Clientes en EU atados a los bancos

La gente está molesta por los rescates bancarios, pero pocos abandonan a estos prestamistas; aunque hay estados donde se hace el intento por ofrecer más opciones con instituciones menores.
banco-jp-morgan  (Foto: CNN)
David Ellis
NUEVA YORK -

Por más de un año, los consumidores se han quejado de todos los pecados que los prestamistas más grandes de Estados Unidos han cometido, incluyendo el aceptar miles de millones de dólares en rescates, recortar las líneas de crédito y, en algunos casos, pagar bonos desproporcionados.

Con todas sus quejas, varios estadounidenses aún no han logrado dejar los grandes bancos de los que tanto hablan.

La cantidad de dinero controlado por algunas de las instituciones financieras más grandes del país sigue cerca de sus niveles históricos más altos, con base en la última información del sector.

Los depósitos al portador sin intereses, los cuales incluyen las cuentas de cheques del consumidor, en Wells Fargo con sede en San Francisco, por ejemplo, han crecido 14,800 millones de dólares, u 8.9%, desde que concluyó la adquisición de Wachovia.

Incluso Citigroup, que ha soportado más de lo que merece en críticas por su papel en la crisis, reveló la semana pasada que su propia base de depósitos sin intereses creció cerca de un tercio durante el año pasado.

Claro que parte de ese crecimiento se atribuye a que los inversionistas de Estados Undios buscaban la seguridad del efectivo en ese banco después de que el mercado se hundiera el otoño pasado.

Pero vale la pena mencionar que casi 8,000 prestamistas pequeños y comunitarios no gozaron del mismo nivel de crecimiento que sus colegas más grandes en el transcurso del 2009, según información publicada por la Comisión Federal de Seguros de Depósito (FDIC por sus siglas en inglés).

Esto no quiere decir que no lo hayan intentado.

Las pequeñas instituciones financieras y las cooperativas financieras aprovecharon la ira popular cuando los problemas en los grandes bancos comenzaron a agravarse, obligando a los consumidores a romper su relación con dichas instituciones.

Dos meses después del colapso de Lehman Brothers, la Asociación Federal de Cooperativas Financieras Federales, por ejemplo, lanzó el sitio Web CULookup.com, el cual pretendía ayudar a los compradores a encontrar cooperativas financieras para poder unirse.

Otros han intentado despedazar la percepción común de que los prestamistas pequeños son menos convenientes, y alardean menos de sus tecnologías modernas que los grandes bancos en su intento de hacer que los consumidores cambien de banco.

En mayo pasado, la consultora BancVue, con base en Austin, Texas, lanzó Kasasa, un programa que une recursos de bancos comunitarios y les permite publicitarse ante los consumidores de forma más barata. Ofrece algunos beneficios atractivos como cheques gratuitos además de retiros de efectivo en cajeros automáticos sin cuotas, así como programas de recompensa de tarjetas de débito.

"Permite a los consumidores saber que pueden tener lo mejor de ambos mundos y no tienen que sacrificarse", dijo Susan Sierota, presidenta de la oficina de mercadeo de BancVue.

Incluso los activistas con su propio estilo han entrado a la lucha. El mes pasado, la fundadora de Huffington Post, Arianna Huffington, y Rob Johnson, del Instituto Roosevelt, lanzaron "Move your Money", una campaña que invita a los estadounidenses a mover su dinero de sus cuentas para colocarlos en prestamistas locales para que los contribuyentes no vuelvan a ser forzados a rescatar bancos que son "demasiado importantes como para fracasar".

De hecho, algunos de esos esfuerzos han sido exitosos, y algunos pequeños prestamistas han estado recuperándose gracias a ellos.

En Farmers Citizens Bank, una institución con 7 sucursales, cuyas oficinas están en Columbus, Ohio, los depósitos crecieron 30% durante el cuarto trimestre de 2009.

En cualquier año, el crecimiento normal es de una fracción de esa cantidad, señaló Coleman Clougherty, presidente y CEO del banco, y atribuyó el aumento a la decisión del banco de unirse a Kasasa.

"Ha sido muy bueno para nosotros. La buena noticia es que también tenemos una gran demanda de préstamos para igualar esos depósitos", dijo.

Algunos expertos en la industria siguen dudando que estas cifras anuncien el principio de un éxodo masivo de clientes para abandonar alguno de los cuatro prestamistas más grandes del país: Bank of America, JP Morgan Chase, Wells Fargo y Citigroup.

¿Por qué? Porque cambiar de bancos es muy complicado para varios ciudadanos, dijo Red Gillen, analista experto en la consultora Celent.

Los consumidores no sólo obtienen que atravesar el proceso de cerrar su cuenta antigua y establecer una nueva, sino que también tienen que despedirse de todos los otros servicios que su institución les ofrecía.

Esto significa tener que actualizar información de cuentas con empleados y planes de ahorro para el retiro, además de mudarte a un nuevo portal para hacer tus transacciones vía Internet.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Si no hay nada que endulce la transición, como más intereses o cuotas más bajas, la mayoría de los consumidores no sentirá la gran necesidad de dar el golpe a los prestamistas más grandes del país.

"Con todo igual, van a preferir quedarse con su banco actual", dijo Gillen.

Ahora ve
Cómo hacer buen uso de las redes sociales después de eventos como el sismo
No te pierdas
×