BofA ocultó pérdidas de Merrill Lynch

Autoridades de Bank of America se basaron en datos erróneos para poder adquirir a ML; los accionistas fueron las víctimas, pues Merrill reportó pérdidas millonarias tras su adquisición.
Merrill Lynch  (Foto: CNN)
William D. Cohan
NUEVA YORK -

Las discusiones entre demócratas y republicanos cuando las autoridades de Bank of America declararon ante el Congreso fueron piezas cruciales de evidencia que mostraron cómo los ejecutivos del banco hicieron uso de información alterada para lograr el voto de los accionistas el 5 de diciembre de 2008, a favor de la adquisición de Merrill Lynch por 50,000 millones de dólares.

Los testimonios y los documentos dados a conocer la semana pasada por el Comité de la Cámara para la Supervisión y Reformas Gubernamentales mostraron que las autoridades de Bank of America y sus abogados de Wachtell, Lipton, Rosen & Katz, basaron su decisión de no revelar el verdadero crecimiento del cuarto trimestre de 2008 de Merrill Lynch con "predicciones" erróneas. Estos pronósticos, fechados el 12 de noviembre de 2008 y redactadas por Merrill Lynch, omitieron pérdidas de obligaciones de deuda colateral (CDOs por sus siglas en inglés) y de otros activos líquidos del portafolio de Merrill, proyectadas en noviembre y diciembre. 

La omisión de cualquier cifra proyectada para los CDOs en el modelo computacional antes del documento del 12 de noviembre dio un resultado de "cero", en vez de miles de millones de dólares en pérdidas, lo que fue aparente unas semanas después. Esto hizo que la proyección de las pérdidas previas a los impuestos del cuarto trimestre de 2008 mostradas en el modelo computacional (8,942 millones de dólares) fueran mucho menores a la pérdida previa a los impuestos, de 18,000 millones de dólares, que daría como resultado menos de un mes después, el 10 de diciembre, cinco días después del voto de los accionistas.   

"Bank of America encontró las fallas en el documento", dijo el republicano Dennis Kucinich, por el estado de Ohio, durante la audiencia. "Pero no nos han mostrado que hayan realizado algún tipo de análisis para recuperar las omisiones de Merrill. Por otro lado, la evidencia que tenemos sugiere que Bank of America logró crear una cifra frágil". Por su parte, Nelson Chai, director financiero de Merrill en aquel entonces, dijo al equipo de Kucinich que "el documento no pretendía ser una predicción válida, a pesar del título que llevaba".

El documento del 12 de noviembre revela especialmente no sólo las omisiones sino también los aparentemente aislados retoques que los ejecutivos de Bank of America le realizaron como parte de las deliberaciones internas sobre si era prudente hacer el anuncio antes del voto de los accionistas el 5 de diciembre. Al final de una página que llevaba el título de "Predicciones para Merrill Lynch & Co para el cuarto trimestre de 2008", los ejecutivos de Bank of America habían elevado las pérdidas proyectadas de 8,942 millones de dólares a 10,942 millones de dólares, un aumento de 2,000 millones de dólares.

Unos 1,000 millones de dólares, la mitad de esa cifra adicional, surgieron simplemente de algo descrito en el documento como "la estimación adivinada de Neil Crotty", director de Contabilidad de Bank of America, "en vez de ser un análisis real de la participación de Merrill", según las anotaciones que el personal del Comité realizó al documento después de haber sido dado a conocer públicamente la semana pasada. El personal del Comité también señaló que "los altos mandos de Bank of America y sus abogados emplearon la cifra de pérdidas proyectadas de 10,942 millones de dólares, que fue superficialmente revisada, para tomar la decisión de revelar la información a los accionistas".

El proceso de dar a conocer la información a los accionistas comenzó seriamente el 12 de noviembre, cuando el consejero general de Bank of America, Tim Mayopoulos, llamó al abogado de Wachtell Lipton, Nicholas Demmo, para que revelara que Merrill había perdido "7,000 millones de dólares en octubre", que "lo que iba de noviembre había estado flojo" y para discutir si había que "decirle todo este problema a los accionistas".  

En ese momento, después de siete días laborales en noviembre, Merrill le mostró a Bank of America pérdidas de 227 millones de dólares de ese mes, pero esa cifra no se había ajustado a lo que había quedado por escrito en el portafolio de CDOs, pues no se había incluido ninguna cifra para ese modelo. Los ejecutivos de Bank of America parecían estar basando su toma de decisiones en el modelo fallido y no parecían haber tomado ninguna acción por su parte.

