EU deporta a empresarios brillantes

Extranjeros migrantes han fundado empresas de tecnología y hoy se ven amenazados por la autoridad; los emprendedores extranjeros ofrecen crear empleos a cambio de permisos para trabajar en el país.
pasaporte-passport-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Jennifer Alsever

Un robot de metro y medio está sentado en la silla de Jon Wheatley durante la mayoría de las presentaciones del inversionista en Estados Unidos, escuchando, hablando y viendo la reunión mientras Wheatley lo maneja desde su computadora en Londres. La puesta en escena llama la atención hacia Wheatley y de su compañía, el sitio Web de medios sociales DailyBooth.com, pero el robot, provisto por uno de sus inversionistas, sirve un propósito: Wheatley no puede entrar a Estados Unidos.

La deportación del británico de 22 años ocurrió por un error inocente: cuando las autoridades de inmigración lo aislaron durante un viaje de tres meses que hizo a Silicon Valley el verano pasado, mencionó que podría hablar con algún abogado para obtener una visa para quedarse y construir ahí su compañía.

Las autoridades lo deportaron aplastando sus planes de inmigración. Ahora Wheatley trabaja de noche para ser funcional durante las horas laborales de Estados Unidos, mientras que su cofundador estadounidense, Ryan Amos, maneja la compañía en Mountain View, California. "Estoy completamente impactado por esto", dijo Wheatley. "Es algo de lo que no nos deberíamos de preocupar".

Existen varias historias de extranjeros inteligentes motivados para vivir aquí, comenzar un negocio y crear empleos en medio de la peor recesión económica de la nación en décadas. Pero no existe una visa especial para los empresarios.

Sus contribuciones podrían ser enormes: la cuarta parte de las compañías tecnológicas, incluyendo a Google, Yahoo e Intel, tienen fundadores extranjeros. En Silicon Valley, la mitad de las compañías tecnológicas tienen fundadores que nacieron fuera de Estados Unidos, según un estudio de Vivek Wadhwa, investigador de Harvard y profesor de ingeniería en Duke. Estos empresarios llegaron de niños o esperaron años para obtener una visa de residencia, según Wadhwa. Hoy en día, ese proceso podría tomar décadas. Es un gran freno mental pues los extranjeros podrían irse a otro lugar.

"Hay que dejar que estas personas entren y podría duplicarse el número de empresas exitosas en Estados Unidos", dijo Paul Graham, cuya empresa de capital de riesgo, YCombinator, otorgó financiamiento al negocio de Wheatley.

Graham publicó en su blog una propuesta para que Estados Unidos emitiera 10,000 visas especiales para empresarios al año. Esta sugerencia desató una polémica en línea, StartupVisa.com. Un legislador ya tomó la causa: el republicano Jared Polis, por Colorado, presentó una medida legislativa la semana pasada que incluiría a empresarios con visa clase EB-5, que ahora está reservada para inversionistas extranjeros en negocios en Estados Unidos.

La medida ya dio pie a críticas. "No queremos que ésta sea otra puerta trasera para las políticas de inmigración con la que la gente logre entrar al país", dijo Rick Oltman, director nacional de medios de Californianos para la Estabilización de la Población, la cual busca eliminar la inmigración ilegal y reducir la inmigración legal. "Dudamos de la capacidad del gobierno para monitorear esto, pues no han hecho un buen trabajo con este asunto en el pasado".

Pocos dicen que invitar a gente educada a crear empleos y bienestar es malo para la economía. Chile ha abierto sus puertas no sólo para ofrecer visas permanentes a los empresarios, sino que también les paga hasta 30,000 dólares para que visiten el país y otros 30,000 dólares para que inicien ahí sus negocios. El gobierno incluso pagará la renta de los negocios por los primeros cinco años.

Pero poner el tapete de bienvenida en Estados Unidos no es tan fácil: el papeleo y la burocracia en torno a las reglas de la visa son complicados, y las autoridades correspondientes no son nada hospitalarias. Las auditorías y las investigaciones son comunes en las compañías que contratan a extranjeros.

"Nunca había visto este tipo de derrumbe en los negocios", dijo Sheela Murthy, abogada de inmigración en Owings Mills, Maryland. El papeleo requerido para introducir a trabajadores extranjeros es extremadamente complicado, y cualquier error podría dar como resultado multas de miles de dólares por violación, dice. "Si no pones todos los puntos sobre las íes podrías ser rechazado".

Un nuevo tipo de visa podría desencadenar varios detalles, como la forma en la que el gobierno va a determinar quién califica para ser un empresario legítimo. Una idea: una junta de capitalistas de riesgo, empresarios y abogados que puedan revisar todas las solicitudes de visa. El gobierno establecería lineamientos y requisitos, por ejemplo, que un fundador sea dueño de al menos el 10% de una compañía que recaudó 250,000 dólares durante el año previo.

Otra idea: crear una "tarjeta dorada" para los inversionistas, a quienes el Gobierno ha sometido a investigación y de quienes ha desconfiado. Cualquier inversión que su empresa haga como negocio extranjero significaría una visa de residencia para el fundador de la compañía. 

Claro que existe un riesgo claro para atar el estatus de inmigración para el éxito de los negocios: los negocios suelen fracasar. ¿Qué pasaría entonces con la visa? El capitalista de riesgo de Boulder, Brad Feld, propone que se le pida al empresario que comience otra compañía en un año o la visa caducará.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

A pesar de la presión de hacer algo, cualquier cosa, para mejorar el mercado laboral, es poco probable que el Congreso actúe en esta propuesta de visa. Los legisladores están unidos tratando de resolver las reformas del cuidado a la salud y es poco probable que tomen en serio una reforma de inmigración por al menos un año más. Aún así, las controversias por la inmigración ilegal podrían opacar o eliminar por completo esta medida.

Mientras tanto, Wheatley está haciendo lo que puede para construir su negocio en Estados Unidos, incluso enviando a su robot a las juntas de negocios. "Es raro en ocasiones, pero tenemos que sacar lo mejor de la situación", dijo.

Ahora ve
“No existe un solo elemento de prueba de que yo haya recibido dinero”: Lozoya
No te pierdas
×