Conflicto con Kraft desata protestas

Las diferencias de la empresa con empleados en Argentina provocaron protestas contra el Gobierno; la firma dijo que el lunes reinició operaciones tras recuperar su planta de Buenos Aires.
BUENOS AIRES (AP) -

El conflicto laboral entre la filial argentina de la estadounidense Kraft Foods y más de un centenar de trabajadores despedidos ha impulsado una protesta de agrupaciones de izquierda en contra del Gobierno en distintos puntos de la capital.

Representantes de Kraft anunciaron el lunes que la planta, ubicada en la localidad de General Pacheco, al norte de esta capital, volvió a operar tras estar ocupada ilegalmente durante 40 días por los trabajadores despedidos.

El viernes, en medio de graves incidentes, la policía había desalojado por orden judicial la planta tomada por los ex empleados, apoyados por agrupaciones de izquierda y enfrentados a su propio sindicato.

El lunes por la tarde varios cientos de militantes de organizaciones sociales de izquierda se movilizaron a la Plaza de Mayo, frente a la Casa de Gobierno, en solidaridad con los trabajadores despedidos. Hasta el momento ha sido la marcha más numerosa desde que se inició la disputa.

"Estamos contra la represión del Gobierno y contra la política de la patronal de Kraft, dijo a la AP Ariel Avati, miembro del Movimiento Independiente de Desocupados Organizados (MIDO).

El conflicto se desencadenó en julio cuando alrededor de 160 empleados, en su mayoría activistas gremiales y de izquierda, fueron despedidos luego de impedir la salida del personal administrativo de la planta en reclamo de mejoras laborales.

Por la mañana los grupos tomaron la Panamericana, que conecta esta capital con el norte del cordón urbano. La multitud marchó con letreros pese a las bajas temperaturas, paralizando el tránsito por más de 10 kilómetros en hora pico. El bloqueo duró unas cinco horas.

En el centro porteño, otro grupo arrojó huevos contra la sede de la Unión Industrial Argentina antes que comenzara la marcha principal.

En un comunicado de prensa, la embajada de Estados Unidos en Buenos Aires dijo que aunque le complacía saber que la planta se encuentra nuevamente en funcionamiento, no está involucrada con las negociaciones.

"La embajada está siguiendo el conflicto en línea con nuestro deseo de promover las inversiones de Estados Unidos en la Argentina, las cuales proporcionan puestos de trabajo a 155,000 argentinos", agregó la sede diplomática.

El viernes, en una reunión entre funcionarios del Ministerio de Trabajo y representantes de Kraft Foods y del Sindicato de la Alimentación -que no reconocen el reclamo de los empleados despedidos- la compañía estadounidense acordó que no habría más despidos pero rechazó reincorporar a los ex trabajadores.

La fábrica, que pertenecía a la compañía argentina Terrabusi -dedicada a la elaboración de galletas y golosinas- fue comprada por Nabisco en 1995 y luego pasó a manos de Kraft Foods Inc., la segunda mayor compañía alimentaria del mundo.

Cristian Abarza fue despedido después de ocho años trabajando en la fábrica. Dice que la compañía basada en Illinois -que busca tomar el control de la británica Cadbury PLC- quiere eliminar las protecciones laborales que normalmente tienen los trabajadores argentinos.

"Quieren sacar de encima a todos los trabajadores que organizan al conjunto para implementar el turno de trabajo americano de 12 horas, incrementar el ritmo de producción y congelar los salarios. Todas las medidas que aplican este tipo de empresas", dijo Abarza a la AP.

Ahora ve
¿Quieres comprar un celular? Te decimos cómo hacer una compra inteligente
No te pierdas
×