Banqueros de EU, con bonos millonarios

6 grandes bancos habrían entregado bonos a sus operadores financieros por 150,000 mdd en 2009; estas excesivas bonificaciones causaron controversia en medio de la crisis financiera.
Inversiones Wall Street  (Foto: AP)
NUEVA YORK (AP) -

Se suponía que los pescados gordos perderían un poco de peso. Después de todo, las firmas más prominentes de Wall Street, según su propia admisión, fueron responsables en parte de la crisis financiera del 2008 y debieron ser rescatadas por el gobierno. Se esperaba que sus ejecutivos dejasen de recibir bonificaciones cuantiosas en medio de una recesión que dejó a una de cada diez personas sin trabajo en Estados Unidos. Especialmente después de que el presidente Barack Obama tildó esas compensaciones de escandalosas y prometió ponerles freno.

Al final de cuentas, no obstante, muy poco ha cambiado.

A medida que los grandes bancos comienzan a difundir sus informes financieros del 2009, está claro que las compensaciones están en niveles casi sin precedentes.

Lo que cambia es la forma en que se pagan: en lugar de recibir efectivo, los ejecutivos reciben acciones que no pueden canjear por varios años. El valor de las compensaciones, de todos modos, sigue siendo asombroso. En forma combinada, los seis bancos más grandes del país habrán pagado 150,000 millones de dólares en bonificaciones, acercándose al récord de 164,000 millones alcanzado en el 2007, poco antes de que estallase la crisis, de acuerdo con la contraloría del estado de Nueva York.

Esto fue posible por varios factores, incluido el sólido desempeño de los bancos, que fue impulsado por un plan de rescate del gobierno, y refleja el poder de cabildeo de la industria financiera, así como la importancia que dan las empresas estadounidenses a los ejecutivos y agentes de bolsa más talentosos.

Scott Talbott, de la Financial Services Roundtable, dice que para las empresas estadounidenses es vital retener a ese personal y evitar que se vaya al exterior.

"El mercado encontrará la forma de pagar lo que se merece esta gente", expresó Talbott, cabildero que representa a algunas de las firmas más importantes del país. "No hay tanto talento disponible".

No todo el mundo admite ese argumento. Douglas Elliott, de la Brookings Institution y ex agente de inversiones, dice que la impresión generalizada es que "les dimos un cheque por 700,000 millones de dólares y ellos hicieron lo que quisieron" con ese dinero.

¿Cómo fue que la cultura de las bonificaciones volvió a imponerse?

Aquí una explicación:

- El rescate.

La intervención del gobierno salvó a los bancos, que dispusieron de préstamos en condiciones ventajosas y otros subsidios. Los bancos podían usar el dinero como mejor les pareciese.

Muchos se jugaron y adquirieron riesgosas acciones, que rindieron altos dividendos cuando se produjo el repunte del mercado. Dado que la paga de los ejecutivos sigue ligada al desempeño, si hay muchas ganancias, las bonificaciones son altas.

Si se cumplen los pronósticos y Goldman Sachs termina el año con más de 10,000 millones de dólares en ganancias, las compensaciones superarían los 20,200 millones del 2007 y cada uno de sus 31,700 empleados recibiría más de 600,000 dólares. Los ejecutivos más exitosos cobrarían millones.

"Permitimos que los bancos saliesen adelante con distintas formas de asistencia del gobierno, pero no se les exigió que modificasen su forma de hacer las cosas", expresó el representante demócrata Brad Miller.

El gobierno fijó límites a las compensaciones, que rigieron hasta que los bancos devolvieron el dinero. Saldados los préstamos, los bancos pueden hacer lo que quieren. En total los bancos recibieron 245.000 millones de dólares y ya devolvieron 162,000 millones.

- La capacidad de cabildeo de Wall Street.

El malestar con las bonificaciones alcanzó su momento culminante en febrero pasado, cuando AIG (American International Group) decidió pagar 165 millones de dólares en compensaciones a los ejecutivos de la misma unidad que hundió a la compañía. El secretario del tesoro Timothy Geithner reaccionó airado y dijo que impediría esos pagos.

El hecho de que no lo haya logrado refleja el poder de la industria financiera, que está invirtiendo millones de dólares para evitar ciertas reformas, incluidas las que limitarían esos pagos.

Ninguna otra industria ha invertido tanto dinero en cabildeo en la última década.

Entre 1998 y el 2009, representantes de las industria financiera, las aseguradoras y las firmas de bienes raíces gastaron 3,800 millones de dólares promoviendo sus intereses en Washington, según el Centro para Políticas Sensatas (Center for Responsive Politics). En el mismo período, la industria energética invirtió 2,600 millones de dólares en esas actividades y la militar 1,080 millones.

En el último ciclo electoral, por otra parte, las empresas financieras aportaron 476 millones de dólares a los candidatos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"La influencia de los bancos en Washington es impresionante", expresó Ira Rheingold, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Defensores del Consumidor (National Association for Consumer Advocates), con sede en Washington. "Siguen gastanto mucho dinero. Es como si nada hubiese cambiado".

 

Ahora ve
La renegociación del TLCAN va a toda marcha por los tiempos políticos
No te pierdas
×