¿Por qué se congeló el capital privado?

Las firmas de capital privado con grandes cantidades de efectivo no están realizando nuevas compras; la causa es que están intentando hacerse cargo de las compañías que adquirieron antes de la crisis.
dinero-portafolio-negocio-acuerdo-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)

Si los mercados crediticios fueron un iceberg todo el año pasado, el negocio de capital privado estuvo tan congelado como un sólido glaciar prehistórico. Los gigantes compradores como KKR, Blackstone y Bain Capital (quienes hace sólo un par de años competían uno contra otro bajo lineamientos mensuales con nuevos acuerdos gigantescos) han estado en una hibernación virtual desde hace meses.

En la primera mitad de 2009, sólo 24,000 millones de dólares se completaron a nivel mundial en lo que a acuerdos respecta; esta cantidad se compara con los 131,000 millones de dólares del año pasado y con la sorprendente suma de 528,000 millones de dólares acumulados por acuerdos en 2007. El total de la primera mitad de este año es el más bajo desde 1996, cuando la industria de las adquisiciones era mucho más pequeña. Sólo se extendieron tres préstamos para financiar las adquisiciones apalancadas en junio, el número más bajo desde 1985, según Dealogic.

Aún así, en las últimas semanas el mercado de acciones ha comenzado a tener un repunte y ha bajado el precio de los préstamos, por lo que es natural preguntarnos si el mercado de adquisiciones volverá a tener una presencia importante.

No estén tan seguros, como dicen los conocedores de la industria. Las empresas de capital privado aún están en las primeras etapas del deshielo.

La asimilación de los acuerdos del último ciclo

El problema no es que las empresas no tengan dinero para gastar. De hecho, según una investigación de la empresa de investigación de capital privado, PitchBook, la industria tiene un estimado de 400,000 millones de dólares de dinero recaudado pero aún no invertido.

La razón por la que los acuerdos no regresarán con fuerza es porque las empresas de capital privado siguen muy ocupadas intentando digerir a las compañías que se engulleron durante los años de plenitud. 

"El negocio ha cambiado de forma radical", como dijo John Howard, presidente de Irving Place Capital. "Lo que en esencia era un negocio de creación de opciones financieras se está enfocando más al crecimiento y al aumento de la rentabilidad".

Una encuesta hecha a principios de este año por la Asociación para el Crecimiento Corporativo descubrió que el 89% de los ejecutivos de capital privado planeaban dedicarle mucho más tiempo que antes a las compañías de sus portafolios.

Claro que los inversionistas de capital privado siempre han dicho que sus negocios se encargan de "mejorar" a las compañías que compran mediante operaciones más eficientes, o al menos lo suficiente para deshacerse de las enormes deudas que trae consigo la adquisición.

En realidad, la velocidad del negocio (impulsada por una deuda barata para comprar compañías y mercados privados hambrientos para después revenderlos) normalmente es más desalentadora que el desafiante recorte de precios. Sólo las empresas más grandes le han puesto atención a la enseñanza de habilidades administrativas para repartir los costos entre las compañías de un portafolio.

"Vimos a gente hablando de la construcción de plataformas", dijo Andrea Wilson, socia en servicios de desinversión en Deloitte & Touche, haciendo referencia a las industrias que planean comprar compañías y trabajar para combinarlas de manera creativa. "Pero no vimos a mucho poner esos planes en marcha".

A pesar del aumento en el mercado de acciones, las empresas no esperan mucha demanda de sus participaciones pronto. Parte de la razón es que los nuevos inversionistas escépticos no piensan invertir en sus compañías endeudadas. Según Standard & Poor's, la mitad de todas las compañías fracasadas este año pertenecían a empresas de capital privado. 

"El ambiente ha cambiado, y se espera que los periodos de las participaciones sean más largos", como dijo James Quella, de Blackstone. "La capacidad para usar ingeniería financiera para impulsar los rendimientos se ha visto limitada en los portafolios existentes".

Un sondeo realizado por Coller Capital (quien tiene participación en acuerdos de capital privado), descubrió que dos tercios de la población industrial creen que el ambiente se mantendrá igual o peor el próximo año.

Aprender a administrar

Con la esperanza de producir rendimientos para sus inversionistas en esta situación, las empresas se están volviendo más agresivas en su intento de crear valor mediante el ahorro de costos, los cuales se han logrado mediante el manejo de compañías de los portafolios más como divisiones de un familiar, lo que recorta los costos en el negocio y hace que los altos ejecutivos se reúnan más a menudo.

Gary Stibel, fundador y director ejecutivo de New England Consulting Group, ha trabajado en empresas de capital privado desde la década de los sesenta. "Normalmente las empresas delegaban ese tipo de administración a los socios asesores o simplemente no se les prestaba mucha atención, pero ahora se concentran en ellas y les prestan atención ellos mismos", dijo.

Una estrategia muy popular es la llamada "fuente apalancada", en donde muchas compañías pertenecientes a una misma empresa unen sus órdenes de adquisiciones de los proveedores para adquirir descuentos más grandes.

"Mucha gente nos ha estado llamado con respecto a esto", dijo Richard Jenkins, director administrativo de la consultora Alvarez & Marsal, quien recientemente estrenó un equipo dedicado a la consultoría de capital privado. "Cada semana nos llaman preguntando qué pueden hacer para recortar costos y administrar de forma más centrada".

Incluso las grandes empresas que han hecho esto de alguna forma, se están expandiendo ahora. Blackstone tenía un grupo llamado CoreTrust que adquiría negocios. Es el cliente único estadounidense más grande de Staples, por ejemplo. Recientemente Quella llevó a Blackstone a una nueva zona de fuentes apalancadas: el sector salud. Desde enero, Blackstone ha pedido a las compañías que participen en un plan grupal que ahora es el quinto cliente más importante de Aetna y el noveno de Anthem. El grupo dedicado a la salud también realiza programas de prevención y bienestar por medio de estas compañías.

Aún se trata de vender

El proceso tiene límites; no todas las funciones de los negocios pueden fusionarse, y un área particularmente sensible a esto es la publicidad. "He aprendido por experiencia que comprar una agencia de publicidad para aplicarse a todos los negocios es una decisión muy importante, y esto puede ser limitante para la sección de mercadeo", como dijo Howard de Irving Place Capital.

¿El recorte de costos podrá salvar los rendimientos de las empresas de capital privado? Los financiamientos más recientes de Blackstone fueron de 30,000 millones de dólares. Una reducción del 10% en los servicios de salud (2,000 millones de dólares) logrará un ahorro de 200 millones o creará cerca de 1,400 millones de dólares en valores, asumiendo que puedan vender las compañías por siete veces sus ganancias. Aplicando matemáticas básicas, eso es cerca de 5% de rendimiento sobre esos financiamientos.

Mientras que las empresas de capital privado se benefician de su nuevo enfoque al crecimiento, sigue siendo la venta de esos activos (no su manejo) lo que las define.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"El capital privado siempre será el negocio de la venta de compañías", dice Stibel. "El momento y la estrategia son significativamente más importantes para el rendimiento en general. Incluso son más importantes que la compañía misma". Mientras tanto, tendrán que administrarse lo mejor que puedan.

 

Ahora ve
Barcelona rinde homenaje a las 14 víctimas de los atentados
No te pierdas
×