4 pasos para invertir con facilidad

No necesitas ir por los activos más riesgosos para ganar más dinero, porque no siempre resulta así; debes armarte de paciencia y pensar que en este mundo se debe tener una visión de largo plazo.
inversion-segura-wall-street  (Foto: Jupiter Images)
Walter Updegrave
CNNMonney -

He escrito sobre inversiones desde hace casi un cuarto de siglo, y si algo he aprendido después de aconsejar a los lectores de Money durante tres fuertes recesiones, tres colapsos del mercado y dos caídas de los derivados (sí, dos: 14 años antes del reciente estallido de los valores respaldados por hipotecas, los derivados afectaron varios ingresos gubernamentales y financiamientos del mercado monetarios) es que las inversiones inteligentes no necesitan ser complicadas. Sólo hay que enfocarnos en lo importante para permanecer en el camino del éxito financiero y filtrar lo negativo durante el camino.

Para hacerlo, sólo hay que seguir este programa de cuatro pasos:

1. No te obsesiones con las "mejores" inversiones.

Los programas de televisión sobre inversión te hacen sentir débil si no estás en la búsqueda constante instrumentos de moda. Pero he visto cómo "la nueva sensación" muchas veces se convierte en "la nueva decepción", como las sociedades de propiedad limitada a mediados de los ochenta, y recientemente, los fondos mutualistas que imitan las estrategias de los fondos de cobertura, sólo por mencionar un par.

En realidad, las inversiones inteligentes consisten en unir un grupo de activos probados y verdaderos que ofrezcan diversificación, más que predecir quiénes serán los ganadores del mañana. "Preferiría tener fondos mediocres, con la combinación adecuada de categorías, que grandes fondos con estrategias de colocación subyacentes", mencionó el planeador financiero David Marotta, de Charlottesville, Virginia.

La razón radica en que las clases de activos, más allá de las selecciones individuales, manejan los rendimientos a largo plazo. La creación de un portafolio bien redondeado no resulta tan difícil. Marotta concluye que necesitas cinco o seis fondos que cubran los activos clave como acciones estadounidenses de gran y pequeño tamaño, acciones extranjeras y bonos, y quizá otras inversiones en recursos naturales, bienes raíces u otras coberturas de inflación.  

2. Piensa a largo plazo, no año con año.

Los cumpleaños y los aniversarios son los hitos de nuestras vidas, así que no es ninguna sorpresa que frecuentemente pensemos a plazos anules cuando planeamos nuestros portafolios. Pero resulta peligroso pensar en una inversión como una carrera, pues se asemeja más a un maratón.

¿Por qué? Si buscas obtener las mayores ganancias durante los próximos doce meses, naturalmente girarás en torno a inversiones más volátiles porque son una mejor oportunidad para obtener ganancias a corto plazo, pero las posibilidades de elegir a los ganadores año tras año son muy bajas.

"Es como alguien que lleva una buena racha en la rueda de la fortuna", compara el profesor de finanzas de la Universidad de York, Moshe Milevsky. "Sabes que no va a durar". Hay más posibilidad de que termines invirtiendo en algo que caerá tan rápido como subió.

3. Mantén un buen control de los costos.

¿Cuándo fue la última vez que escuchaste a alguien quejarse de sus gastos bajos en un fondo mutualista? Tal vez nunca, y eso se debe a que los rendimientos son mucho más atractivos que las cuotas bajas.

Incluso así estarás mejor si enfocas tu atención a lo que cobran tus fondos, tanto como a su desempeño previo. "La probabilidad de que un gestor se supere es muy baja", menciona el jefe de inversiones de Financial Engines, Christopher Jones. "Pero las cuotas son más predecibles". Recuerden que cada dólar que pagan en cuotas reduce el rendimiento que hay que mantener, y eso puede crecer a largo plazo. 

Para calcular el efecto de los costos, utilicé la base de datos de Morningstar para buscar todos los fondos de acciones de gran capital con registros de 15 años en cuatro grupos, con base en los gastos. Después comparé el promedio de cada grupo con sus rendimientos anuales a 15 años. Resulta que mientras más altas se ubican las cuotas de un grupo, más bajo termina el promedio de su rendimiento. Esto refleja un análisis que Burton Malkiel y Charles Ellis (dos estrellas del mundo de las inversiones) incluyeron en su nuevo libro "Los elementos de la Inversión".

4. Mantén un mejor control de ti mismo.

Durante mi carrera en Money, he visto los precios de las acciones caer más de 20% en un solo día (19 de octubre de 1987), y caer dos veces a menos de la mitad durante períodos más largos (marzo de 2000 a octubre de 2002, y octubre de 2007 a marzo de 2009).

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pero si esas caídas ocasionaron las mismas pérdidas en tu portafolio, no puedes culpar sólo al mercado por tu mala suerte. Con frecuencia -y parafraseando a Shakespeare- la culpa no la tienen los mercados, sino de nosotros. Cuando las cosas van bien, tendemos a confiarnos y reinvertimos más dinero en activos riesgosos del que deberíamos, lo que nos hace vulnerables a las malas rachas. Cuando llega un inevitable retraso, como expone el economista de la Universidad de Santa Clara, Hersh Shefrin, "abandonamos y nos concentramos en la seguridad que no tenemos para obtener ganancias cuando el mercado cae, lo que con frecuencia ocurre a gran velocidad".

En vez de estar pasando de la euforia durante épocas de bonanza en los mercados a la depresión cuando estos caen, deberías controlar tus emociones (y estrategias) en un punto balanceado. Es más fácil hablar de lograr esa mirada templada que realmente obtenerla, pero mientras mejor puedas conservar la ecuanimidad y resistir las súplicas de Wall Street para que aceptes algunas inversiones, cometerás menos errores, y tendrás un mayor bienestar a largo plazo.

Ahora ve
Entre los disparos de sus compañeros, así desertó un soldado norcoreano
No te pierdas
×