Cuando el equipo del republicano Kucinich cuestionó a Crotty con respecto al documento del 12 de noviembre, dijo, según Kucinich, que "su validez era cuestionable" y que no tenía "tiempo para hurgar en los detalles de dicha predicción". Cuando se le preguntó a Tim Mayopoulos, consejero general de Bank of America en aquel momento, si "la estimación adivinada de Neil Crotty" había despertado alguna sospecha en él, testificó en la audiencia diciendo: "Comprendí que este pronóstico era parcialmente un cálculo, una estimación". 

El 13 de noviembre, Mayapoulos se reunió con los abogados de Wachtell, incluyendo a Demmo y a Ed Herlihy, y sus notas mostraban que Mayopoulos "asumió" que noviembre sería "mejor" que octubre, pero temía que "no se diera a conocer esa información". Wachtell hizo énfasis en sugerir que había una seria preocupación en la junta sobre dar a conocer la información de las pérdidas con los accionistas. Otras notas de la reunión mostraron que Mayopoulos dijo que Merrill "probablemente presentaría cifras rojas" durante el cuarto trimestre. También revelaron que los abogados discutieron si Bank of America podría dar a conocer "un informe de las tendencias" para satisfacer las dudas del público sobre el acuerdo, y así probablemente discutieron que Bank of America "esperaba que las cifras no superaran cierta cantidad" y que "podría ser peor". Mayapoulos resaltó que "no es el fin del mundo". 

Una semana después, el 20 de noviembre, Joe Price, director financiero de Bank of America, se reunió con sus abogados para discutir si era pertinente informar a los accionistas de Bank of America sobre las pérdidas de Merrill antes del voto del 5 de diciembre de 2008. En su copia de la "predicción" del 12 de noviembre (el documento que omitió anotaciones sobre los CDOs en el portafolio de noviembre y diciembre), Price escribió que "según las conclusiones de Tim (Mayopoulos) y de Ed (Herlihy), no era necesario llevar a cabo una reunión previa para dar a conocer la información".  

Un vocero de Bank of America dijo a Fortune que es importante ver las acciones de los ejecutivos del banco dentro de contexto en vez de en retrospectiva. "A mediados de noviembre de 2008, se creía que las pérdidas de Merrill proyectadas para el cuarto trimestre de 2008 serían iguales a las que había tenido durante los cinco trimestres anteriores. Por ese y otros factores, dentro y fuera del consejo se determinó que no era necesario dar a conocer información durante el trimestre. Aparentemente, hay quienes están viendo todo en retrospectiva y creen que la decisión hubiera sido distinta, pero en ese momento, y sin tener el beneficio de poder ver las cosas hacia atrás, las personas de negocios y los consejeros tomaron decisiones de buena fe con base en la mejor información y estimaciones disponibles". Wachtell no respondió a la solicitud de comentarios.  

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Lo irónico es que si los ejecutivos de Bank of America hubieran sido más diligentes en comprender las implicaciones de las omisiones en el documento del 12 de noviembre, y hubieran dado a conocer a los accionistas la magnitud del crecimiento en las pérdidas de Merrill y su implicación para Bank of America antes del voto del 5 de diciembre, tal vez habrían evitado las acusaciones de haber violado las leyes de valores. Hay personajes en el Congreso, principalmente Kucinich, y algunos banqueros de inversión en Wall Street, que creen que las autoridades ejecutivas de Bank of America violaron las leyes de valores al no haber dado a conocer las pérdidas crecientes a los accionistas. En agosto, Kucinich envió a Mary Schapiro, presidenta de la Comisión de Valores y Mercados (SEC por sus siglas en inglés), una carta exhortándola a investigar la falta potencial.

De hecho, la falta de apertura hacia los accionistas con respecto a las pérdidas en crecimiento en Merrill Lynch les limitó el derecho de tener acceso a toda la información y material disponible en el momento que se les pidió votar a favor de la fusión. Esto podría parecer una violación a las leyes de los valores. La pregunta sigue siendo si Mary Schapiro y la SEC harán algo al respecto.

Ahora ve
Periodista hispana vivió en carne propia la intolerancia de integrante del KKK
No te pierdas
×