La última entrevista con Harp Calderoni

Expansión habló con el empresario en diciembre pasado sobre los secuestros y la inseguridad; Grupo Martí sufrió dos tragedias en 13 meses: el asesinato de Fernando Martí y la muerte de Harp.
alfredo harp calderoni  (Foto: Duilio Rodríguez)
Bárbara Anderson
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Grupo Martí y sus dueños han sufrido dos grandes tragedias en 13 meses: en junio de 2008 fue secuestrado y asesinado Fernando Martí, el joven hijo de Alejandro Martí. Este domingo 5 de julio, falleció de un sorpresivo y fulminante infarto Alfredo Harp Calderoni, hijo de Alfredo Harp Helú. Los Harp habían comprado parte de Grupo Martí a inicios de 2008 y trabajaban codo con codo con los Martí para expandir la red de gimnasios y tiendas deportivas en México.

Cuando la revista Expansión nombró a Alejandro Martí "Personaje del Año" en su edición de diciembre de 2008, para reconocer el trabajo del empresario en la búsqueda de una mayor seguridad pública en el país, hablamos con Alfredo Harp Calderoni, para conocer sus impresiones sobre temas como el secuestro y la inseguridad.

Estos son extractos de la última entrevista que Harp Calderoni concedió a Expansión a finales de 2008.

El secuestro de Fernando Martí

Fue muy duro, fue durísimo. Lo primero que hicimos fue por supuesto acompañar a su familia.

En Grupo Martí no queríamos dar mucha información al personal, pero lo que sí se comentó es que estábamos pasando una situación difícil y la mejor manera de ayudar a Alejandro y estar con él es echándole más ganas al trabajo.

Teníamos que hacer ‘business as usual' , un ‘aquí no pasa nada' y que todo el mundo siguiera trabajando igual.

La figura de Alejandro Martí

Alejandro se convirtió en una figura: Si antes era público, se volvió mucho más público.

Con las dos frases que dijo: "no me voy del país" y "si no pueden, renuncien", la gente se solidarizó.

Nadie va a olvidar esas frases, y los políticos menos.

Para él lo mas importante ahora es todo lo que está detrás del crimen de su hijo.

Cuando él llega a su soledad está muy mal, nunca se le va a pasar, nunca se le va a olvidar en la vida.

Pero él personalmente quiere enfocarlo para algo positivo, algo para cambiar este país. Eso es lo que él ahora quiere empujar más: cambiar su país.

El secuestro de Alfredo Harp Helú (en 1994)

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Cada caso es diferente. Sobre todo más cuando se trata de un niño. De un hijo a un padre es una situación muy complicada, pero de un padre a un hijo no tiene nombre.

Lo que nosotros tratamos es de estar cerca de él siempre; de darle el mejor consejo posible en cuanto a lo que nosotros sentíamos.

Ahora ve
Elmo, de Plaza Sésamo, visitó un campamento de refugiados en Jordania
No te pierdas
ç
×