Firmas de EU, ¿en recuperación?

Los resultados de las compañías en el tercer trimestre no se caracterizarán por las altas ventas; el recorte de costos generará ingresos otra vez, pero aún no se sabe cuándo volverán las ganancias.
dinero-billete-mano-5-RT.jpg  (Foto: CNN)
Paul R. La Monica
NUEVA YORK -

Cada vez más economistas hablan de por qué piensan que la economía creció verdaderamente durante el tercer trimestre. Infortunadamente, podría ser difícil encontrar evidencia de eso una vez que las compañías comiencen a informar sobre sus resultados del último trimestre.

Son pocos los informes trimestrales significativos que saldrán esta semana, pero los inversionistas prestarán mucha atención en ellos para ver cómo le va a los corporativos estadounidenses durante lo que podrían ser los días menguantes de la brutal recesión.

Wall Street espera que las compañías bien establecidas generen mejores ganancias de lo esperado. Si esto ocurre, eso podría ayudar a reafirmar la confianza en la economía después de las decepcionantes tasas de desempleo de septiembre, y podría ayudar también a la recuperación del mercado, que se ha posicionado desde hace dos semanas y va por buen camino.

Pero tomará más que sólo buenas noticias para que la gente se emocione de verdad. El desfile de sorpresas de ganancias positivas debería ser considerado alentador sólo si estas mejores ganancias son el resultado del aumento en la demanda del consumidor, no el resultado de recortes de costos (como despidos y reducción de gastos en producción nueva).

A primera vista, las ventas no se ven tan prometedoras.

"Todos creen que las ganancias van mejor de lo esperado, pero la gente todavía no espera crecimiento en sus ganancias sino hasta dentro de otros seis meses, así que sólo estamos jugando a jalar la soga", dijo Phil Dow, director de estrategias de capital en RBC Wealth Management en Minneapolis. "Habrá un crecimiento decente en las ventas en los sectores de tecnología, materiales y energía, pero muy probablemente eso será todo".  

No se espera que ninguna de las compañías importantes que anunciará sus resultados esta semana reporte crecimiento de ingresos significativo comparado con el mismo período del año pasado.

La cadena líder de comida rápida, Yum! Brands, dará a conocer sus cifras después del cierre del martes. Los analistas predicen una caída de 1.5% en las ventas, comparadas con el año pasado.

El miércoles por la mañana, el gigante de la agricultura, Monsanto, y el vendedor Costco, darán a conocer los números del último trimestre, que terminó en agosto. Los analistas predicen una caída de 2% para Monsanto y de 3% para Costco. El componente del Dow Jones, Alcoa, anunciará sus resultados del tercer trimestre el miércoles por la tarde, y el consenso estima una caída de 38% en sus ventas.  

PepsiCo y Marriott son las otras dos compañías que publicarán sus resultados esta semana (el jueves por la mañana). Se cree que las ventas de Pepsi estarán tan rancias como una lata abierta que lleva semanas en el refrigerador; se predice un escaso aumento de 0.1% en sus ganancias. Los analistas predicen cerca de 20% menos en las ventas de Marriott.

Para ser justos, no es razonable esperar algo mejor en las ventas de las compañías: no es ningún secreto que mientras varios comerciantes de Wall Street, estrategas de mercado y otros expertos financieros estén haciendo hasta lo imposible para declarar que la recesión ya terminó, para la mayoría de los consumidores no se siente de esa forma.

Y puesto que el gasto del consumidor sigue siendo el principal motor de crecimiento de la economía, para las compañías será casi imposible generar aumentos considerables en sus líneas principales hasta que los consumidores estén dispuestos a gastar dinero con mayor libertad.

"Probablemente la economía acaba de encontrar la salida y estamos viendo cómo cruzar el puente, así que estamos en una zona gris", dijo Mike O'Rourke, jefe de estrategias de mercado en BTIG, empresa de correduría institucional en Nueva York. "Habrá gente quejándose de la falta de crecimiento en las ganancias, pero ver crecimiento en las ventas en este momento es mucho pedir".

O'Rourke agregó que dado que varias compañías limitaron sus gastos en los trimestres recientes, para que haya un impacto significativo en las ganancias no será necesario un aumento fuerte en las ventas.

"Tuvimos despidos masivos y las compañías dejaron de invertir en sus negocios. Espero una buena sacudida en las ventas, pero no una muy importante. Como las compañías hicieron hasta lo imposible, una pequeña sacudida podría ser de ayuda para las ganancias", dijo.

Ese es un buen punto, pero también están las letras chiquitas: una vez que haces hasta lo imposible, queda muy poco (si no es que nada) de dónde cortar. Esto significa que tarde o temprano, las compañías necesitarán un mayor aumento en las ventas para mejorar sus ganancias.

Mientras más gente hable de recuperación económica, más demandantes se volverán los inversionistas.

"Los inversionistas buscarán evidencias en las mejoras de las ventas. Lo más importante es que estarán buscando cómo seguir adelante conforme vayan avanzando", dijo John Stoltzfus, director y estratega de mercado de Ticonderoga Securities en Nueva York. "Mientras el mercado siga mostrando más su actitud "muéstrame el dinero", los inversionistas serán menos indulgentes". 

El hecho es que las ventas no parecen estarse recuperando todavía, y esto es un problema por varias razones. Podrían alegar que las compañías deberían ser capaces de tener un mejor crecimiento en las ventas durante el tercer trimestre porque están siendo comparadas con el pésimo tercer trimestre del año pasado.

Tener un mejor trimestre este año no debería ser un gran reto, considerando que el tercer trimestre de 2008 fue cuando atravesamos la caída de Fannie Mae, Freddie Mac, Lehman Brothers y AIG.

Pero si las compañías no pueden reportar crecimiento comparado con uno de los peores momentos económicos de la historia de Estados Unidos, ¿es correcto decir que la recuperación está en camino?

Con el desempleo aún a la alza, ésta es otra razón para pensar que el crecimiento de las ventas aún no está a la vuelta de la esquina. Es más, los tiempos se complican aún más para la gente que todavía tiene empleo: el tamaño de los cheques semanales se encogió en septiembre porque a los empleados se les siguió reduciendo las horas de trabajo.

Si estas horribles tendencias del mercado laboral siguen, ésta podría ser una mala Navidad para los vendedores y los inversionistas. 

"Necesitamos ver un aumento en las horas de trabajo y mejorías laborales significativas para que los consumidores puedan gastar. Es difícil ver un aumento en las ventas sin esos factores", dijo Dow.

Con suerte las compañías podrán respaldar todo lo que han dicho sobre el rebote económico siendo presumidos en cuanto al panorama de sus ventas durante el próximo trimestre. Si no es así, es justo preguntarnos qué tan fuerte es realmente la recuperación, o si siquiera existe. 

Ahora ve
El Himno Nacional Mexicano se hace presente en las labores de rescate
No te pierdas
×