¿Adiós a los bonos en Wall Street?

Las compensaciones se han disparado en Goldman Sachs y en otros bancos estadounidenses; las prácticas de pago arraigadas en el sector podrían chocar con las nuevas reglas de la Fed.
banqueros-goldman-sachs-AP.jpg  (Foto: AP)
Colin Barr
NUEVA YORK -

¿La Reserva Federal meterá ya el freno al descarrilado tren de Wall Street?

A un año de haber sobrevivido la crisis financiera con ayuda considerable por parte de los contribuyentes, Goldman Sachs y Morgan Stanley podrían pagar 35,000 millones de dólares en conjunto en compensaciones a los empleados durante este año.

Se estima que el empleado promedio en Goldman recibirá más de 600,000 dólares en sueldos y estímulos, mismos niveles de 2007, antes de que la economía colapsara. El ex presidente de la Reserva Federal, Paul Volcker, dijo el mes pasado que los pagos en Wall Street se han vuelto "grotescamente grandes". 

Pero la burbuja de los bonos podría estarse inflando. Después de años de falta de fuerzas, la Reserva Federal se prepara para obligar a los grandes bancos a tolerar reglas permanentes que prohíban los pagos bancarios excesivos o inapropiados.

Es más, los reguladores parecen estar poniendo bastante atención en los riesgos que implica el comercio lucrativo que ha rendido ganancias en empresas como Goldman y JPMorgan Chase, aumentando los sueldos tan sólo meses después del desastre del otoño pasado.

Debido a los golpes que la Reserva Federal ha tenido que recibir por su falta de acción durante la burbuja crediticia, hay quieres creen que las autoridades ya harán uso de sus músculos.

"Si mantienen los principios que dieron a conocer el mes pasado, podemos esperar que pongan un alto a los grandes bancos", dijo Eleanor Bloxham, quien maneja la empresa de asesoramiento Value Alliance/Corporate Governance Alliance. "Creo que seguirán ejerciendo presión en esto para asegurarse de que no llegue otro desastre como el que tuvimos".

El 22 de octubre, la Reserva Federal dijo que una revisión de las prácticas de pagos de los bancos pretende "enfocarse en si los acuerdos de compensación dan a los empleados incentivos para tomar riesgos excesivos que podrían amenazar la seguridad y la solvencia financiera de las organizaciones bancarias".

Goldman y Morgan Stanley no son ni grandes bancos de depósito ni grandes prestamistas, pero están sujetos a la supervisión federal en cuanto a sus prácticas de pagos gracias a la decisión del año pasado de volverse compañías tenedoras bancarias reguladas por la Reserva Federal con el fin de tener acceso a financiamiento de emergencia.

Un informe del despacho legal Stroock & Stroock & Lavan, publicado el mes pasado, hace ver que la propuesta de la Reserva Federal "hace referencia no sólo a los empleados de quienes se cree están asociados con los bancos, como ‘agentes de préstamos', sino también con ‘comerciantes'".

Los comerciantes (traders) son un foco general del escrutinio de las compensaciones debido al enorme aumento en las ganancias comerciales en bancos respaldados por los contribuyentes, como Goldman, JPMorgan Chase y Citigroup. Las ganancias comerciales y de inversiones principales conformaron el 81% de las ganancias totales del tercer trimestre, comparadas con el 45% de hace un año. 

Los grandes bancos se han visto beneficiados de diversas maneras gracias a la ayuda federal fuera de los préstamos del Programa de Alivio para Activos en Problemas, (TARP, por sus siglas en inglés); desde entonces, varios bancos han regresado estos préstamos. También han emitido decenas de miles de millones de dólares en bonos respaldados por el Gobierno y han obtenido ganancias gracias a los esfuerzos de la Reserva Federal por mantener las tasas de interés bajas.

"El problema es que existen varios subsidios sin compromisos importantes, y ahora ellos están beneficiándose enormemente de esto", dijo Mark Sunshine, quien maneja una empresa de asesoría financiera especializada en instituciones financieras. "¿Por qué gran parte de estos beneficios va hacia los comerciantes?".

Por el momento esto se debe a que una escasez en la compensación y un rebote en los mercados financieros han estado alimentando las ganancias en Goldman. Aunque Goldman y Morgan Stanley ahora están regulados por la Reserva Federal, mantienen la tradición de Wall Street de pagar la mitad neta de sus ingresos a manera de compensaciones a los empleados. 

Ambas empresas afirman que sus políticas alientan un mejor desempeño, equilibran los objetivos a corto y largo plazo y no fomentan la toma de riesgos excesivos. Goldman dice que sus principios de compensación están alineados con la orientación impartida por la Junta de Estabilidad Financiera supervisada por el Grupo de las 20 naciones más ricas del mundo.

Aún así, Bloxham dijo que no queda claro que las empresas hayan atendido los fundamentos de las propuestas de la Reserva Federal, que señalan que los pagos deben estar basados en los llamados rendimientos ajustados al riesgo.

Goldman dijo manejarse de forma prudente y conservadora, pero la cantidad que podría perder en cualquier día comercial ha aumentado desde el otoño pasado.

Goldman ha tenido éxito en esta estadística mediante la obtención de ganancias de gran parte de sus apuestas. La empresa dijo esta semana que sus actividades comerciales lograron obtener ganancias en 64 de los 65 días comerciales durante el tercer trimestre, incluyendo 36 ganancias que superaron los 100 millones de dólares al día.

Todd Gershkowitz, vicepresidente en la empresa consultora Farient Advisors, dijo que esas cifras muestran que el juego de los pagos en Wall Street no ha cambiado.

"Siguen acumulando bonos al igual que lo han hecho desde hace 20 años, sin importar que las ganancias sean o no de alta calidad", dijo Gershkowitz en referencia a las grandes empresas de Wall Street. "El problema es que nadie ha llegado a decirles que dejen de hacerlo".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Dado que la suma separada para los bonos viene directamente del bolsillo de los contribuyentes, Sunshine se pregunta por qué Goldman Sachs y Morgan Stanley no han tenido mayores cuestionamientos sobre sus niveles de pagos.

"¿Su marcador de ganancias seguirá funcionando si reducen estos pagos?, se pregunta. "No entiendo por qué los accionistas no se están volviendo locos".

Ahora ve
19 datos de los sismos que sacudieron territorio mexicano en septiembre
No te pierdas
×