¿Envidia? Gigante, con cash… y sin deuda

A un año del traspaso de 197 tiendas a Soriana, el Grupo de Ángel Losada tiene 4,755 mdp en caja; directivos arman una estrategia para planear nuevos negocios y reestructurar la organización.
Gisela Vázquez

"¿Quién les dio el tip de vender poco antes de la hecatombe financiera?", es la pregunta recurrente que hacen los financieros en tono de broma al equipo cercano de Ángel Losada Moreno, presidente del consejo de administración de Grupo Gigante.

Y cómo no van a preguntar, si a un año del traspaso de 197 tiendas Gigante a Soriana la ganancia es palpable. En términos de múltiplos, la venta representó 9.4 veces el EBITDA (generación de flujo de efectivo). Lo mismo ocurrió cuando vendieron 50% de RadioShack, y recibieron más de 10 veces el EBITDA. En etapa de poscrisis, lo usual son múltiplos de tres veces.

Ambas operaciones le dejaron a Losada Moreno 4,755 millones de pesos (mdp) en caja y una deuda mínima de sólo 90 mdp. "Pocas empresas pueden decir: tengo dinero, tengo negocios viables y no tenemos derivados", presume Sergio Montero, director corporativo de Grupo Gigante. En efecto, son la envidia del mercado, pero ¿qué van a hacer con ese dinero?, ¿hacia dónde caminará la empresa luego de que se deshizo de su core business que le arrojaba el 85% de los ingresos totales? Para ello, Losada creó un comité consultivo para elaborar un plan estratégico.

La primera orden que dio este comité en mayo pasado fue: consolidar los negocios en marcha y hacerlos crecer. "Cautela, selectividad y rentabilidad" ante nuevas oportunidades de negocio, fue la segunda sugerencia. "Estamos detectando oportunidades para hacer algo (tan grande) como Bimbo o Lala", asegura Montero. No revela más, pero dice que se concentrarán en los sectores de comercio especializado, servicios e inmobiliario. Puede ser una compra total o un joint venture 50-50.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

reinas-del-efectivo.jpg

El plan estratégico, elaborado a cinco años, también incluye una reestructura organizacional. De ahora en adelante, Grupo Gigante estará divido en dos áreas: una corporativa y otra operativa. Los actuales directivos asumirán nuevos roles. "El fin es tener una estructura más plana y funcional", precisa Sergio Montero. Éste es el nuevo rostro de la compañía. Dejó atrás su pasado. Su jugada fue perfecta. "Se deshizo de esas tiendas de autoservicio viejas y mal surtidas pero seguirán cobrando renta", comenta Raquel Moscoso, analista de Ixe Casa de Bolsa.

Ahora ve
Maduro obliga a gobernadores electos a subordinarse a la Asamblea Constituyente
No te pierdas
×