Los baches en el camino de Ford

La automotriz de Detroit se colocó como la más fuerte en EU tras los problemas de GM y Chrysler; la endeudada Ford podría verse en serios problemas con el regreso de estas compañías al mercado.
ford  (Foto: CNN)
Chris Isidore

Durante gran parte del año pasado, Ford Motors fue el fabricante de autos más fuerte de Estados Unidos. Con Chrysler ya fuera de la bancarrota y General Motors a unas seis semanas de salir de la misma, Ford podría encontrarse en la posición más débil dentro del grupo de los Tres Grandes. 

El problema para Ford es que su fuerza fue sólo relativa con respecto a los grandes problemas de GM y Chrysler. Ford no se hizo de sus reservas de efectivo gracias a sus ganancias, sino por haber hipotecado gran parte de los activos de la compañía antes de que la crisis crediticia de 2008 recortara el financiamiento de los otros fabricantes de autos.

Esta cantidad de efectivo le dio a Ford la habilidad de salir de la caída libre de la venta de autos sin tener que recurrir al gobierno por ayuda, al menos hasta el momento. Pero esto también le dejó a Ford una deuda de 32,000 millones de dólares al final del primer trimestre, según sus libros. 

GM y Chrysler están usando el proceso de bancarrota para deshacerse de gran parte de su propia deuda lo más rápido y barato posible, por lo que Ford pasó de ser el fabricante de autos con mayor efectivo en la mano al más endeudado en sus cuentas. 

GM tendrá solo 17,000 millones de dólares en deuda si puede concluir con su plan de salir de la bancarrota. Chrysler dejó la bancarrota con dos nuevas particularidades: cerca de 11,000 millones de dólares en deuda y con un nuevo socio, el fabricante italiano Fiat.

Ford tampoco ha sido capaz de reducir su capacidad de producción ni su gigantesca red de concesionarias, como lo han hecho Chrysler y GM durante la reorganización tras su bancarrota.

Las autoridades de Ford insisten en que la compañía mantiene una posición competitiva fuerte comparada con sus rivales de los Tres Grandes, a pesar de toda la ayuda que obtuvieron del gobierno y de las cortes de bancarrota. 

"No sabemos cuáles serán las implicaciones, pero de lo que estamos seguros es de que nos gusta nuestra posición", dijo el presidente de Ford, Bill Ford, en una conferencia en Detroit el pasado lunes.

Otros temen que los niveles de deuda de Ford se vuelvan la misma carga que afectó a GM y a Chrysler antes de solicitar su bancarrota.

 "Es un asunto muy importante ...GM y Chrysler están mostrando cómo se pueden resolver las cosas, al estar en bancarrota se amplía su horizonte de posibilidades para salir de ésta",  dijo David Cole, presidente del Centro de Investigación Automovilística, un grupo de expertos de Michigan.

Otros expertos de la industria dicen que aun si Ford pudiera manejar su nivel de deuda, pronto se verá en la necesidad de una fianza o una posible bancarrota si las ventas de autos no empiezan a subir el próximo año.

"El apalancamiento es una preocupación, pero no la principal. Lo más preocupante son el bajo nivel de ventas y el desperdicio de capacidad", dijo Gregg Lemos-Stein, analista de crédito de la empresa calificadora Standard & Poor's, quien calificó el nivel de deuda corporativo de Ford como CCC+, conocido como una "seguridad tóxica".

Lemos-Stein dijo que aunque la empresa tenga un mejor nivel de liquidez que la competencia, "tiene un presupuesto limitado, especialmente cuando se espera que la salida de dinero continúe".

Aún así, algunos expertos creen que a Ford le espera un mejor futuro que a la competencia, porque tiene una mejor línea de vehículos tanto en existencia como en productos que saldrán a la venta.

Mientras GM está ocupado tratando de opacar a las marcas más débiles y Chrysler está dejando de manufacturar tractores para dedicarse a la producción de autos más pequeños, Ford ya se adaptó a las cambiantes demandas de los consumidores.

Libby dijo que el desarrollo de productos en GM y Chrysler sufrió debido a la necesidad de cortar costos en los últimos meses. Esto podría hacer que Ford tenga productos más nuevos y atractivos durante los próximos años. 

"Nadie les puso una pistola para forzarlos a cambiar", agregó Subroto Banerjee, socio de la empresa de investigación de negocios Frost & Sullivan. "Han actuado con mucha inteligencia, sin todos los problemas y distracciones que tuvo este proceso en GM y Chrysler."

Libby admitió que algunas de las ganancias que Ford ha obtenido del mercado en los últimos meses se debieron a que los compradores estaban preocupados por los futuros prototipos de GM y Chrysler.

Si estas preocupaciones no son atendidas durante su corta estancia en la bancarrota, Ford perderá una ventaja de mercadeo con la que ya contaba.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Las tres empresas que representan la competencia en Detroit están enfrentando los problemas que llevó a la industria estadounidense a su crisis actual: una economía débil, una picada histórica en el nivel de ventas de autos, y una tendencia de décadas a perder su participación en el mercado ante los importadores como Toyota Motor y Honda.

Así que aún si Ford sigue siendo más fuerte que GM o Chrysler, es posible que no sea lo suficientemente fuerte como para resistir la contracorriente de estos tres potentes vientos.

Ahora ve
SpaceX lanza satélites que ayudarán a la navegación de aviones comerciales
No te pierdas
ç
×