Despidos masivos afectan más que ayudar

La reducción de muchas plazas laborales tiene efectos negativos en empresas; opina Armando González; las compañías deben establecer un contacto productivo con sus empleados; añade el experto.
empleo-buscar-computadora  (Foto: Jupiter Images)
Armando González Issasi

Cuando el mundo aceptó como un hecho innegable que enfrentaba una enorme crisis financiera, los diferentes medios se enfocaron a hablar de ella, de sus efectos, sus oportunidades, y todo lo que se considera importante destacar para prevenir acciones, orientar las estrategias, o aprovechar la coyuntura. Eso me parece correcto.

El desempleo era previsible, ya que toda crisis provoca un aumento importante de éste, provocado por una caída en las ventas de las empresas, y como consecuencia de una reducción de los gastos que afecta directamente a la estructura organizacional.

Lo que no creo correcto es convertir esta crisis en oportunidad para justificar decisiones contrarias a la estabilidad laboral, como son los despidos masivos que contribuyen muy poco a la reducción de los gastos y costos de las empresas, pero que impactan significativamente a la economía del país, porque detiene el movimiento comercial al perder compradores potenciales que dan vida al comercio.

También conviene revisar nuestras estructuras, procesos y sistemas para perfeccionar y adecuar nuestra planta productiva para hacernos más eficiente, efectivos y eficaces.

Pero hoy más que nunca es cuando tenemos que retomar nuestras estrategias de fortalecer y aprovechar al máximo lo que en tiempos de estabilidad llamamos nuestro "Capital Humano", y que nos enorgullecemos de ello, y lo comunicamos a los cuatro vientos, pero que en tiempo de crisis resultan los más vulnerables pues lo primero que pensamos es en reducir a nuestro personal.

Decirles a los empleados lo que está pasando desde mi punto de vista sirve, y en opinión de la mayoría de los expertos, el no tocar este tema con los empleados es un error, ya que los únicos que pueden sacar adelante a las empresas de ésta crisis son precisamente los trabajadores.

Como acción prioritaria, debemos involucrar a nuestro personal, e invitarlo a participar más activamente en acciones, ideas y aportaciones que nos ayuden a encauzar una nueva cultura laboral, y en consecuencia, volvernos más competitivos.

De esa forma estamos asegurando nuestros empleos, y generando oportunidades para la nueva fuerza laboral que hoy todavía se encuentra en las aulas preparándose para ingresar a un mundo laboral que ahora se encuentra deteriorado, y ofrece muy pocas oportunidades de seguir perteneciendo a ella, y mucho menos darle oportunidades a nuevas generaciones.

Si los empresarios, altos ejecutivos, personal directivo y las representaciones sindicales elegimos una estrategia de comunicación abierta con todo el personal, hay más probabilidades de salir de este bache antes que después.

Los siguientes son, desde mi punto de vista, algunos temas que los departamentos de recursos humanos, y desarrollo organizacional debemos de tocar y fomentar en estos tiempos de crisis:

  • Toda crisis es relativamente pasajera.
  • Las crisis no son malas en sí misma, pero si resultan dolorosa y desagradables.
  • No existe crisis que no tenga solución.
  • Sobreviviremos a la crisis.

Debemos de:

  • Cuidar nuestro trabajo.
  • Mantener una actitud positiva.
  • Ser más eficientes.
  • Ser más productivos.
  • Tener disponibilidad.
  • No perder el tiempo.
  • Realizar nuestro trabajo con excelencia.
  • Mantenerse con buena salud.
  • Evitar deudas.
  • Prepararse y capacitarse.
  • Convivir con la familia.
Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Estos consejos servirán a los trabajadores para que enfrenten de la mejor forma esta crisis. Invito a los empresarios, Gobierno, instituciones educativas, legisladores, políticos, medios de comunicación, y en general, a todos los que de alguna manera influimos en el ánimo o desánimo de nuestros empleados, a que responsablemente tomemos ya las decisiones de los cambios de fondo que requiere el país, para desempeñarnos con mayor competividad y dar un mejor futuro a las siguientes generaciones.

*El autor es colaborador de GenT, y vocero de la Asociación Mexicana de Empresas de Capital Humano(AMECH).

Ahora ve
¿Quieres comprar un celular? Te decimos cómo hacer una compra inteligente
No te pierdas
×