La lucha de los estantes vacíos en EU

Las tiendas buscan estrategias para captar recursos que les ayuden a ganar con las ventas navideñas; expertos temen que los estadounidenses decidan contraer su gasto debido a la crisis en el país.
Viernes negro  (Foto: CNN)
Catherine Clifford
NUEVA YORK -

Con las ventas bajas y el crédito apretado, los pequeños comerciantes luchan por llenar sus estantes para la temporada de compras más importante del año.

Los vendedores normalmente toman dinero prestado para comprar inventario decembrino pero el crédito para los pequeños negocios se ha secado durante este año, y como la recesión está frenando las ventas, hay menos comerciantes con efectivo en la mano. El golpe está forzando a los negocios a encontrar nuevas formas de mantenerse en el juego.

Para un puñado de vendedores de la ciudad de Nueva York, en una zona de Brooklyn, un pequeño prestador comunitario está actuando como Santa Claus. Lesia Bates Moss, presidenta de Servicios Financieros Seedco, se percató del aumento en el número de escaparates vacantes en Atlantic Avenue. Como respuesta, ella llevó a cabo una junta con una docena de vendedores de la zona para que llegaran a una conclusión de cómo podía ayudarles.  

Un problema común que mencionaron los comerciantes fue que no estaban obteniendo suficiente crédito para el inventario de la época de fiestas, así que Seedco, una organización no lucrativa especializada en el financiamientos a comunidades poco atendidas, lanzó un programa para las fiestas más estilizado: los vendedores que puedan ofrecer un plan de mercado para gastar el dinero y guiar el tráfico de las mercancías podrían obtener préstamos más rápido.

El lunes, el equipo de Seedco comenzó a repartir cheques. Una solicitud típica es de cerca de 20,000 dólares y debe ser pagada al año siguiente con una tasa de interés de entre 6% y 10%. 

"No se necesita de mucho para tener acceso al capital que pueda ayudar a estos negocios", dijo Moss. "Realmente necesitábamos poner algo de dinero en esos bolsillos antes del Viernes Negro, para que pudieran abastecer sus tiendas".

Juguetes y vasos de cerveza: Karen Zebulon, dueña de la tienda de juguetes y ropa Gumbo, en la avenida Atlantic, es una de las prestatarias de Seedco.

"Sobre todo este año, porque la hemos visto difícil y realmente necesitamos una ayuda", dijo. "Si realmente puedo hacer un plan y crear una estrategia para comprar la mercancía, creo que podría ser benéfico para mí".

Zebulon planea aumentar su inventario de juguetes porque incluso en tiempos difíciles, los clientes siguen gastando en los niños. Está impresionada de lo rápido que Seedco le prestó el efectivo.

"Podrían decir que esto fue un envío divino", dijo. "Me está salvando a mí y a muchos otros comerciantes que están recibiendo los préstamos". Sin el financiamiento, ella había tenido que solicitar ayuda de otros fabricantes para poder llenar sus estantes de juguetes.

Artez'n Gift and Gallery, que vende productos hechos por artesanos locales de Brooklyn, también obtuvo un préstamo de Seedco. La dueña, Jessica Furst, recibió su cheque el lunes y se fue directo al banco. Ella planea usar el efectivo para abastecerse de uno de sus productos más vendidos: vasos cerveceros con dibujos de Brooklyn. Han probado ser atractivos para el público, ya sean turistas o cualquier otra persona que visite la tienda en busca de los vasos.

Con las ventas lentas en el año, Furst no habría podido costear la producción de los vasos sin el préstamo de último minuto. "Me habría quedado sin ellos otra vez, lo que habría sido una pérdida de ingresos para mí y probablemente pérdida de clientes", dijo.

También utilizará parte del dinero prestado para componer la impresora de lujo que emplea para su negocio de diseño gráfico. El pequeño préstamo hará una gran diferencia para Furst: "me permitirá recuperarme".

El gran reto para los comerciantes se verá el mes próximo. Las predicciones de la Federación Nacional de Ventas estiman que las ventas navideñas de este año caerán 1%, a 437,600 millones de dólares.

"La preocupación real es vender la mercancía", dijo Bill Dunkelberg, economista en jefe de la Federación Nacional de Negocios Independientes. "Estoy seguro de que la acumulación de inventarios ha sido cautelosa, y no parece que será mucho mejor que la del año pasado, la cual fue terrible".

Apretados: no todos los vendedores tienen la suerte de tener un programa comunitario de préstamos al cual recurrir.

El padre de Clark Kepler abrió Kepler's Books en 1955. Al igual que otras librerías independientes, Kepler's Books lucha por las ventas en una industria dominada por descuentos de Big Box y de vendedores de textos por Internet. Hace cuatro años, con la tienda a punto de cerrar, 25 miembros de la comunidad de Silicon Valley donaron voluntariamente un millón de dólares para rescatar la librería del vecindario.

La recesión ha dañado aún más al negocio, el cual vio una caída en sus ventas. "Hace unos meses atravesamos la época más difícil en materia de flujo de efectivo", dijo Kepler. "Logramos salir de ahí, pero ahora estamos pidiendo a uno para pagarle a otro y salir bien del problema".

La tienda está logrando mantenerse a flote mezclando los inventarios más rápido de lo que suele hacerlo. Las librerías pueden regresar los bienes no vendidos a los publicistas, y Kepler está haciéndolo más rápido para afinar su línea de productos de la temporada.

"Es una mezcla muy rara la mayor parte del tiempo", dijo. "Necesitamos revisar nuestro inventario cada vez más para asegurarnos de que tenemos libros que se están vendiendo". Un libro que se queda es como "dinero sentado en el estante y que no estamos aprovechando".

Kepler podría utilizar financiamiento extra para dar más espacio a su librería, pero no ha tenido suerte con los bancos. Habló con un prestamista sobre un préstamo respaldado por la Administración de Pequeños Negocios, pero la aplicación falló después de que se percataran de que su tienda no era lo suficientemente grande para justificar el esfuerzo del proceso de aplicación.

Kevin Stein, copropietarios de Montana Fish Company, y Bozeman, Montana, también está frustrado con los bancos. "Hemos ido a todos los bancos. Si pudiéramos expandirnos en un lugar más grande, tal vez podríamos atraer a más negocios y podríamos contratar a más gente; sería una situación en la que todos ganan", dijo.

Pero hasta ahora, sin expansiones disponibles, el mercado de los mariscos y del vino de Stein está haciendo sus contrataciones temporales cotidianas: "no despedimos a nadie, pero fue una combinación de no recontratar y no contratar ayuda para la temporada navideña", dijo Stein. Para compensar las limitaciones de personal, Stein y su socio han tenido que trabajar más horas. 

"Mientras los empleados se iban, simplemente no los recontratamos, lo que significa que yo pasaba menos tiempo en casa", dijo.

Al igual que los comerciantes que tomaron dinero prestado de Seedco, Stein ahora busca un banco para que lo ayude. Está intentando obtener préstamos directos de la Administración de Pequeños Negocios, mediante su programa de préstamos por desastres. Una explosión que hubo a una cuadra de Montana Fish lo hace un candidato potencial para el préstamo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Stein y su socio, Travis Byerly, han estado juntando una gran cantidad de documentos.

"Es algo sobrecogedor", dijo Stein con respecto al proceso de aplicación. "Pero es un gran préstamo potencial, y podría cambiar por completo el rumbo de las cosas".

Ahora ve
México tuvo en octubre pasado el mes más violento en dos décadas
No te pierdas
×