Ellis
NUEVA YORK -

Los bancos a los que el Gobierno aplicó pruebas de estrés a principios de este año deberían someterse a otra ronda de pruebas, como dijo un grupo de guardianes gubernamentales el martes, motivados por las señales que indican que la economía estadounidense se deteriora más rápido de como se esperaba en un principio.

En su último informe a los legisladores, el Panel de Revisión del Congreso señaló que el informe de desempleo del mes de mayo era una señal de que las pruebas de estrés no eran lo suficientemente rígidas.  

Aún cuando el ritmo del desempleo bajó durante el mes, la tasa de desempleo subió a 9.4%, el punto más alto de los últimos 26 años. Los reguladores bancarios que diseñaron las pruebas de estrés dijeron que en el "peor" de los casos, la tasa de desempleo llegaría a 8.9% en 2009.

"Las cifras de desempleo para 2009 ya sobrepasaron al "peor" de los casos que se habían planteado, sugiriendo así que las pruebas deberían repetirse", como indicó el informe.

Las pérdidas por préstamos de los bancos tienden a llevar un registro de la tasa de desempleo ya que a los consumidores desempleados frecuentemente se les dificulta mantenerse al corriente con sus pagos, incluyendo sus préstamos automotrices, hipotecas y tarjetas de crédito.

Con la esperanza de medir el alcance de algunas de esas pérdidas, así como de identificar qué instituciones podrían necesitar apoyo adicional, los reguladores bancarios lanzaron en febrero un programa de pruebas de estrés para los 19 bancos más grandes del país.

Todos los prestamistas que participaron fueron declarados solventes cuando los resultados de las pruebas de estrés se anunciaron el mes pasado. Aún así, se dijo que diez de esos 19 tenían un déficit de capital de 75,000 millones de dólares y como resultado se les ordenó recaudar fondos. 

A la cabeza del grupo se encontraba Bank of America, con un déficit de 33,900 millones de dólares. Se anunció que Wells Fargo y Citigroup necesitaban 13,700 millones y 5,500 millones de dólares respectivamente.

Como parte del programa, los reguladores pusieron a consideración dos posibles situaciones económicas en las que podrían encontrarse los portafolios de préstamos de los bancos, incluyendo una "adversa" para 2010.

Algunos críticos han expresado su preocupación sobre los presupuestos económicos que usaron los reguladores, incluyendo los del desempleo, los cuales no fueron lo suficientemente rigurosos.

Aún así, los reguladores han defendido sus proyecciones. Si se mostraban bastante severos, las autoridades habrían temido no sólo que los bancos se mostraran taimados ante los resultados, sino que muchos prestamistas se vieran rodeados de un capital excesivo.

El Panel de Revisión del Congreso cuestionó en su informe del martes si esas proyecciones preveían lo suficiente a futuro, pues existe especulación sobre un alza en las moras de préstamos estatales después de 2010.

El Panel, el cual da un informe mensual al Programa de Alivio para Activos en Problemas (TARP, por sus siglas en inglés), también pidió más transparencia en cuanto a las pruebas de estrés. 

El Panel sugirió específicamente que los reguladores dieran a conocer mayores detalles sobre la metodología detrás de las pruebas,  para que los analistas pudieran cotejar los resultados y usarlos para analizar las condiciones bajo las que se encuentran otros bancos.

Esto será un punto clave ya que se espera que muchos bancos obtengan la aprobación de los reguladores para redimir las acciones preferenciales que recibieron del gobierno como parte del TARP.

"Debido a que las instituciones buscan pagar los préstamos del TARP, la transparencia también será un asunto clave, tanto para evaluar la fuerza de estas instituciones como para asegurar que el proceso por el que se realizan estos préstamos sea justo", como señaló el informe.

Tomando en cuenta estos hallazgos, el panel de cinco miembros encabezado por la presidenta Elizabeth Warren, recomendó que los bancos permanezcan sujetos a las pruebas de estrés del Gobierno mientas tengan activos tóxicos en sus libros.

El Panel también advirtió que los bancos no deberían ser obligados a participar en "ventas calientes" de activos, lo cual requeriría potencialmente de la inversión de más dinero de los contribuyentes. En vez de eso, los bancos deberían ser más flexibles para asimilar "el valor real de esos activos", como señaló el Panel en su informe.

No quedó claro si esos comentarios iban dirigidos al Programa Público Privado de Inversiones (PPIP, por sus siglas en inglés), el cual pretendía purgar algunos de los activos tóxicos del balance general de los bancos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Parte del programa, el cual lidia con los llamados "préstamos por legado", fue archivado la semana pasada por la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC, por sus siglas en inglés) después de que los bancos recaudaran una cantidad impresionante de capital en las últimas semanas.

 

Ahora ve
Trump quiere enviar hombres a la Luna, como paso previo a llegar a Marte
No te pierdas
×