¿Es momento de dejar de invertir en oro?

El metal ha mostrado desde finales del año pasado un comportamiento al alza frente al dólar; como cualquier activo su precio varía, y es difícil decir cuándo es el momento ideal para vender.
oro-onza-barra  (Foto: Jupiter Images)
Walter Updegrave

El precio del oro alcanzó máximos históricos hace unas semanas cuando alcanzó los 800 dólares por onza, pero ahora la duda de inversionistas se centra en ¿Cuándo es el momento adecuado para venderlo y reinvertir en algo más?

La respuesta es que hay mucha gente que está dispuesta a especular sobre a dónde se dirige el precio del oro.

De hecho, dos personajes del mundo financiero (el gurú y motociclista Jim Rogers, y el economista de la Universidad de Nueva York, Nouriel "Dr. Doom" Roubini) atendieron este asunto en particular el año pasado. Rogers predijo que el precio del oro aumentaría a 2,000 dólares por onza, mientras que Roubini dijo que esa predicción era "una completa tontería" y que el precio del oro se establecería en alrededor de 1,100 dólares.

Pero, honestamente, no creo que encontremos la respuesta a la pregunta metiéndonos en la discusión. Por un lado, creo que intentar descifrar cuál es el mejor momento para entrar y salir del mercado del oro tiene tanto sentido como predecir cuál es el mejor momento para entrar al mercado de acciones, es decir, ninguno.

Además, incluso si se logra abandonar al oro en el momento ideal, aún queda sin responder la segunda mitad de la pregunta: ¿dónde hay que colocar el fruto de esa venta?

Imaginar cuál de las muchas distintas inversiones disponibles tiene más posibilidades de despegar es otra misión imposible

Tomen en cuenta la frecuencia con la que cambia el activo con mejor desempeño. Sí, hay periodos en los que se repite la clase de activo, pero fíjense en cómo una inversión que esta en la cima un año también puede irse al final de las evaluaciones en años subsecuentes.

Pero creo que la pregunta que realmente hay que plantear es si, con todos los escenarios que plantea esta tabla, realmente se sienten confiados para predecir el desempeño del próximo año de alguna inversión.

Recuerden que estamos hablando de sólo ocho clases de activos. Esta tarea es exponencialmente más complicada si comienzan a pensar en el metal dorado, bienes raíces, docenas de fondos negociables arcanos, y todas las demás inversiones que están intentando atraer la atención del público.

Ahora bien, creo que se está tomando el enfoque equivocado para esa inversión, lo que creo que se debería hacer es básicamente cambiar de un método de inversión "serial" (siempre listos para cambiar el dinero de una inversión a otra) a uno de "repartición de dinero" que involucre la tenencia de una variedad de activos distintos al mismo tiempo. O, como mejor se le conoce a esta estrategia, construir un portafolio diversificado. El problema de ser un inversionista serial es que siempre hay que lidiar con la misma pregunta: ¿cuándo hay que abandonar y dónde tengo que colocar mi dinero después? Yo veo este enfoque no tanto como una estrategia sino como un juego de adivinanzas eterno.

Si tienen confianza en este juego (o en trabajar con consejeros que están dispuestos a jugarlo por ustedes por una comisión), todo está bien. Adelante, pero creo que las posibilidades de que todo salga bien (saber cuándo colocar dinero y cuándo retirarlo) son muy remotas, sin dejar de lado el hecho de que hasta el momento, el oro ha tenido un buen desempeño.

Diversifica y ganarás

Por otro lado, si toman la ruta de la diversificación, tendrán ventaja en el juego de las adivinanzas, pues tendrán un plan: juntarán una serie de inversiones distintas, comenzando con los fondos de acciones, fondos de bonos y efectivo como los bloques de construcción básicos, lo cual tiene sentido dado el riesgo que están dispuestos a tomar y por cuánto tiempo planean invertir.

Lo que es un hecho es que con este enfoque no tendrán ningún gran éxito de inversión porque no tendrán todo su portafolio en la inversión de mayor desempeño, pero también es un hecho que no tendrán un gran fracaso pues no tendrán todo su dinero en una inversión que pensaron que ganaría pero resultó no hacerlo. Esto es importante porque el éxito de las inversiones no cae sólo para volver a levantarse, sino también en evitar las pérdidas de las apuestas fuertes que fallan.

Por cierto, si tienes esa preferencia, su portafolio diversificado también puede incluir metales, o bienes raíces o valores o cualquier otra inversión (aunque no tienen que emocionarse con cualquier cosa y terminar con una gran mezcolanza). Pueden invertir en metal áureo y en otros activos con una mentalidad completamente distinta a la que tienen ahora.

En vez de comprar el metal áureo con la intención de saber cuándo retirarte del juego, simplemente debes mantener un porcentaje de su portafolio en oro (o para mayor conveniencia, en un fondo mutualista de metales preciosos) y después balancear ese porcentaje cada año.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Después de un año en el que el metal precioso ha ido al alza, deberías vender una proporción de su participación; después de años en los que el oro pierde su valor, tal vez prefieran regresar a ese mismo porcentaje. Es decir, estarían contradiciendo un poco al oro, vendiendo parte del mismo cuando otros le encuentran fascinación y comprándolo cuando otros lo están abandonando.

Pueden discutir cuál debería ser ese porcentaje, pero debe ser pequeño, de aproximadamente 5% a 10% del total de sus inversiones. Eso debería ser suficiente para ofrecer cierta cobertura durante periodos de bonanza extrema o cuando la inflación amenaza con crecer, y aún así permite que más activos tradicionales aumenten el valor de los portafolios durante la mayor parte del tiempo en la que los mercados no están en crisis.

Ahora ve
El número de turistas mexicanos en EU se desplomó en el último año
No te pierdas
×