Toyota puede ser multada, pero levemente

El Gobierno de EU tomaría medidas suaves para sancionar las fallas en los autos de la empresa; analistas señalan que el verdadero impacto provendrá de los consumidores.
Toyota  (Foto: AP)
Peter Valdes-Dapena
NUEVA YORK -

Si creías que el Gobierno estadounidense castigaría a Toyota con sanciones civiles por no actuar con rapidez en los problemas de seguridad de sus automóviles, quizá te equivocaste.

El secretario de Transporte de EU, Ray LaHood, ha usado un tono duro en sus comentarios públicos, pero cualquier acción que tome contra Toyota será una reprimenda suave comparada con la paliza que la automotriz recibe desde otros frentes.

Los abogados especializados en lesiones hacen fila para exigir compensaciones mientras la imagen de la marca se deteriora luego de tres retiros consecutivos debido a problemas en la seguridad de sus autos.

La ley TREAD (Transportation Recall Enhancement, Accountability and Documentation) promulgada en el año 2000, endureció las sanciones civiles -e incluso penales- por no reportar los defectos de seguridad a los reguladores federales en un tiempo oportuno. Su aprobación respondió a los numerosos accidentes letales que protagonizó la Ford Explorer por culpa de los neumáticos Firestone.

Según la ley, una automotriz puede ser multada hasta por 16.4 millones de dólares (mdd) por no notificar de inmediato los defectos a la National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA). La automotriz tiene cinco días hábiles para reportar cualquier tema relativo a la seguridad desde el momento en que descubre el problema.

La mayor multa impuesta hasta hoy fue por un millón de dólares a General Motors, que en 2004 se demoró en reportar el tema de su limpiaparabrisas.

De acuerdo a un consultor de la industria que pidió permanecer en el anonimato, la ley tiene lagunas que pueden aprovechar los fabricantes. Por ejemplo, los cinco días de plazo comienzan el día que la automotriz cree que tiene un problema de seguridad. Si el fabricante alega que nunca creyó que el problema afectaba la seguridad, entonces no está obligado a reportarlo, sin importar de qué se trataba.

Toyota ha dicho que no cree que el problema de los frenos en el Prius comprometa la seguridad del auto. Esa sola creencia debería absolver a Toyota de cualquier falta cometida por no alertar a la NHTSA, señala el experto.

En teoría, la NHTSA podría llevar a Toyota a juicio y citar documentos que podrían mostrar si Toyota realmente consideraba el defecto como un problema de seguridad, de ser así aplicaría el plazo de los cinco días, explica Ed Higgins, abogado especializado en responsabilidad civil por productos defectuosos.

Pero es poco probable que eso suceda. El hecho es que Toyota retiró de la circulación a los vehículos y está arreglando el problema. Eso es lo único que le importa a la NHTSA, no está interesada en enfrascarse en batallas legales, advierte Higgins.

Pero incluso si la presión de los políticos hace que la NHTSA emplee mano dura con Toyota, las multas ascenderán a unos pocos millones, algo que no hará tanto daño como el causado por los propios retiros. El peor castigo vendrá de manos del mercado, opina Warren Platt, abogado de responsabilidad civil que trabajó en el caso Ford Explorer.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

 

 

Ahora ve
Asics prueba una nueva forma de hacer calzado deportivo con el microondas
No te pierdas
×