Alicia en el país de las biotecnologías

En 2008, cuando inició la crisis, el sector se veía muerto, pero 2009 resultó mejor de lo esperado; aún así el futuro no se ve tan brillante, pues invertir en la industria es todavía un riesgo.
pfizer-farmaceutica-medicina  (Foto: AP)
David Ewing Duncan
SAN FRANCISCO -

Un grupo con miles de científicos, inversionistas y ejecutivos acudió a la Conferencia de Cuidado a la Salud de JPMorgan, en San Francisco, y se sintieron como Alicia del otro lado del vidrio en comparación con 2009.

Hace un año, la biotecnología estaba dada por muerta en vísperas del colapso económico de 2008. Los analistas y representantes de la industria -que aún tenían empleo- predecían que el 30% o 40% de las compañías del sector se quedarían sin dinero al final de 2009. Las acciones estaban cayendo, y todas las compañías farmacéuticas con capital de riesgo estaban confundidas, pues la Reina de Corazones acababa de decir que había que cortarles las cabezas.

Un año después, los ánimos en la conferencia cambiaron de tono.

"El año pasado fue un respiro para la industria. Las compañías biotecnológicas se levantan ahora de la lona y la mayoría de la gente se muestra optimista", dijo Safi Bahcall, cofundador y presidente ejecutivo de Synta, compañía desarrolladora mediana de medicamentos en Lexington, Massachussets. 

Pero la biotecnología sigue siendo una industria que en sus 40 años sólo ha sido rentable para las compañías que comerciaron públicamente durante un año: 2008, a pesar del tapón actual de 230,000 millones de dólares. Mientras que docenas de medicamento han sido desarrollados y aplicados a millones de pacientes desde la década de los 70, el número de compuestos producidos al año sigue siendo bajo, con un promedio de 10 por año. 

El cambio de actitud de JPMorgan de 2009 a 2010, recordó a la de los asistentes del 2002, cuando la industria milagrosamente rebotó de la caída económica de 2000 y 2001. También ilustra la volatilidad de un sector que ha pasado por altos y bajos con regularidad desde que compañías como Cetus, Chiron y Genetech fueron fundadas hace una generación.

El optimismo surge del temido baño de sangre, el cual fue menor de lo esperado, dijeron varios asistentes. Docenas de compañías cayeron o fueron compradas a precios bajos, y a mediados del año, el índice Nasdaq había caído 35% desde su punto alto a principios de 2008.

Varias compañías sobrevivieron los cortes de costos y la limitación de programas de prueba y descubrimientos: soluciones temporales que ocasionaron quiebres si el capital seguía ajustado, sobre todo para compañías que apenas comenzaban. 

En la segunda mitad del año, los mercados comenzaron a recuperarse, con el índice en 850 al final del año, encima de la baja de 605 del marzo pasado. El número de acuerdos también aumentó. El año terminó con tres ofertas iniciales públicas, y una serie de sociedades entre empresas biotecnológicas y Big Pharma, con un total de 37,000 millones de dólares en financiamiento, comparado con 20,000 millones de dólares en 2008.

Los acuerdos y publicaciones aumentaron este año en JPMorgan como si 2009 nunca hubiera ocurrido. Los inversionistas y ejecutivos de Big Pharma vieron un impulso firme en las compañías un día en el hotel St. Francis y en otros hoteles, con sesiones de citas entre compradores y fundadores que, según los segundos, fueron muy selectivas.

"Todo está en el tapón del mercado y los productos en su segunda fase", dijo el presidente ejecutivo de una empresa en sus inicios, quien notó que había oportunidad para recaudar fondos, pero era difícil. "Están analizando los resultados de las pruebas clínicas muy de cerca", dijo el presidente ejecutivo. 

Algunas mejorías de la conferencia de este año incluyen el anuncio de Complete Genomics, de Silicon Valley, sobre la creación de un genoma humano con secuencia completa por sólo 1,500 dólares, un proceso que costaba 50,000 dólares hace solo un año. Y Galapagos, con base en Bélgica, introdujo una alianza estratégica a varios años de 580,000 millones de dólares con Roche para desarrollar nuevas terapias contra la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Big Pharma tuvo más participación en JPMorgan que en otros años; se observó al inversionista de capital de riesgo Dennis Purcell, socio de Aisling Capital. "Veo a 50, 75, 100 personas de Big Pharma. Están desesperados por encontrar nuevos medicamentos biotecnológicos mientras vencen sus patentes" dijo.  Se trata de patentes de medicamentos espectaculares como el Lipitor de Pfizer, el medicamento con mayores ventas en el mundo -13,000 millones de dólares al año- cuya patente vencerá el año entrante.

Merv Turner, jefe de estrategias en Merck, confirmó que su compañía adoptaría sociedades biotecnológicas gracias a la fusión que hizo con Schering-Plough el año pasado. "Merck es del doble de tamaño, así que buscaremos el doble de acuerdos. Los inversionistas de capital de riesgo se concentrarán en las adquisiciones, pero se enfocarán en las licencias" dijo.

Financieros como Purcell también estuvieron atentos, aunque se predijo que el dinero de riesgo terminará en 2010 y en los años por venir. "Temo que los socios limitados no provean más dinero para el financiamiento biotecnológico", dijo Purcell. "La tasa de rendimiento es mejor en otros sectores. Los medicamentos cuestan mucho tiempo y dinero, y normalmente fallan".

Los nuevos medicamentos cuestan más de 1,000 millones de dólares, y un desarrollo de entre 12 y 15 años, pues algunas empresas de Big Pharma, como Pfizer, gastan hasta 5,000 millones de dólares por medicamento.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Es un desastre, y no puede seguir así", dijo el inversionista Richard Aldrich, presidente de RA Capitol. "Debemos aprender a desarrollar medicamentos de forma más eficiente. Esta década el juego será distinto, pues habrá menos jugadores y menos fuentes de financiamiento, recorte de gastos y más acuerdos con farmacéuticas grandes".

Es posible que 2010 haga que la industria regrese a este lado del vidrio, donde nacen los productos y el dinero, y posiblemente donde se crean las ganancias. También es posible que este año se parezca al gato risueño: una gran sonrisa con un cuerpo que se desvanece entre lo sustancial y lo invisible.

Ahora ve
Protestas dentro y fuera del Congreso por el proyecto de salud de Trump
No te pierdas
ç
×