EU nombra a ‘zar de los pagos’

Firmas como GM, Citi y AIG tendrán que negociar con Kenneth Feinberg sobre el pago a su personal; el supervisor gubernamental decidirá sobre las compensaciones y bonos de las empresas rescatadas.
Kenneth-Feinber-pagos-tarp-AP.jpg  (Foto: AP)
David Ellis
NUEVA YORK -

¿Cuánto vale realmente un "hacedor de dinero" en un banco rescatado? ¿Cuánto vale un ejecutivo en una manufacturera automotriz quebrada?

Estas preguntas pronto serán tema de discusión en la Casa Blanca, pues los receptores más importantes de la ayuda gubernamental comenzarán a presentar sus planes de compensación para sus 100 empleados principales ante el recientemente asignado zar de los pagos.

El viernes, siete compañías (AIG, Chrysler, Citigroup, Chrysler Financial, Bank of America, General Motors y GMAC) deben presentar las propuestas de contratos de empleo para sus 25 empleados mejor pagados. Las propuestas de compensación para los siguientes 75 empleados mejor pagados deben ser entregadas a más tardar el 13 de octubre.

Se espera que Kenneth Feinberg, el hombre a quien se le asignó esta tarea, cumpla su deber con respecto al primer grupo de planes por los próximos 60 días. La Secretaría del Tesoro debe hacer pública esta información poco después, aunque no deben incluirse detalles de paquetes de pagos individuales para los empleados. 

Feinberg, un abogado de Washington que salió a la luz pública por haber supervisado los pagos de compensación para las víctimas del 11 de septiembre, ya se reunió con las siete compañías para discutir algunos de los planes de pagos a los empleados.

Aún así, los detalles de esas charlas no se han hecho públicos, aunque ha habido indicaciones de varios avances y retrocesos entre Feinberg y las instituciones.

Por ejemplo, Citigroup ha estado trabajando duro para demostrar que el acuerdo para pagarle 100 millones de dólares este año a la estrella del comercio de energía, Andrew Hall, está fuera de la autoridad de Feinberg, según informes recientes.

Aunque la autoridad de Feinberg es lo suficientemente amplia par aprobar o rechazar propuestas de contratos de empleos, está más limitada a los bonos y otras compensaciones de retención  que fueron prometidas antes del 17 de febrero de este año. Citigroup alega que el paquete de compensaciones de Hall está protegido, pues su contrato se firmó antes de que se estableciera la ley que creaba el programa de revisiones de compensaciones, según el New York Times.

Problemas espinosos: Resolver el asunto del pago de Hall eliminaría un obstáculo entre Citigroup y Feinberg, quien funge como asesor efectivo del Departamento del Tesoro.

Los expertos creen que establecer determinaciones para los otros 699 empleados de estas siete empresas podría ser un proceso desordenado, sobre todo si se relaciona con los trabajadores de AIG, Citigroup y Bank of America. La imposición de demasiadas restricciones podría ocasionar que otros buenos empleados abandonen Citigroup y Bank of America, dificultando así la capacidad de las empresas para atraer talento. 

Ambos bancos han experimentado una pérdida de talentos en los meses recientes, tanto hacia empresas extranjeras como Deutsche Bank como a competidores que ya no están bajo el resguardo del gobierno, como JPMorgan Chase.

Al mismo tiempo, el problema de los pagos excesivos sigue siendo un lamento fuerte para los legisladores y los contribuyentes, quienes siguen indignados por los bonos que se  pagaron a los ejecutivos de AIG a principios de este año.

"Se trata de ser equitativos", dijo Claudia Allen, socia en el despacho Neal Gerber & Eisenberg y presidenta de una empresa de prácticas de gobernabilidad corporativa. "De cierta manera, la forma en la que lidia con la compensación será un reflejo de lo que la Secretaría del Tesoro y la administración (de Obama) creen que es apropiado o aceptable".

¿Qué es apropiado? Lo que la Casa Blanca ha ofrecido hasta hora en cuanto a lo que es apropiado y en cuanto a lo que no, ha estado limitado.

Cuando subrayó las restricciones de pagos para los bancos y otras empresas que obtuvieron dinero bajo el Programa de Alivio para Activos en Problemas (TARP, por sus siglas en inglés) en junio, decretó que cualquier compañía que haya obtenido ayuda este año debe limitar los bonos a sus altos ejecutivos y otros empleados con altos sueldos a un tercio de su compensación total.

Al mismo tiempo, absolvió a aquellos empleados que ganan menos de 500,000 dólares como total de compensaciones anuales en las empresas que fueron rescatadas en más de una ocasión, estableciendo que no serán sujetos a escrutinio.

Esto aún deja a Feinberg con la difícil tarea de determinar lo que es una mezcla apropiada de bonos, salarios y pagos preferenciales como acciones restringidas que suben y bajan junto con la salud general de la empresa, dijo James Reda, director administrativo de la empresa consultora de compensaciones James F. Reda & Associates.

Los críticos han dicho que durante los años previos a la crisis, los bancos en particular dependieron fuertemente de los premios a corto plazo, como los bonos. Esto provocó que los empleados se beneficiaran de apuestas riesgosas, como las hechas en el mercado de las viviendas en Estados Unidos, sin haber sufrido las consecuencias cuando el mercado se cayó años después.

Varias empresas financieras han comenzado a poner mayor énfasis a los salarios y otras formas de premios restringidos dados los escrutinios recientes por parte de los legisladores y de los contribuyentes.

Con el ojo del gobierno bien puesto en las compensaciones, las empresas rescatadas no tienen más opción que ejercer más presión, la cual podría incluir la institución de las provisiones "clawback" (de garra) par reclamar las formas de pago a algunos ejecutivos, así como más compensaciones a base de acciones o incluso topes en los bonos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"No hay muchas otras formas de hacerlo", dijo Reda.

 

Ahora ve
Al menos mil empleados de Uber piden el regreso de Travis Kalanick
No te pierdas
ç
×