GM, entre autos híbridos o de combustión

La automotriz dio a conocer sus proyectos de vehículos híbridos en el Auto Show de Detroit; pero su vicepresidente considera que las máquinas de combustión dominarán la industria por 20 años.
gasolina  (Foto: Jupo iter Images)
Chris Isidore
DETROIT -

Bob Lutz no es un apasionado aliado de los medioambientalistas. El vicepresidente de General Motors suele criticar las normativas de ahorro de combustible y cierta vez declaró que el calentamiento global era un "completo montón de mierda."

En 2004, Lutz también expresó que era un sinsentido vender o comprar autos híbridos. Y justo esta semana, mientras él y GM promocionaban el nuevo Chevrolet Volt eléctrico en el Auto Show de Detroit, declaró que las máquinas de combustión interna dominarán la industria automotriz por los próximos 20 años, sin importar los avances que haya en los vehículos eléctricos.

Tal postura lo hace un candidato poco probable para discutir el alza en los impuestos a la gasolina, pero irónicamente ese fue el tema que abordó en su comparecencia ante periodistas.

"Si el alza en los precios de la gasolina es gradual, creo que todos en la industria estaremos de acuerdo, porque no hay nada más ilógico que invertir en tecnología pro ahorro de combustible cuando la gasolina es extremadamente barata", respondió Lutz -hablando en su propio nombre y no a nombre de GM-, cuando se le cuestionó sobre el costo del barril de petróleo.

Luego se le interrogó si estaría de acuerdo con impuestos más elevados a la gasolina, como sucede en Europa, a lo que contestó: "O continuamos con combustibles baratos o encontramos otras formas de incentivar la compra de vehículos híbridos y eléctricos, como los créditos que da el Gobierno".

"La otra alternativa es un aumento gradual de 25 centavos (de dólar)  al año en el impuesto federal al combustible, lo que desde mi punto de vista servirá para que las automotrices planifiquen y para que las familias con auto también lo hagan", añadió.

Lutz ejemplificó su postura de la siguiente forma: si un comprador sabe que el galón que hoy cuesta 2.75 dólares costará 3 el año próximo, y 3.25 el siguiente, entonces dirá: "¿Sabes cariño, por qué no compramos un auto de menor tamaño si sabemos lo que nos va a costar la gasolina?".

El problema es que el costo de la gasolina repercute en los gustos del comprador. "Cada vez que el precio baja, todos empiezan a comprar coches grandes. Cuando sube, no puedes vender los vehículos de gran tamaño porque todo mundo los quiere pequeños. Imagínate, quién puede llevar un negocio con esos vaivenes", expuso Lutz.

Pero la posibilidad de que en Washington escuchen la recomendación de Lutz es nula. El secretario de Transporte, Ray LaHood, dijo en el Auto Show que la administración de Obama no estaba considerando ninguna alza a los impuestos de la gasolina. Mientras que la vocera de la Casa Blanca, Nancy Pelosi, también descartó esa posibilidad.

A Lutz no le sorprende la negativa, "el impuesto al combustible es tabú para los políticos", dijo.

Ahora ve
Así se ve el huracán María en su trayectoria hacia Puerto Rico
No te pierdas
×